Siete tipos de plástico

¿Sabías que hay siete tipos de plástico? Yo debo confesar que no tenía ni idea. El plástico “termoplástico” para decirlo en palabras llanas, es un plástico que se derrite cuando se calienta y se endurece cuando se enfría. Con él se hacen la mayoría de las cosas que se conocen como “comodities”, es decir, que tienen una fabricación, disponibilidad, y demanda mundial, tienen un rango de precios internacional y no requieren gran tecnología para su fabricación y procesamiento.
Pues sucede que el plástico termoplástico se ha clasificado en siete tipos. Llevan una marca que es el símbolo internacional del reciclado, representado por tres flechas que se persiguen a sí mismas, y en el interior del triángulo se puede ver un número, que es el número del polímero del que está hecho el plástico para su correcto reciclaje.

El material plástico tarda aproximadamente 180 años en reciclarse. Para darte una idea, podemos decir que si en 1831, año en el que fusilaron al héroe nacional Vicente Guerrero, alguien hubiera desechado una botella de plástico, apenas ahora se estuviera degradando.
Ejemplos: plástico #1 o PET, se encuentra en vinagre, aceite, cátsup, miel de abeja, líquido para lavar los trastes o para limpiar los pisos, y muchos otros productos caseros. Al día de hoy, noviembre del 2011, su precio comercial está en $4.00 el kilo, tal vez un poco más. Estamos hablando de 40 botellas de 500 ml para juntar un kilo. El PET se identifica también, por ser transparente.
El plástico #2 o PEAD, también HDPE por sus siglas en inglés, es el polímero utilizado para productos tales como envases de cloro, bebidas infantiles de botellita pequeña, (Frutsi o Pau Pau) frascos de medicinas. Se identifica por ser opaco, no transparente como el PET. Su precio está en $2.50 el kilo.
El polímero #4 es el PEBD o polietileno de baja densidad, y se encuentra en bolsas de supermercado o bolsas de “nylon”. También tienen un precio comercial, de aproximadamente $1.50 el kilo.
El Poliesterieno #6 (conocido como “nieve seca” o “hielo seco” y el Polipropileno #5, no tienen valor de reciclaje, al menos no en mi conocimiento. 
Considero incluso hasta divertido, en compañía de tus hijos, revisar los envases de plástico para ver qué número tienen en la base. Una vez identificados, hacer la labor de separación, acomodándolos en cajas o botes identificados con el número que les corresponde.
Cuando se haya juntado una buena cantidad, reúnete con vecinos y túrnense para llevarlos al comprador de subproductos.
Lleva a tus hijos contigo, ¡es parte de su formación! Y posteriormente, utilicen ese dinero, que posiblemente no sea mucho, para comprar una pizza o rentar una película. Esta diversión en familia se habrá logrado reciclando. ¿No te parece una buena idea?

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s