Primero de Mayo. Día del Trabajo.

Era el año de 1886 en Chicago, Illinois, y decenas de miles de trabajadores ganaban salarios pobrísimos, de $1.50 al día. Sobre todo trabajadores inmigrantes, alemanes y bohemos. A los intentos de huelga buscando mejores condiciones laborales, los patrones respondían con actos de represión frecuentemente violentos.
Los trabajadores se organizaron en sindicatos con fuerte inspiración socialista. Determinaron que el día 1 de mayo de 1886 sería el día que marcaría el inicio de la jornada laboral de ocho horas.
Ese día, miles de trabajadores en todo Estados Unidos de América se lanzaron a las calles a protestar y exigir mejores condiciones. Se calculan 300,000 personas en distintas ciudades de ese país.
Paralelamente, en Chicago, un grupo importante de trabajadores se situaron afuera de la fábrica McCormick de segadoras y otras máquinas para cosecha. Estaban bien organizados y sus manifestaciones lograban mantenerse en paz. Sin embargo, el día 3 de mayo un grupo de los trabajadores suplentes se enfrentaron a los trabajadores en huelga. Se escucharon disparos provenientes de la policía y murieron en el enfrentamiento 2 empleados.
Los huelguistas rápidamente imprimieron y distribuyeron volantes invitando a una manifestación – marcha, en la plaza de Haymarket, al día siguiente, 4 de mayo de 1886. El evento iba en paz, con discursos pronunciados por August Spies y otros; y casi al finalizarse,  cayó una bomba dirigida hacia el cuerpo de policía, matando instatáneamente a uno e hiriendo gravemente a otros seis. Comenzaron los disturbios y los disparos. Muchos policías se mataban unos a otros porque no veían en la oscuridad ni tenían dirección ni órdenes.
Sin embargo, se determinó que el grupo de anarquistas que habían estado organizando a los trabajadores y dirigiendo las huelgas y las marchas, eran los culpables.  Se hizo un juicio y se condenó a 8 anarquistas, a los que conocemos como los “mártires de Chicago”. Cinco de ellos murieron en la horca y 3 cumplieron años en la cárcel. Este juicio fue considerado una farsa por muchos intelectuales de la época, por ejemplo Oscar Wilde, George B. Shaw y José Martín, amén de toda la comunidad internacional.
En la imagen están los cinco que murieron ahorcados y los dos que cumplieron cadena perpetua. Falta uno, que cumpló una condena de 15 años de cárcel.
Muchos países rememoran el 1 de mayo como el Día Internacional del Trabajo, en atención a estos eventos ocurridos en Chicago. Curiosamente, en Estados Unidos de América no se celebra en esa fecha, sino el primer lunes de septiembre, que se llama “Labour Day”, lo mismo puede decirse de todos los países de la Commonwealth Británica.
El Papa Pío XII dio su aprobación -y la de la Iglesia Católica- a este movimiento declarando que este día recordaremos a San José Obrero.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s