Somos agresivos

Somos agresivos cuando tratamos de forma impaciente al mecánico que no nos entregó el coche cuando prometió; o cuando nos desespera la señorita del Telcel mientras nos explica porqué nuestra cuenta del teléfono asciende a dos mil pesos y no queremos reconocer que es correcto lo que dice: consumimos cada uno de esos dos mil pesos en llamadas o mensajes o navegación por internet.

Somos agresivos cuando “educamos” a nuestros hijos, alzando la voz para que levanten su ropa del suelo o hagan su tarea o saquen mejores calificaciones o se apuren para llegar a tiempo. Hay niños que declaran que sus papás, uno o ambos, solamente se comunican con ellos a gritos. Señoras y Señores, aquí tenemos al delincuente de mañana.

Somos agresivos cuando abrimos los ojos al doble o triple del tamaño normal para expresar disgusto porque el otro no está de acuerdo con lo que decimos. Nosotros siempre estamos bien, ¿qué no saben?

Somos agresivos cuando le decimos sus verdades a nuestras amistades no con un afán de ayudar, sino con la intención de sacar todo la m… que tenemos adentro de nosotros y que urge que alguien más se la trague. Aunque no sea su culpa.

Somos agresivos cuando rebasamos con el coche a otro coche para encontrárnoslo en el semáforo rojo y esperar pacientemente junto a él a que cambie al verde.

Somos agresivos cuando nunca leemos lo que publican otros en el Facebook o en el Twitter. Solamente publicamos para que otros lean.

Somos agresivos cuando obligamos a los demás a hacer lo que nosotros queremos, mediante el chantaje emocional o las lágrimas o las simples amenazas.

Somos agresivos cuando nos quejamos de la escuela donde fuimos, los papás que tuvimos, el sistema político en el que vivimos, el precio de las cosas que compramos. Somos agresivos y damos mucha hueva, además.

Ser agresivo es un disfraz bajo el cual se esconde una persona tan insegura, temblorosa, como una gallinita a quien han agarrado del cuello para beneficiar. (Beneficiar: separar la cabeza del cuello) Tiene mucho miedo, le falta valor, y lo manifiesta siendo agresivo. ¡Pobres! Supongo que lo saludable es sentir mucha pena por nosotros los agresivos.

chicken

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s