Los Legionarios

Crecí con cero formación religiosa, gracias por supuesto a mis papás que no creían en la Iglesia. O tal vez, fue pura flojera de ellos, como en muchos casos. Eso me creó un vacío y al cumplir 18 años en mi búsqueda de una parte espirituál, me colé en el Movimiento Apostólico de los Legionarios.
Me enseñaron muchas cosas buenas ni hablar. Me enseñaron a rezar, a no tener pena, a no padecer “respeto humano”, a ser análitica con mis defectos y a entender que Dios me ama con todo y ellos.
Me dieron fe y eso no tengo con qué agradecerlo. Si  me juzgaron, no lo hicieron frente a mi y nunca me enteré. Nunca fue de sus consentidas, siempre había otras chicas que se llevaban el protagonismo, sin embargo tampoco fui de las últimas. Me dieron empleo, varias veces, gracias a los cuales conocí a Ricardo y ahora tengo mi familia y mis hijos.
Me casó un Legionario, mismo que bautizó a uno de mis hijos. La dirección espiritual que me daban las consas fue valiosísima para muchas decisiones claves en mi vida.
Sin embargo, Marcial Maciel era pederasta, y ellos lo sabían y no dijeron nada. Eso es prueba viviente de que puedes hacer mucho bien, y uno mal, y con ese uno mal, basta para que todo se vaya a la chingada.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s