La vida sin hijos por elección

La Revista “Time” ha publicado un reportaje acerca de la vida sin hijos. Dice la portada: “When having it all means not having children”

childfree life

Yo amo a mis hijos, pero al mismo tiempo, no saben ustedes cuántas veces en mi vida , en momentos de cansancio, desesperación, me pregunté, “¿Esto es? ¿De esto se trata? ¿Esto es tener hijos?”

Otras veces, mi pensamiento es más del estilo del asesinato: “¡los quiero matar! ¡ya me tienen harta!” Y en muchas otras ocasiones, cuento las horas que faltan para que se vayan: De hoy, agosto 18 del 2013, hasta el día que se vayan a la universidad, faltan 2540 días”

A todos nos pasa. No solamente a mi. Todos sabemos lo cansado que es, lo agotador estresante fuerte difícil angustioso que es cuidar y criar hijos.  Y también para todos está clarísimo que a pesar de esto, cuando los vemos, nos asombra lo perfectos que son y lo bonitos que están y lo simpáticos que resultaron, amén de que vistos pieza por pieza (su boquita, sus orejitas, sus piecesitos, etc.) nos parece aún más impresionante el sublime trabajo, la excelsa manifestación de la naturaleza en todos y cada uno de nuestros adorados polluelos.

Yo respeto mucho a todos los que decidieron no tener hijos. Conozco a dos o tres parejas que así lo acordaron y me parecen adorables, buenas personas y muy alegres. Por otra parte yo sé que yo, Lucía, sería la peor persona del mundo si Dios no me hubiera mandado hijos. ¿egoísta? claro que sí. ¿inmadura? por supuesto ¿ansiosa, neurótica, aprensiva, explosiva? me canso. Todas esas cosas y más sería yo sin la oportunidad que Dios me da todos los días de tener a mis hijos que son los primeros a quienes amé sin esperar nada a cambio. ¡Los primeros! El tiempo anterior que había vivido, solamente pensaba en Lucía, quería a Lucía y me preocupaba por Lucía. ¡Todavía lo hago! con la diferencia de que ahora, Gracias a Dios, puedo salirme un poquito de mi Lucíismo para perseguir niños, regañarlos, darles su cena, y todo el tiempo pensar en lo bonito que me salieron los condenados.

No creo que la mayoría de los humanos, tengamos la madurez para tomar una decisión tan profunda, como la de no tener hijos. Y menos, como dice la revista Time, si lo que buscan al  no tenerlos, es “having it all”. ¿Cuántas más ipods te vas a comprar, por Dios? ¿Cuántos más viajes vas a dar? ¿Cuántos coches, ropa, relojes, joyas, te puedes comprar antes de que te des cuenta de que no va por ahí?

En fin… lo que tiene que mover a este mundo es el amor, no la economía. He dicho.

 

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s