I hate videogames

Yo amo los video juegos. Cuando llegaron a mi vida, yo tenía unos 14 años y una amiga era la afortunada poseedora de un Atari. Se podían jugar Pac Man y ese de las navecitas espaciales que se iba matando hasta que alcanzaban una velocidad tal que lo mataban invariablemente a uno.

El contro remoto era negro y solamente tenía una palanca y un botón rojo. That was it.

Luego, a los 18 años, a mi sobrino le compraron el primer Nintendo con el primero juego de Mario Bros. Que estaban todos pixeleados y caminaban de lado. Brincaban para pegarle con la cabeza a unos cuadros con signos de interrogación de los que salían unas moneditas.

La gratificación instantánea era precisamente eso; gratificación instantánea. Durante meses no salí ni a la esquina con tal de ir a casa de mi hermana a jugar el dichoso juego hasta que ¡por fin! una noche, la cual recuerdo perfectamente a pesar de que han pasado casi 30 años, rescaté a la famosa princesa para que se casara con Mario.goomba

Dicen que Dios los cría y ellos se juntan y de acuerdo a esa lógica, mi marido también era bastante aficionado a los video juegos cuando lo conocí. De hecho una de las primeras cosas que compramos ya sabiendo que nos ibamos a casar fue un Nintendo 64 y muchos fines de semana en lugar de salir a socializar como la gente normal, a disfrutar una exposición o un restaurante, nos queamos encerrados jugando Mortal Kombat o Mario 64.

¿Qué podemos esperar de nuestros hijos? El olmo no da peras y mis hijos son auténticos devotos de los video juegos. Que se han convertido, ahora sí, en mis peores enemigos. (los videojuegos, no mis hijos).

Los videjuegos representan una industria de billones de dólares y mucho de ese dinero se destina en hacer de ellos un elemento adictivo ya que la adicción significa más ganancia. La gratificación instantánea es la clave de todo esto. Cada vez que mi hijo gana puntos o logra una meta o un objetivo del video juego, su cerebrito hace “click” y su única ambición en esta vida es conseguir más de esa sensación de victoria. El hecho de que sean violentos para mi es lo de menos. Mis hijos no son más agresivos debido a los juegos. Considero que mis hijos no son agresivos, punto. La preocupación, repito, para mi, es que ellos no deben entender la vida como una serie de pequeños premios obtenidos con pequeños esfuerzos porque, afortunadamente, no es así como funciona.

Mario-Bos-1_1780147iAquí viene otra situación a la que me he enfrentado desde que mis hijos asisten a la escuela. La de los otros niños que ya tienen el aparato. Mis hijos en todos los casos han sido los últimos en obtener la consola o el video juego de moda. Me he resistido lo más que he podido. Cuando ya todos o casi todos los otros niños del salón de clases ya tienen la porquería esa, me siento arrinconada y cedo.

Mis hijos solamente tienen una consola, cuando sé perfectamente que varios niños tienen dos o tres (por ejemplo, tienen Xbox y Playstation) y solamente es una para ambos, no una para cada quien.

Con todo y todo, me cae mal el haber cedido, batallo muchisimo con el tema, me la paso midiendo el tiempo que juegan la madre esa, al primer pretexto se los prohibo, juegan solamente con determinadas condiciones cumplidas, y todo eso no logra evitar que ambos estén completamente esclavizados por los malditos videojuegos.

Creo que mientras más sean mis enemigos, más los estoy haciendo ganar la batalla.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s