Tres días de gratitud

Durante julio, no trabajaré los viernes. Ya van dos viernes. Está terminando el segundo bloque de tres días. Y quiero agradecer todo lo vivido y experimentado en estos tres días:

Los momentos que disfruté con mi familia, con mis hijos, con mi esposo, con mis amigas, con las personas que he conocido a través de las redes sociales.

La luna maravillosa, espectacular, sensacional fue la palabra que utilicé con mis hijos. La gran enorme gigante luna redonda redonda que nos abrazaba, iluminando con plata mi casa y las otras casas.

La solidaridad de los vecinos ante el grafiti y la necesidad de cerrar el muro.

Las puestas de sol, las mañanas y los atardeceres, las noches llenas de estrellas y las tardes nubladas. Amo las tardes nubladas!

La final del mundial, un día que he vivido una vez cada cuatro años y de pasada aprovecho dar Gracias a Dios por darme vida cuatro años más.

El internet, la posibilidad que me otorga de aprender un poco más cada día y agradezco la bendición de que soy de esas personas que disfrutan el aprendizaje. La película que vi “La caída” que me hace valorar y agradecer que vivimos en un país de paz.

El trabajo relacionado con comunicación que estoy llevando a cabo, agradezco la posibilidad que me brinda Dios de practicar mi carrera más que nunca en mi vida profesional.

Agradezco que tenemos la posibilidad de comprar los útiles y los libros, que podemos darles a nuestros hijos educación de calidad, que ellos están aprovechando muy bien, con entusiasmo. Agradezco todas y cada una de las cosas que podemos comprar y pagar. Agradezco que tengamos empleo en un país y en una economía donde no todo el mundo tiene.

Agradezco las cosas que compramos el sábado, la ropa para mis hijos y las pulseritas para mi. Agradezco la oportunidad que nos brinda Dios de practicar el ahorro, la disciplina financiera, la confianza en el otro y en uno mismo. Agradezco que no me quiero aferrar a la idea de la seguridad, si no que entiendo, que lo único seguro es precisamente el cambio.

Gracias Dios mio, muchas muchas gracias por todo. Ahora, dime por favor, ¿qué quieres de mi? ¿Qué puedo hacer por ti?

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s