Estaba haciendo mi alto en mi vehículo. Descuidadamente, miraba hacia todas partes y ninguna. Me entretuve viendo los vestidos elegantes de una tienda de ropa. Habían cinco maniquís, cuatro con hermosos vestidos, largos de gasa con brillos y adornos, y uno de los maniquís, desnudo.

Veo que se acerca un muchacho, muy pulcro, quien comienza a vestir al maniquí desnudo.

Lo hacía con tanto cuidado, con tanto cariño. Con delicadeza, con paciencia. Como si fuera una obra de arte.  Me quedé viendo al muchacho poner el vestido en el maniquí, con tanta sencillez y perfección, con tanta humildad, con alegría. Me hizo sentirme tan contenta, que le sonreí. Y me sonrió de vuelta así que más contenta me puse.

do-what-you-loveAdmiré muchísimo el trabajo de los que aman lo que hacen. Tienen la enorme fortuna, enorme bendición de Dios, de ver y trabajar, con cada cosa que hacen, como una obra de arte. Aparte de ser papá o mamá, aparte de ser una persona de fe, aparte de ser una persona que ama a los demás, creo que no me puedo imaginar otra acción más importante en la vida de cualquiera.

Esto es, amar lo que se hace.

 

 

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s