Liverpool

Liverpool pueden ser una de dos cosas: la ciudad del Reino Unido donde nacieron los cuatro Beatles. O la tienda departamental que tiene sucursales en varias ciudades de la República Mexicana y que es parte de nuestra vida.

La característica principal de Livepool es que es carísima. ¡¡NO!! Es que es color rosa. ¡¡NO!! bueno sí es rosa pero no es esa su característica principal. Su cualidad más preponderante es que las señoritas que atienden son extremadamente amables.

Cuando mis hijos eran chicos, me gustaba llevarlos y dejarlos que se muevan libremente mientras yo hacía “window shopping” uno gateaba y el otro caminaba, se subían se bajaban, agarraban tocaban quitaban ponían y nunca nunca me dijeron nada las encargadas. Una vez escuché por el altavoz “la mamá de Pablo. Su hijo está en el departament de crédito. La mamá de Pablo. Su hijo está en el departamento de crédito” Yo ni cuenta me había dado que mi hijo se había alejado. Llego a buscarlo, aterrada, y Pablo comiendo una paletita como si nada. Desde eso, siempre le digo a Pablo que lo compré a 18 meses sin intereses.

Image result for liverpool es parte de tu vida

Al día de hoy, mis hijos ya no me acompañan. Y, las empleadas son amabilísimas siempre. “Señorita. Este vestido. ¿Me lo trae en una talla más pequeña?” La señorita pone cara de esfinge, y me trae la talla más pequeña. “Señorita. ¿Me ayuda a cerrar el cierre?” “Con gusto, señora Cervera” La señorita hace esfuerzos  notables para cerrar el cierre sin dañar la prenda. “Señorta. Me trae un par de medias del área de lingerie?” “Claro que sí, sra. Cervera” La pobre señorita se lanza al departamento correspondiente y me trae las medias. Me pongo las medias, y ahora sí, con todo en su lugar, le digo “Señorita. Ayúdeme a cerrar el cierre” La Señorita lo logra! ¡Triunfa! algo sudorosa, siempre con la mejor actitud y una sonrisa.

Ya que cierra el vestido, no me acaba de gustar. “Chispas. (pienso) Qué pena no comprar el vestido. La pobre señorita ya chambeó para ganarse su comisión”

Otra cosa: nunca sé si debo de colgar las prendas que me probé, si debo ponerlas en los “racks” o ellas se encargan.

Llegas a pagar el vestido y la Señorita te dice la frase mágica: “¿Se lo cargo a presupuesto o a meses sin intereses?

Mi marido dice que los meses sin intereses son el diablo y tiene razón. Le suben el precio por lo menos un 40% y te lo venden a meses … “sin intereses” Conozco una persona que se compró un perro a meses sin intereses. El perro  se escapó de la casa a los seis meses y durante doce meses más siguió pagando el perro que ya ni tenía. Los meses sin intereses están padres al principio, luego es una monserga estar pagando y pagando algo que ya ni te hace ilusión.

Pero… ¿quién resiste los meses sin intereses?

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s