Los hermanos que no querían recibir a su mamá

La señora me miraba con desesperación en sus ojos azules, bonitos aún a sus casi 65 años. Me contaba que se había armado de palabras con cuatro de sus cinco hermanos. Ninguno quería quedarse con su mamá. Es decir, ninguno quería recibirla dos meses y unos días más.  Por lo que los otro cuatro habían decidido internarla en una casa para ancianos, y después de haberla colocado, fueron a cobrarle una cuota a mi compañera.

“mi pobre mamá creció cinco hijos, y ahora ninguno puede hacerse cargo” Así es la vida.

bros and sis

La señora me contaba que se negó a pagar la cuota completa. Aceptó pagar la mitad. En parte porque no estaba de acuerdo y en parte porque no le consultaron antes de tomar la decisión.

“Mi mamá vivía entre dos meses y tres meses en casa de cada uno. Es una señora de 92 años, de buen carácter. Da trabajo atenderla, pero siempre está de buen humor y eso ayuda mucho”

¿No será que los cuñados y las cuñadas no quieren recibirla en su casa? “¡No! me dijo ¡son ellos los que no quieren! ¡Son unos malagradecidos!” Mi compañera tenía mucho dolor. Desde que su mamá estaba interna, hará unas tres semanas, no había juntado el valor para visitarla. “Me voy a entristecer mucho cuando la vea”

Ah, los hermanos. Dios nos los envía para aprender muchas lecciones de humildad y paciencia y caridad al prójimo. A veces las aprendemos, a veces no.

Pobre compañera… me siento triste por ella-

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s