La chica especial de mi hijo Pablo

Mi hijo Pablo tiene 12, casi 13 años. El 8 de mayo será su cumpleaños, DM. Hace algunas semanas, tres o cuatro, me dijo su hermano, que se llama Andrés y tiene 14: “Pablo tiene una chica especial en la escuela”

Imaginarias navajas de rasurar Gillette comienzan a cortar simbólicamente mis órganos internos. Saco fuerzas de quien sabe donde para no caer al suelo y pongo mi mejor versión de “poker face”.

“¿Ah, sí?” les dije “¿Y cómo se llama?”

Pablo, sorprendentemente tranquilo, me dijo: “no te lo voy a decir”. También para mi sorpresa, no cedió a la presión, los chantajes, las amenazas, todo lo que hice para que me dijera el nombre de la susodicha.

“¿Paola?” “No” “¿Marta?” “No” “¿Rebeca?” “No” “¿Andrea?” “No” “¿Laura?” “No” “¿Lorena?” “No” “¿Amanda?” “No” “¿La niña que viene de Finlandia?” “No” “¿La hija de tía Vero?” “No” “¿Ana?” “No” “¿Cristina?” “No” “¿Gaby?” “No”

“Nunca lo vas a adivinar” me aseguró.

Al día de hoy, no ha habido forma de que me diga quién es. Lo único que sí me dijo, es que no va en su salón. Es una niña del “A” o del “C”, toda vez que mi hijo es del 6 “B”.

clip art kidsTotal que hoy, estábamos comiendo, y yo por milésima vez, así como si nada, discreta y disimuladamente, toqué el tema.

“¿Me vas a decir quien es la chica especial?” Su respuesta fue la siguiente: “No”

Su papá le preguntó: “Y esta chica, ¿te hace caso?” “¿Qué es eso?” preguntó Pablo. El papá le explicó que “hacer caso”, quiere decir que la niña siente lo mismo por él. “¡Ah!” dice mi hijo. “sí”.

Supe, en ese momento, que de coma diabético no me voy a morir. Sentí que se me salía el alma del cuerpo. Sentí que se me vaciaba todo el interior y dentro de mi no quedaba nada. Todo se había derrumbado dentro de mi. Disimulando lo más que pude, con la voz temblorosa, le pregunté si ya se habían besado… y su respuesta fue un tajante, apabullante, rotundo “¡¡¡NO!!! ¡¡QUE ASCO!!!”

Este, damas y caballeros, fue un caso de la vida real titulado “la mente (cochambrosa) de una mujer de 46 años, no se parece en nada a la de un niño inocente de 12-13 años”

¡Gracias a Dios!

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s