Un padre de familia, acompaña a su hija antes de que ésta se duerma. Escucha sus oraciones: “Dios bendiga a papá, Dios bendiga a mamá, Dios bendiga a la abuela. Adiós, abuelo” “Qué raro” comenta el papá, “¿Porqué dijiste eso del abuelo?” “No sé” contestó la niña “me pareció lo correcto”.

Al día siguiente, el abuelo fallece. El papá creyó que era una extraña coincidencia.

images (1)

Unos meses después, el papá acompañaba a su hija en sus oraciones nocturnas, y la escuchó decir: “Dios bendiga a papá, Dios bendiga a mamá, Adiós a la abuela” Al día siguiente, la abuela muere. “Esta niña, tiene contacto con el otro lado” pensó, preocupado, el papá.

Varias semanas después, cuando la niña rezaba sus oraciones nocturnas, dijo “Dios bendiga a mamá y adiós a papá” El hombre prácticamente cayó en estado de shock. No pudo dormir en toda la noche y al día siguiente, estuvo insoportablemente nervioso en el trabajo, mirando el reloj constantemente. Imaginaba que si lograba llegar vivo a la media noche, de alguna forma habría librado la prueba.

Finalmente, la media noche llegó. Enormemente aliviado, llegó a casa, donde su esposa le reclamó su llegada tardía. El contestó: “No quiero hablar del tema. Estoy cansado y he tenido el peor día de mi vida” La esposa le contesta: “¿¿¡¡Tú has tenido el peor día??!! No te imaginas lo que me pasó a mi. En la mañana, el jardinero, trabajando en nuestra casa, ¡¡cayó muerto de repente!!”

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s