Infancia Espiritual

Dice Fernández Carvajal en la meditación de hoy, titulada “Infancia Espiritual”:
El niño necesita constantemente de sus padres, y lo sabe; es fundamentalmente un ser necesitado. Así debe ser el cristiano delante de su Padre Dios: un ser que es todo necesidad”
“El niño vive con plenitud el presente y nada más; la enfermedad del adulto es vivir con excesiva inquietud por el «mañana», dejando vacío el «hoy», que es lo que debe vivir con toda intensidad”
Aquí tengo una duda, Dios mio. ¿Cómo dejo de vivir el futuro, si tengo que estar planeando todo el tiempo como le vamos a hacer para pagar las cuentas del futuro, y las colegiaturas y la universidad y si se enferman -Tú no lo permitas por favor-. Me cuesta trabajo, pero muchísimo, no preocuparme por el futuro de mis hijos y mio propio, y no pasarme el tiempo elaborando planes y buscando ideas para mejorar económicamente hoy y tener un mejor futuro.
«Hacernos niños: renunciar a la soberbia, a la autosuficiencia: reconocer que nosotros solos nada podemos, porque necesitamos de la gracia, del poder de nuestro Padre Dios para aprender a caminar y para perseverar en el camino. Ser pequeños exige abandonarse como se abandonan los niños, creer como creen los niños, pedir como piden los niños»7.
Qué bonita imagen

Aprendamos a ser niños delante de Dios. «Y todo eso lo aprendemos tratando a María (…). Porque María es Madre, su devoción nos enseña a ser hijos: a querer de verdad, sin medida; a ser sencillos, sin esas complicaciones que nacen del egoísmo de pensar solo en nosotros; a estar alegres, sabiendo que nada puede destruir nuestra esperanza. El principio del camino que lleva a la locura del amor de Dios es un confiado amor a María Santísima»

Confiar en la Providencia de Dios.
Oración:
Yo no puedo sola, Dios mio, pero si tú me ayudas, puedo todo. O puedo hacer mucho. Por favor demuéstrame que confías en mi, que me ayudarás, que no me dejarás sola. Que puedo estar tranquila porque tú vas a estar siempre conmigo y me darás fuerza para resistir los problemas y sabiduría para resolver los que pueda resolver.
Si mis hijos crecen y no soy millonaria, me va a doler mucho pero sabré tomarlo como una leccíón de vida; y debo de aprovechar las muchas cosas buenas y positivas que tengo todos los días sin sufrir las que no tengo.
Hoy disfrutaré mucho mis cosas que tengo y no me preocuparé por nada del futuro, sabiendo que Dios me ayúdará siempre cuento con él. Amén.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s