Las vacaciones

Durante la época medieval en Europa, los trabajadores tenían un período vacacional de  hasta 200 días al año. Era una sociedad regulada por la Iglesia Católica, y ésta, preocupada por el bienestar de los hombres y mujeres, otorgaba constantemente días libres, permisos para bodas y funerales, por supuesto del descanso obligatorio del domingo ni hablar. Si llegaba alguna feria o los juglares al pueblo, la Iglesia concedía días libres también.

peasant-costume2

Nota: de la Iglesia Católica en la Edad Media se dicen muchas cosas negativas, así que cuando hay las positivas también hay que decirlo.

Esta situación de muchas vacaciones y un nivel de vida modesto, se extendió hasta que llegó la Revolución Industrial y la posibilidad de seguir trabando cuando el sol ya se ocultó en el horizonte. ¿Resultado? Hoy la ley indica que el trabajador cuenta con seis días de vacaciones después de haber laborado todo un año. Amén de los horarios, que aunque por ley son ocho horas diarias, en realidad siempre acaba siendo mucho más.

Lo importante de esto es que es algo que muchas veces uno mismo se lo impone. Con el afán de ganar más dinero del necesario, para pagar compromisos que uno mismo decidió adquirir, la gente en general trabaja muchísimo. Es una especie de inseguridad emocional que busca ser cubierta con seguridad laboral y financiera.

Yo antes tenía mucho la cultura de trabajar muchas horas más de las que me exigía mi trabajo, cuando era soltera o recién casada trabajaba demasiado. Luego cuando nacieron mis hijos, y eran un par de bebés, trabajaba sin parar 24 horas al día siete días a la semana.

Pero ahora mis hijos están más grandes y más independientes, y mi trabajo me lo tomo con otro enfoque. Trabajo las horas necesarias, no las suficientes. Lo disfruto muchísimo y también disfruto el tiempo que paso con mi familia y el que me dedico a mi misma. Y para poder hacer eso, tenemos una vida sin lujos extraordinarios. Pero muy tranquila y feliz. Como los granjeros de la Edad Media.

Las presiones monetarias pueden ser causa de suicidios. Por citar un ejemplo, el fotógrafo Kevin Carter, ganador del Premio Pulitzer y autor de esta mundialmente conocida fotografía, en su nota de suicidio dejó escrito, entre otras cosas:

I am depressed … without phone … money for rent … money for child support … money for debts … money!!! … 

Recomiendo mucho leer el artículo completo “Medieval Peasant got a lot more vacation than you” en The New York Post, click aquí.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s