Todas las entradas por Lucía

Blackkklansman, película de Spike Lee

Ayer vi esta película…

Image result for blackkklansman

Protagonizada por John David Washington, cuyo papá es Denzel, muchacho que heredó la galanura de su padre y creo que también las dotes de buen actor. La película se trata del primer policía de color del estado de Colorado, en EUA, que como parte de una investigación acaba formando parte del Ku Klux Klan, con su credencial y todo.

Es una buena película, dirigida por Spike Lee, protagonizada por Adam Driver (Kylo Ren), Topher Grace (Eric Foreman de That 70s Show), y también aparecen Alec Baldwin y Harry Belafonte.

Las escenas finales de la película, son grabaciones reales de lo sucedido hace un año en Charlottesville. Donde un grupo de neonazis y supremacistas blancos hicieron una manifestación con terribles consecuencias. Las imágenes son muy fuertes en esta parte final. El resto de la película, en cambio, es una comedia, con sus tintes serios. El racismo es algo muy serio después de todo.

Nunca entenderé como podían justificar el racismo en EUA hace tan poco tiempo como 50 años. Una explicación que leí en internet es que, los estados del sur de EUA tenían esclavos, para cosechar el algodón y para muchas labores. Cuando el ejército del sur de ese país pierde la guerra de “secesión”, la esclavitud es abolida en todo el país. Los dueños de los ahora libre esclavos, tenían un miedo atroz de que éstos cobraran venganza. Los esclavistas pensaban: después de estar dándole de latigazos y abusando de su familia, obligándolo a trabajar de sol a sol y maltratándolo, ahora que de la noche a la mañana es un ciudadano igual que yo, seguramente no se quedará tan tranquilo y buscará venganza.

Pero para su sorpresa, de los esclavistas, no fue así. Los que antes eran esclavos no buscaban venganza, buscaban ser libres. Como sea, con todo y su supuesta libertad, la situación en esos estados sureños era de verdad muy dura para ellos, así que comenzaron a migrar, al norte, al oeste, y así vemos hoy colonias importantes de afroamericanos en esos estados, y también en el llamado “deep south” donde los siguen tratando con la punta del pie, sobre todo Florida, Georgia, Alabama, entre otros.

Ahora como está la cosa de difícil con Trump que es un supremacista blanco de closet, alcanza hasta este lado de la frontera, con la forma en como se ha dirigido a nosotros los mexicanos a los que sinceramente menosprecia y considera que somos seres humanos de segunda catego.

Yo cuando he ido a EUA y me han preguntado mi raza, que te la preguntan por todo, no sé porqué, yo pongo “hispánica” pues eso soy, latinoamericana. Durante el tiempo que estoy ahí, me aguanto las majaderías  y malcriadeces de los estadounidenses (no les quiero decir gringos); lo más chistoso es que los más pesados son los que tienen apellidos Gomez, Perez o Gonzalez, así, sin acentos.

Mejor me sentí en Canadá donde todos los que vi son migrantes y todos son muy  pero muy amables. Si hay WASP 0white anglo saxon protestant) en Canadá no los vi y ni quiero verlos. En cambio vi personas que se portaron amabilísimas con nosotros. Qué necesidad de ir a EUA a que te “perreen”, cuando puedes ir un poquito más al norte y sentirte bien recibido y a gusto.

Bueno, volviendo a la película, vale la pena verla. La vi en internet, antes que me pregunten, si quieren les paso la liga, y si esperamos a que llegue al cine, pues mucho mejor. En estos meses ya comienzan las películas buenas, las que compiten por los oscares y los globos de oro, ¡buenísimo!

El salón de belleza

Por alguna razón yo soy muy canosa desde muy joven.

Para mi primer embarazo tuve dos doctores. El primer doctor que me atendió durante los primeros meses era un doctor español, muy tradicional, muy a la antigua. Me dijo que durante los nueve meses no podría pintarme el pelo. Eso fue hace más de 17 años y fue la última vez que vi mi pelo como es realmente, sin tinte. Está completamente blanco, sobre todo las capas exteriores que son las que importan porque las interiores nadie puede verlas.

Nada envejece más que el pelo blanco, dijo Kate Winslet alguna vez, antes de que se hunda el barco. Yo le doy la razón, para seguir la moda del pelo platinado o blanco más te vale que tengas 25 años o de lo contrario te estás echando encima unos cuantos kilos de vejez. (o litros, si quieres que la vejez sea líquida en vez de sólida)

Image result for 7 in the hair

Desde muy joven me pinto el pelo para cubrir las canas, digamos desde que tengo 24, 25 años. Una vez saqué la cuenta de todo el tiempo que he estado en el salón de belleza, si cada sesión es de dos a tres horas, durante más de 30 años continuos (excepto los nueve meses de mi primer embarazo) más o menos he estado metida en algún salón de belleza durante todo un año. Así que este 21 de octubre del 2018 podemos decir que cumplí un año menos de  mi edad cronológica; ya que 12 meses enteros no los viví, solamente estuve en el salón belleza sentada frente a un espejo con una persona aplicándome color en la cabeza.

Se recomienda tener el pelo lo más sucio posible, porque de lo contrario arde muchísimo la aplicación en el cuero cabelludo. Con una brochita te ponen el tinte número 4.3 en la raíz del cabello; se deja reposar unos 45 minutos; se extiende al resto del pelo; se lava; y finalmente, se seca con secadora.

Estando allá, aprovecha uno para hacerse manicure, pedicure, tal vez un corte, depilarse las cejas y el bigote, en fin. El negocio del salón de belleza puede ser un negociazo porque nadie aguanta la tentación de “aprovechar que estoy aquí”. Luego el mismo que te aplica el tinte te ofrece productos para evitar la caída del cabello, para que no se decolore o para que quede hermoso, brilloso y sedoso.

Image result for chick

Mi cana es sumamente plateada y muy dura; no es fácil que se cubra. Además, el pelo me crece rapidísimo. Resultado: ya estaba visitando el salón cada 14 días, 17 días. A punto de empobrecer por culpa de mis canas, el caballero que se encarga de mi pelo, me dijo: “vamos hacer una extracción de color y después aplicamos un siete”. Dicho y hecho me decoloró el pelo, de tal forma que quedé como un pollito de esos de granja; después aplicó un siete. Mi pelo se ve como castaño claro rubio cenizo dorado yaba-daba-do.

Estuve seis horas en el salón, y qué bueno que valió la pena porque pasaron 23 días para que yo regresara a que me aplicaran tinte en las canas.

Son gajes del oficio, de tener más de 25 años.

Lucía niña y Lucía adolescente

Una persona que respeto mucho, (mujer como yo), ella muy profesional, inteligente, muy capaz. Me sorprendió grandemente hace algunas semanas cuando me dijo que había escrito la siguiente frase y colocado en su escritorio donde la podía ver y leer con frecuencia: “los demás no me quieren hacer daño”

Me sorprendió porque nunca hubiera pensado que ella, con su profesionalismo, capacidad, experiencia, siente lo mismo que siento yo. Y no es la primera vez que sé, de personas que tienen esa leve sospecha, de que los “demás” quieren lastimarnos.

Este convencimiento, de que la gente quiere molestarnos, lastimarnos, jorobarnos, viene de la imagen que tengo yo, de mi misma, que de-sa-for-tu-na-da-men-te puede ser muy pobre. Sucede que yo no puedo meterme en la cabeza de las otras personas ni ver son sus ojos. Cuando alguien me conoce o me trata, yo pienso que me evalúan igual que yo me evalúo a mi misma; me califican igual que yo me califico a mi misma, con muy bajos números.

Por eso cuando pienso “Fulano no confía en mi” es porque yo no confío en mi; si pienso “Fulano me quiere hacer daño” es porque yo pienso que merezco que me hagan daño; si pienso “Fulano me quiere lastimar” es porque yo soy muy capaz, también, de lastimarme a mi misma.

Esa imagen que de repente puedo uno tener de sí mismo, como muy baja, no tiene nada que ver con logros ni éxitos, tiene que ver con otras situaciones, muy largas de contar. Sin embargo, es una realidad. Que perjudica mucho en la vida en general, tanto para sí mismo como para los demás.

De repente encontré en mi casa un libro muy bueno que tiene algunos años ya de haberse publicado y que no había leído anteriormente. Se llama “Los seis pilares de la autoestima” del Dr. Nathaniel Branden. El libro es algo denso, no es de muy fácil lectura. No es “Condorito” pero tampoco es Schopenhauer. Me lo eché todo y al final viene una sección de frases para completar. (ejemplos aquí)

Processed with PICSPLAY

Esas frases se completan rápidamente con lo primero que viene a la cabeza de uno y sirven mucho, al menos a mi me sirvieron para cambiar ciertas creencias o actitudes. Son más de treinta semanas de frases, y aún después hay una segunda etapa con otras treinta y tantas semanas más. Más o menos a la mitad de la primera tanda, vienen frases como estas:

  • If the child in me could speak, he/she would say… Si la niña en mi pudiera hablar, ella diría…
  • If the teenager I once was still exists inside of me… Si la adolescente que alguna vez fui, todavía existe en mi interior…
  • If my teenage self could speak, he/she would say… Si mi adolescente interior pudiera hablar, ella diría…
  • At the thought of reaching back to help my child self… Cuando pienso en ayudar a mi niña interior….
  • Etc.

Durante varias semanas, las frases tienen que ver con la niña que una vez fui y la adolescente que alguna vez fui. Medio intrigada por la naturaleza de las frases busqué en internet algo de literatura al respecto y encontré que efectivamente es muy importante lograr una buena relación conmigo misma, del presente, y conmigo misma, de antaño. Ni idea tenía que mi yo de niña/adolescente necesita que yo adulta esté pendiente de ella.

Aquí considero pertinente aclarar que yo no soy psicóloga ni coach de vida ni nada, solamente me gusta el tema y por eso escribo acerca de éste.

Total que me puse a escribir las frases y es muy importante que el mensaje que yo le entregue a mi yo adolescente y a mi yo infantil sea positivo porque aquí se trata de mejorar no de empeorar. Después de semanas de escribir las frases, pude observar que como por arte de magia, mejoró muy baste enorme mucho mi apreciación de mi misma, y por lo tanto la apreciación o la imagen de mi que yo pienso que tienen los demás. Por lo tanto, luego entonces, ya no ando pensando que todo el mundo me quiere joder y ya no ando viendo moros con trinchetes en cada esquina.

Y por lo tanto, mi nivel de ansiedad ha bajado muchísimo. La vida, que ya era muy disfrutable y agradable, ahora es más disfrutable y más agradable.

Como dijo Robert Kennedy: “Es a partir de innumerables actos diversos de coraje y valor que la historia de la humanidad se forma cada vez que un hombre defiende un ideal o actúa para mejorar la suerte de los demás o se opone a la injusticia. Envía una pequeña onda de esperanza, y cruzándose entre sí desde un millón de centros diferentes de energía y audacia, esas ondas crean una corriente que puede barrer la pared más poderosa de la opresión y la resistencia

 

El mundo sin problemas

No existe el mundo sin problemas. Con esta frase puedo terminar mi escrito y seguir lo que estaba haciendo (leyendo un entretenido libro sobre los Kennedy que se llama “Gracia y Poder”), más sin embargo me siento en la necesidad de elaborar mi punto.

Me gustaría saber si hay más personas, que como yo, consideran un ideal y hasta una obligación vivir una vida sin problemas. Esto puede deberse, en mi caso, a que yo pasé muchos años desde que nací hasta más o menos los 15 años, sin problemas. La escuela no me costaba trabajo, y al llegar a mi casa había comida y ropa y techo, había doctores cuando me enfermaba así como medicinas. Los niños no necesitan ni exigen más cosas para estar tranquilos para ser felices. Somos nosotros los adultos quienes les metemos esas ideas en la cabeza. Pero ese, es otro tema.

Después de muchos años sin prácticamente ningún inconveniente, más o menos a los 15 años se me presenta un pequeño problema, este es, que me gustaba un niño y que este niño no me hacía el menor caso. Esta situación se repitió durante muchas ocasiones más con otros muchachos, y siempre era la misma historia, el muchacho “X” me gustaba y él no hacía otra cosa que ignorarme. Esto me hacía sufrir porque no había nada que pudiera yo hacer para remediarlo (o lo que hacía no servía de nada) y este fue mi único problema durante muchos otros años más, digamos hasta que me casé, a los 29 años, con el único que sí me hizo caso y gracias al cual pude formar una familia.

Image result for problemas

Comencé a ver de qué lado masca la iguana o a entender lo que es amar a Dios en tierra de indios o cualquier frase hecha similar, cuando nacieron mis hijos, primero Andrés y después Pablo. A partir de ahí (32 años exactamente) y a la fecha, que voy a cumplir 49 en cualquier momento, la vida, mi vida ha sido una serie de problemáticas para solucionar, a veces se incrementan a veces disminuyen pero nunca desaparecen. Tienen que ver con todo lo imaginable desde la generación de dinero hasta gastos que se tienen que hacer, hasta la tristeza de mis hijos por … sus problemas…  pasando por vestimenta, enfermedades (GRACIAS A DIOS NADA GRAVE, lo de “gracias a Dios” subrayado en negritas un millón de veces), saber cuándo dar permisos y cuando negarlos, cosas que se echan a perder en la casa, situaciones que tengo que resolver en el trabajo, fiestas que organiza mi vecino hasta las 3 de la mañana, lluvia que cae encima de la ropa tendida en el patio, personas que ganan la presidencia de la república y se rodean de ratas inmundas y corruptas para combatir la misma corrupción, presidentes de países vecinos que casualmente es el más poderoso del mundo y hacen cambios al tratado comercial más importante del país, aumentos en los precios de la gasolina y de casi todo lo que compra uno, viajes del marido, refrigeradores que se echan a perder, documentos que tiene uno que tramitar, cabello que debe de teñirse para que no se vean las canas, buscar tiempo debajo de las piedras para hacer algo de ejercicio por mandato del ginecólogo y por simple sentido común, y un largo, larguísimo etc.

En resumen lo que quiero decir con estos párrafos es que, desde mi punto de vista, es un error añorar y mirar con deseo a esos años (que fueron bastantes) en los cuales estuve casi sin problemas… me sucedió, cuando llegué a mi casa el viernes para descubrir que los cajones de las verduras del refrigerador se habían roto y que debido a eso la puerta no cierra bien; sentí un fastidio, un cansancio que aunado al de toda la semana, me hizo suspirar para que volvieran esos años en los que mi único problema era que Javier no me hacía caso.

Gracias a Dios puedo entender que eso es una tontería, ni Javier me va hacer ningún caso (lo cual celebro porque entiendo que está bastante neuras el pobre y además porque aprecio mucho a mi propio esposo), ni tampoco se va acabar el mundo por el refrigerador que se echa a perder. Hay tanta gente con problemas de verdad serios y pesados, hay gente que no tiene ni siquiera un poco de seguridad porque vive en países con guerra o porque vive en ciudades conflictivas; personas que no tienen salud aunque tienen dinero; en fin, quien soy yo para añorar un mundo sin problemas.

Bienvenidos los problemas ya que con el favor de Dios todo tiene solución. Por algo los manda el mismo Dios, ¿no es así?

Feliz Cumpleaños Armando

Hoy hubiera cumplido años Armando. Tenía uno o dos años menos que yo así que estaríamos celebrando sus 46 ó 47 años.

Armando murió hace algunos años, muy joven. Una muerte completamente innecesaria. Cuando estás en tus cuarentas no se supone que vas a morir. Se supone que estás a la mitad del camino y que ya tienes algo de experiencia en algunas cosas y absolutamente ni idea de qué hacer en otras muchas; en tus conversaciones ya puedes utilizar la frase “…hace veinte años…” y todavía te parece increíble que hace veinte años ya tenías credencial de elector y responsabilidades de adulto.

Tendremos cuarenta, tendremos cincuenta años, tendremos hijos y obligaciones, tendremos empleos y objetivos que cumplir, y sin embargo seguimos sintiendo también, lo mismo que a los 18, 20 ó 22 años. Mucha inseguridad, muchas dudas, muchas preguntas acerca de que si estoy haciendo lo correcto; deseos de mandarlo todo a volar y quedarme viendo la tele o durmiendo; ganas de reír y echar relajo sin tener una preocupación en esta vida. Nuestra mente vuela añorando esos años (hace más de veinte años que pasaron) de despreocupación y diversión; estamos volando mentalmente, cuando la voz de uno de nuestros hijos o de nuestro esposo/a o de nuestros colaboradores del trabajo nos despierta para hacernos pisar la realidad.

En fechas como hoy, facebook viene y te dice “Es cumpleaños de Armando, ¡ayúdalo a celebrar!” porque una de las novedades de la vida moderna es que tienes a facebook para mantenerte vivo el recuerdo de la persona que debería estar celebrando su cumple pero ya no está con nosotros. Armando, Alejandro, José Luis, son tres amigos que se fueron demasiado pronto y que nunca me imaginé que me costaría tanto trabajo reponerme de su ausencia, y sin embargo aquí estamos, con nuestros trabajos nuestros compromisos nuestros hijos nuestros pendientes, los pagos que tenemos que hacer, el inicio de curso escolar, el dentista de Pablo, el piano de Andrés, las cosas que te mantienen atado a esta vida, algunas muy disfrutables, otras no tanto, mientras piensas: hoy hubiera sido cumpleaños de Armando.

Feliz cumpleaños Armando, donde quiera que estés.

Image result for feliz cumpleaños blanco y negro

Una más por Aretha

El día de hoy, 16 de agosto de 2018, supimos del fallecimiento de Aretha Franklin y ha sido la oportunidad para que personas muy importantes a nivel mundial, en el mundo de la música y de la política, gobernantes y líderes, publiquen algo, unas líneas, en honor de la incomparable Aretha.

aretha-kz8--620x349@abc

Yo también ya hice lo mío, publicando su foto en mi muro de Facebook, y secándome las lágrimas de tanto en tanto aquí en mi mesa donde trabajo (y donde todo el mundo me puede ver, así que he tratado de ser discreta con las de cocodrilo).

Es un misterio para mi, porqué me afecta más el fallecimiento de alguien que no conozco, que de otras personas que sí conozco. Cuando murió Philiph Seymour Hoffman, estuve triste varios días. Cuando falleció David Bowie, no me calentaba ni el sol, lo mismo con Prince. Todavía me siento apenada cuando escucho la música de Robert Palmer, la de Davy Jones o la de Linkin Park;  y ni que decir la de George o John.

En cambio, he de admitir que han fallecido personas que conozco, con las que hablé, que eran incluso parientes… y no me pongo tan triste ni me pesa tanto.

¿Será ridículo? No lo creo. Estas personas que no conozco en persona pero que me entregaron su arte -a  mi y algunos millones de personas más- estuvieron conmigo cuando estuve triste, cuando enojada, cuando contenta y cuando enamorada.

Me emocionó verlos actuando o cantando; me echaron porras cuando hacía ejercicio; me ayudaron a dormir en las noches inquietas.

Me preocuparon con sus problemas y me sentí feliz cuando los resolvieron o cuando lograron éxitos de ventas o rompieron records de taquilla. Me son tan familiares como la familia y puedo llamarlos, tal vez, mis amigos “famosos”.

Descanse en paz Aretha y ahora que está en el más allá rodeada de todos los que se nos adelantaron, nos quedamos con su música fabulosa, vibrante, su voz espectacular y única; hasta que nos llegue a nosotros el momento de dar el gran salto y tal vez nos encontremos en una de esas avenidas misteriosas, llenas de  maravillosa música como la que ella nos regaló Miss Aretha Franklin here on Planet Earth.

Ni la más inteligente ni la más tonta

Yo no me considero ni la más inteligente ni la más tonta. La más tonta, tal vez podría ser aquella del chiste que estaban tres mujeres en el desierto y llevan muchos días perdidas, están cansadas y con hambre, sed, adoloridas, en fin la situación no es buena. De pronto como siempre pasa en estos chistes encuentran una lámpara mágica, la frotan y aparece, claro que sí, un genio, que les dice que cada una tiene un deseo.

  • La primera pide irse a su casa con su familia y zaz concedido
  • La segunda pide irse a su casa con su familia y zaz concedido
  • La tercera dice “me siento sola, me gustaría ver a mis amigas…” y zaz concedido también.

Tal vez no soy tan tonta como la del chiste también creo que no soy tan inteligente como Madame Curie, Golda Meir, Indira Gandhi o como Luisa May Alcott o Jane Austen, Kate Middleton o Letizia Ortiz. O tan abusada como la Gaviota que al parecer es más lista que todas las antes mencionadas juntas.

Dicho esto, quiero aceptar, admitir, que no entiendo el problema del aborto.

Para mi está más que claro que el aborto es matar a otro individuo y que la diferencia entre matarlo antes de nacer o después de nacer es únicamente de tiempo o de edad. No entiendo porque la mujer que practica el aborto es “víctima” si ha tenido a su alcance cualquier cantidad de métodos anticonceptivos siendo uno de los más bonitos y baratos el que se conoce como cerrar las piernas.

Mi hijo mayor Andrés nació un 20 de octubre; el 7 de septiembre siguiente yo estaba en casa de una de mis mejores amigas porque era su cumple. Por eso no se me olvida la fecha. Era el cumple de mi amiga. Nos sentamos a echar el chisme y me dice ella “¿una cervecita?”; sabiendo que mi respuesta era invariablemente afirmativa, ya estaba destapando la bien helada cuando para su sorpresa le dije “no caray, no puedo. Creo que estoy embarazada”

Mi hijo Pablo estaba ya bien colocado en su lugar de gestación; nació el 8 de mayo, a las 38 semanas de gestación por lo tanto, cuando rechacé esa deliciosa cervecita, Pablo tenía 3 semanas de VIDA y más o menos este tamaño:

Related image

De una de estas semillas, en tamaño real, aprox 0.4 cms. NO cuatro centímetros, sino el 40% de UN centímetro. Y de ese pequeño tamaño, Pablo estaba firmemente colocado y VIVO en su lugar. A mi no me lo cuentan. Se siente clarito cuando estás embarazada, se siente que una PERSONA está ahí, bien instalado/a.

Esta persona (pequeñita) no se tiene la culpa ni es su responsabilidad la forma en la que llegó a instalarse ahí, al vientre de la señora que lo está cargando. Si la señora no tenía planes de tener hijos, si es producto de una violación, si su pareja es un borracho pegador y mujeriego, si la señora utilizó métodos anticonceptivos que fallaron, la PERSONA ahi instalada adentro de ella no se tiene la culpa ni le vale un cacahuate, así como tampoco le importa al que trabaja en el Oxxo o al presidente de la república o al tío pancho de la misma señora.

El nuevo bebé, el presidente de la república, el empleado del Oxxo y el tío pancho, todos tienen en común que son personas independientes, ajenas a la señora, y que matarlos es un delito, está mal en el 100% de los casos.

Por eso me cuestiono mi inteligencia, porque por más que le doy vueltas al asunto, no entiendo, como puede estar bien matar a la semillita de sandía, (o dicho de otra forma: como puede ser un “derecho” el aborto), y en cambio no está bien matar al presidente, al del oxxo ni al tío pancho. Nunca lo entenderé.

Agradecemos al Sol su participación en esta historia

Con el “Sol” no me refiero al cantante de todos conocido, amado por unos, detestado por la Chule, odiado por otros más. Me refiero al astro que está al centro del sistema solar, fuente de energía desde hace billones de años y que seguirá proveyendo luz, calor y más energia durante algunos millones más.

Nosotros nos mudamos aquí donde vivimos hace varios años. Cuál no fue nuestra sorpresa cuando caímos en la cuenta de la forma más dolorosa posible de que en la periferia de la ciudad, se paga más por el kilowatt de electricidad. No sé porque yo tenía la idea de que sería más barato. Nanay de Paraguay.

RECIBO JULIO

Perdimos el subsidio al primer o segundo bimestre de vivir aquí. Llegaban unos cuentones tremendos de electricidad. En la casa de ustedes utilizábamos lo menos posible, iluminándonos prácticamente con velitas, siempre cuidando el consumo (“¡¡¡APAGA EL AIRE ANDRÉS!!!! ¡¡¡APAGA EL AIRE, PABLO!!!)… sintiendo que se salía el corazón cuando llegaba el recibo y haciendo literalmente sacrificios para pagar cada bimestre. No les voy a decir cuánto era, creánme, era una buena lana.

Siempre soñamos mi esposo y yo con tener páneles solares y le comentamos este sueño a nuestro excelente y querido amigo Raúl Monforte. Raúl  nos hizo algunos presupuestos y la idea era ahorrar el dinero pero en esta vida moderna siempre hay gastos y pagos; el tiempo iba pasando y no llegábamos al ahorro estipulado.

Hasta que un buen día, un maravilloso día, un magnífico día. Me habla Raúl Monforte. RIIINNGGG ¿sí bueno? … Me dice Raúl “pásame tu CURP y tu número del Servicio Social”. Inmediatamente le dí los datos requeridos.

Resulta que tenía yo un dinero en mi subcuenta del Infonavit. Yo trabajo desde los años 90s y nunca había utilizado el dinero de mi subcuenta. Un joven de nombre Juan Carlos de una empresa llamada ONIS VIDA hizo todos los trámites. LITERALMENTE hablando yo no tuve que mover ni un dedo. ONIS VIDA hizo todos los trámites con el Infonavit y con la empresa de Raúl, que se llama Ingeniería y Desarrollo de Yucatán.

Con un profesionalismo que ya lo quisiera el “Sol” (ahora sí me refiero a Luis Miguel), Ingeniería y Desarrollo de Yucatán llegaban a las 8 punto cero cero a mi casa, trabajaban todo el día y más pronto que tarde la instalación quedó lista. Luego tuvimos que esperar unas semanas a que la CFE hiciera el cambio de medidor. Y desde entonces, hasta ahora, nuestro recibo de luz eléctrica ha sido de CERO.

En este bimestre con el calor que nos ha enviado el Sol, (el de verdad), confieso que yo tenía un poco de miedo porque los aires han estado trabajando a todo lo que da. Pero cual no ha sido mi felicidad y algarabía cuando veo que mi recibo nos llegó, otra vez, en CERO PESOS.

No estoy de acuerdo con quienes dicen que no ponen paneles porque cuánto tiempo se van a tardar en amortizar la inversión. Es como que digas “mi casa me costó tanto dinero, si yo viviera en una casa rentada, ¿cuánto tiempo me tardaría en amortizar?” la casa de uno es su patrimonio, lo que dejará a sus hijos; también pienso yo que los paneles solares son una inversión, no un gasto.

Aún así, puedo decirles que con los tres bimestres que me llegaron en ceros yo ya amorticé la quinta parte de los paneles solares. En algunos pocos años ya desquité toda la inversión.

Esta será la última vez que hablo o publico de mis paneles solares porque ya estuvo bueno de estar faroleando. Lo comento porque pienso que es una excelente idea y pienso que mi experiencia puede ayudar a otra gente a tomar la decisión. Ojalá se animen, de verdad vale la pena.

El magnífico arte de derrotarse

Hay una oración muy bellísima que dice:

Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,

fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar

y sabiduría para entender la diferencia.

Esta es la oración que se reza en las sesiones de todos los programas de 12 pasos: AA, NA, Comedores compulsivos anónimos, Jugadores Anónimos, etc etc.

Los programas de 12 pasos buscan lograr que el adicto o la persona que está sufriendo, se “desenchufe” de su adicción, cualquiera que ésta sea, y se “enchufe” al único que nunca te va a dejar mal, nunca te va a fallar, nunca se va a equivocar: Dios. O un Poder Superior como cada quien lo concibe.

El paso # 1 es el paso de la “derrota”, en el que admitimos que no podemos con el problema que nos llevó al programa de 12 pasos. No puedo con el alcohol o drogas que consumo, no puedo con la comida que me como, no puedo controlar mi necesidad de jugar o de apostar, no puedo con ello, ya no puedo más.

Yo hace muchos años que voy a NA y gracias a eso he podido aplicar los doce pasos a otras situaciones de mi vida con muy buen resultado. Este paso particularmente, el de la derrota, me sirve para rendirme ante otras preocupaciones. Situaciones que tienen que ver con mis hijos, mi trabajo, la economía familiar, mi salud y la de los míos.

Comienza la “loca de la casa” a moverse como se mueve el ratón en la rueda del laboratorio, se mueve sin parar pero sin dirigirse a ningún lado y sin lograr nada. La “loca de la casa” es mi ego, cuyo único objetivo en esta vida es hacerme la vida de cuadros.

Entonces yo, me derroto. Le digo a Dios: “Dios. No puedo con este problema. Me rindo. No se me ocurre nada. No sé qué hacer. Ayúdame te lo pido por favor” Algo que hago mucho es escribirlo, tengo toneladas de libretas en las que escribo esos y otros pensamientos.

Si soy sincera en mi derrota, lo que sucede es que los veintes empiezan a caer. Con esto de los veintes no quiero decir que billetes azules con la cara de Juárez llueven hacia uno; me refiero a esa sensación de cuando se capta la solución al problema o se ve la luz al final del túnel; una especie de entendimiento que uno de repente, así como sorpresa, tiene acerca de la situación.

Las nuevas generaciones no conocen los teléfonos públicos de “veintes” lo cual es una pena porque para explicar esta sensación de “entender” o de “saber” o “descubrir la respuesta” no hay mejor frase que “me cayó el veinte”.

A veces ese veinte cae y no nos gusta mucho lo que dice, porque tal vez implica renunciar a algo que no queremos dejar que se vaya pero que es precisamente lo que nos está haciendo más daño. En mi larga vida me he dado cuenta que cuando renuncio a algo, con toda seguridad otra cosa llega, mejor, más bonito y que me hace mucho bien.

Image result for surrender

He comprendido que a Dios le gusta que renunciemos, no entiendo porqué, ni me toca entenderlo, solamente puedo decir que en mi experiencia, así ha sucedido no una, varias veces.

Los programas de 12 pasos son maravillosos, al menos en mi experiencia, si de algo le doy gracias a Dios es que me haya mandado a los Neuróticos Anónimos. El nombrecito “neuróticos anónimos” esta algo feo, tal vez por eso no va mucha gente. Y también hay gente que le da pena, pero como a mi realmente no me importa lo que digan de mi porque en mi vida he aprendido que van hablar, aunque yo haga lo que haga, van hablar, así que mejor elijo hacer lo que quiero y que sigan hablando.

Feliz domingo a todos.

Dos películas de Richard Linklater

Richard Linklater es un director estadounidense que hace películas diferentes, al menos a lo que yo estoy acostumbrada a ver. Una de ellas, quizá la más famosa, es “Boyhood” película que se filmó en un lapso de 12 años. No pasa nada, no tiene trama (o muy poquito) su chiste es que Linklater tuvo la paciencia, y los actores y productores también la tuvieron para esperar tantos años y ver el paso de tiempo en la familia que protagoniza la historia.

Tiene otra, divertida película que se llama “School of Rock” con Jack Black, me gustó mucho porque habla positivamente de uno de mis grandes amores, la música rock. Hace algunos años salió a la luz “Everybody wants some” cuya trama se ubica en los ochentas, de nuevo una película en la que parece que no pasa nada, solamente es uno un observador de las costumbres y modas, lenguaje y actitudes de la época.

Recientemente vi otras dos películas de Richard Linklater. Una buena y una muy buena. La buena se llama “Last Flag Flying” con Steven Carrell, Bryan Cranston y Laurence Fishburne. La trama es un poco difícil de creer; me hizo llorar varias veces y el final es un final bonito. No es una película que me haya cambiado la vida pero tampoco me arrepiento de haberla visto.

La otra película en cambio, es fantástica. La encontré como por casualidad y creo que eso le puso un ingrediente de la emoción que se siente cuando “descubres” algo. Protagoniza Jack Black, otra vez. Leí en Wikipedia que Linklater siempre trabaja con los mismos actores, además de Jack Black, Matthew McConaughey y Ethan Hawke son de sus favoritos.

Esta película fantástica de que hablo se llama “Bernie”. En un pueblito muy pequeño del sur de los EUA, vive Bernie, un hombre bondadoso y simpático. Soltero, sin hijos, trabajaba en la funeraria. Era muy devoto, como son muchos en el sur de ese país, devoto cristiano. Le gustaba cantar en el coro y participaba en obras teatrales a beneficio de diversas causas benéficas. Todo el mundo en el pueblo lo apreciaba mucho.

Image result for bernie movie

Bernie tenía la costumbre de visitar a los deudos de los muertitos, y llevarles flores o regalitos para expresar su simpatía. No hizo la excepción con Marjorie quien había enviudado del rico del pueblo, el dueño del banco. Marjorie es la fabulosa Shirley Mclaine, quien hace papel similar al de “Magnolias de Acero” sin las partes chistosas. Una verdadera insoportable mujer. Sin embargo, Bernie se gana el corazón de Marjorie y se hacen muy amigos. Muy amigos. Muy muy muy muy amigos.

La cosa no va por donde están pensando sus mentes cochinas porque Bernie al parecer era gay. Simplemente eran muy amigos y ya. Pero esta mujer, extremadamente  neurótica, controladora, extremo dominante, no puede evitar maltratarlo psicológicamente con comentarios y actitudes. Un buen día. Bernie no puede más con sus humillaciones y sin más agarra un rifle y le dispara por la espalda. La mata.

La mete en un refrigerador. En un congelador más bien.

Aquí comienza lo más interesante porque sucede que todo el pueblo como uno solo, apoyan a Bernie. Todos están de acuerdo con el asesinato. Marjorie era tan insoportable con todos y él era tan amable y cariñoso, que increíblemente justifican la acción, el vil asesinato de esta mujer.

Bernie comienza a gastarse el dinero de Marjorie, pero todo lo usa para otras personas. Para él no gasta ni un dolar, lo que hace es ayudar a mucha gente y obsequiar muchos regalos a niños y personas que necesitaban ayuda. Eso incrementó si es posible, la solidaridad del pueblo hacia Bernie.

El juicio tiene que cambiarse de lugar, a otro pueblo, increíblemente porque la simpatía y la solidaridad hacia Bernie es demasiado. Al contrario de lo que normalmente pasa, que tienen que cambiar el juicio de lugar porque la gente odia al asesino y quiere verlo freírse en aceite, en este caso pasa lo contrario.

Por supuesto todo está basado en una historia real.

Jack Black hace un papel espléndido como Bernie. Yo le hubiera dado el Oscar el Emmy y el Tonny. Y hasta el Grammy.

Vale la pena verla. ¿Condenan a Bernie por el asesinato de Marjorie? Eso solo viendo la película podrán saberlo.

Mamá que trabaja

En mi lugar de trabajo, Fundación Bepensa, la estructura es como sigue: hasta arriba el Presidente del Consejo, luego el Consejo, luego el Gerente y luego dos jefes de proyectos, uno de los cuales soy yo. Hace algunos días, regresando de Tizimín, el Gerente le dijo al Presidente: “Fernando, ¿cuándo quieres que nos reunamos para revisar pendientes?” Fernando le contesta, medio serio medio en broma, “¡Cuándo Lucía quiera! ¡qué decida Lucía!”

Todavía medio sin entender, le dije “Fernando, a tus órdenes” Su respuesta fue: “las últimas dos juntas te saliste a la mitad. Así que tú eres la más ocupada. Así que ¡tu pon la fecha!”

Roja como un tomate, o como el logo de Coca Cola, tuve que reconocer la absoluta verdad del comentario. La junta anterior tuve que salir antes de tiempo porque era la obra de Teatro de mi hijo Andrés. Y la junta anterior a ésta, igual me tuve que retirar antes de que termine por que era el festival de fin de curso, también de mi hijo Andrés.

Roja como el logo de Coca Cola, y muy muy apenada, le dije bajito:  “…es que junio es un mes muy complicado…”

Cuando se es una mamá de trabaja, yo no puedo hablar por las demás mamás, pero puedo hablar por mi. Yo como mamá que trabaja me queda muy claro que mi prioridad es ser mamá. Mis jefes lo saben y también mis patrones y creo que se lo he dicho a toda la empresa. Primero mis hijos. Fin de la discusión.

Eso no quiere decir que yo soy la mejor mamá del mundo, lejos de eso, ni que me vayan a dar un premio por mis extraordinarias dotes como madre y esposa, para nada. Solamente quiere decir que en la vida hay prioridades y para mi me queda claro cuales son las mías. Tampoco quiere decir que yo dejo tirado el trabajo, que no cumplo mis objetivos, que no repongo el tiempo de trabajo que me conceden para ver cosas de mis hijos;  y que lo hecho todo, de la mejor manera posible, haciendo mi mejor esfuerzo.

Image result for work mom

Soy una mamá que trabaja feliz porque me encanta lo que hago, y en Bepensa nunca de los nuncas me han negado un permiso para atender situaciones que tienen que ver con mis hijos. Mi esposo también está muy pendiente y ahí la vamos llevando. Y mis hijos han tenido que aprender que hay cosas que no se pueden hacer porque su mamá trabaja.

Quedamos en que la próxima vez que nos veríamos sería el tres de julio y … no voy a poder ir por un trámite de mi hijo Andrés que a fuerza tienen que ir ambos papás. Parece chiste. Muerta de la verguenza le pedí muchas disculpas a Fernando, y él, de lo más amable y comprensivo, supo entender.

Así es esto, en la vida hay prioridades.

Protegido: Queso de bola y queso de lata

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Bloquée y fui bloqueada

Hago una comparación con el inmortal poema de Amado Nervo que se titula “En paz” cuyas últimas estrofas dicen más o menos así:

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. 
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Ahora yo digo: “bloquée y fui bloqueada. ¡Whattsapp nada me debes. Whattsapp estamos en paz!”

Últimamente he escuchado y leído una discusión que se alarga desde los comienzos de la historia. ¿Qué es mejor: intentar solucionar las cosas o cortar por lo sano? Me refiero a cuando hay conflicto entre dos seres humanos.

Image result for whatsapp

El conflicto es inevitable. No creo que haya una sola persona que haya vivido enteramente sin conflictos. Incluso seres espirituales de gran estatura como Juan Pablo II o la Madre Teresa, tenían detractores y enemigos. Qué más podemos esperar de nosotros los “normales”.

Lo maduro es intentar resolver el conflicto. Intentar el diálogo o la negociación, gestionar de una manera adulta mediante la palabra, sin hostilidades sin insultos sin agresiones; llegar a comprender qué es lo que pasa y como se puede resolver de la mejor manera.

Sin embargo, aunque esto es perfectamente lograble en muchos muchísimos casos, es imposible en algunos otros. En algunos casos, lo más sano es la “fuga geográfica” así le llaman a esa acción de “cortar por lo sano”.

En estos tiempos modernos, la “fuga geográfica” se traduce (en parte) a “bloquear” a esa persona por whattsapp, por facebook y otras redes sociales. Es una estrategia a mi gusto, perfectamente válida y razonable. Me hace pensar en la cantina para el alcohólico. La cantina no tiene nada de malo. Es un negocio donde venden bebidas alcohólicas a donde van personas a conocer gente, platicar, divertirse, etc. Muchísima gente visita la cantina y pasa un rato ameno y agradable sin mayores consecuencias.

Sin embargo hay algunas personas para quienes visitar la cantina es un problemón. No pueden controlar el alcohol que toman; el alcohol es su peor enemigo ya que los orilla a endeudarse, a pelearse y ser agresivos; o a deprimirse y llorar; y aún después de haber salido de la cantina, sigue la cruda económica moral y física. Todo un desmadre por haber ido a la cantina una horas.

La cantina es lo mismo en el caso de algunas personas para otras personas. La persona A es la cantina y la persona B es el alcohólico. La persona A es perfectamente amable y encantadora para la mayoría de la gente. Pero no para la persona B, quien no debe ni acercarse a la persona A porque sufrirá las consecuencias. Algo así me imagino.

Yo soy la cantina para quienes me han bloqueado y yo tengo mis propias cantinas a las que a mi vez, he bloqueado también. No tiene remedio, así es. La solución del alcohólico de NUNCA VOLVER A PISAR UNA CANTINA parece drástica pero es la mejor. La determinación que tomaron quienes me bloquearon puede parecer exagerada, pero no lo es. No lo es. Es la mejor decisión, como se puede corroborar con la paz que se siente al no tener que lidiar al enfrentarse con la cantina “Lucía”.

Como dicen en Missisipi: A-mén to that.

El documental de Osho y mis ojos cuadrados

De repente me encuentro en mi facebook citas o frases de este “Osho”. Por ejemplo: “Si amas una flor, no la levantes. Porque si la levantas, muere y deja de ser lo que amas. Entonces, si amas una flor, déjala ser. El amor no se trata de posesión. El amor se trata de apreciación”

Image result for quotes osho

Es una linda frase, ¿sí o no? Yo no sabía nada de Osho hasta que leí esas frases en mi facebook y pensé “qué lindo”. Hasta ahí mi relación con el tema. Punto.

Llego, otra vez, el viernes a mi casa, abro Netflix y lo primero que veo es WILD WILD COUNTRY escrito en letra cursiva hermosa, como de invitación de boda. “A ver…” me dije. Seis capítulos. Desde el primero momento, mis ojos, que son pequeños, iban tomando una forma cuadrada, que conservo hasta ahorita. Ojalá que vuelvan a su posición natural algún día.

LA RAZÓN DE LA CUADRADEZ DE MIS OJOS

  • La cantidad enorme de dinero que manejaba esta gente. Osho llegó a tener 20 Rolls Royce. (4 millones de pesos cada uno) Lo mucho que se pudo hacer dentro la legalidad, aún cuando haciéndolo estaban dañando a otras personas.
  • La firme convicción y convencimiento de la gente que lo seguía de que estaban haciendo lo correcto a pesar de que estaban literalmente asesinando personas. Asimismo, la convicción de que el líder Osho era completamente inocente de lo que estaba pasando a pesar de que todo estaba pasando en nombre de él.
  • La tranquilidad con la que estas personas, presuntos asesinos o cómplices de asesinato, hablan de lo que hicieron como si no hubieran hecho nada. La soberbia de quienes defienden sus actos, cuando supuestamente son o deben ser líderes espirituales que brindan un camino de esperanza a su seguidores…
  • Por último, en una idea más personal, el cuidado que debo tener acerca de lo que leo, que me puede parecer lindo o inspirador, es producto de una mente absolutamente enferma y manipuladora.

NO LEAS LO QUE SIGUE SI PIENSAS VER EL DOCUMENTAL. 

Érase una vez un pequeñito pueblo en Oregon de apenas 40 habitantes. De repente, unos líderes espirituales indios o hindús, y sus varios cientos de seguidores, compran el rancho que está ahí al lado, de muchas muchas hectáreas, y de la nada, construyen una comunidad de primer nivel, con ¡aeropuerto! ¡presas! ¡lagos!

Los vecinos, que tienen miedo al cambio, como todos los seres humanos salvo unas pocas notables excepciones, se sienten invadidos en su tranquilidad. Unos meses después sucede un ataque a un hotel propiedad de los indios o hindús. Como resultado, los indios o hindús levantan una fuerza policíaca armados con AK47 de fabricación rusa y vestidos ridículamente de color lila.

Además, empiezan a comprar todo el pueblito y a cambiar los nombres de las calles con denominaciones indias o hindúes. Los del pueblito no podían hacer mucho al respecto porque todo era perfectamente legal. Desagradable y molesto, pero legal.

Llega el día de las elecciones en el pueblito cercano de Wasco en Oregon y con el fin de conseguir suficientes votos a su favor y suficientes menos votos a favor de los locales; echan virus de salmonella en diez restaurantes y más de 700 habitantes de la comunidad de “The Dalles” en Oregon se enferman gravemente. Además, y peor aún, hacen planes para matar al Fiscal de Distrito de Oregon que los estaba investigando por ciertos matrimonios que habían promovido para conseguir la green card americana.

Pasan muchas cosas más, finalmente los atrapan a Osho y su asistente Sheena. Osho se declara culpable y le ponen una multota y lo dejan libre, así que se larga a la India a seguir con su comunidad de adoradores y un buen día muere como si nada, ultra millonario y tan tranquilo.

La asistente Sheena pasa 10 años en la cárcel y luego se va a Suiza donde abre una clínica para viejitos. No es que yo favorezca el “ojo por ojo y diente por diente” sin embargo, si me preguntas a mi, 10 años de cárcel por intentar matar a 750 personas de salmonella, entre otras linduras, me parece un poco desproporcionado.

¿LO RECOMIENDO O NO LO RECOMIENDO? 

Sí lo recomiendo, porque es un tema que puede servir para abrir los ojos, cuadrados o no. Abrir los ojos acerca de lo que leemos, de lo que escuchamos, de lo que ciertos grupos o personas son capaces de hacer cuando pierden la percepción de la realidad en su afán de lograr un objetivo que parece “bueno”.

De lo que huye el hombre muere

Mi papá #pájaro tenía un temor horrible a caerse de la hamaca. Corrijo, tenía terror a que la hamaca se cayera mientras él estaba adentro. (¿o se dice “encima”?)

Cuando se iba acostar en su hamaca, seguía un ritual que consistía en comprobar que el hamaquero estuviera bien pegado a la pared, y que la “S” que estuviera bien colocada; que la soga estuviera bien enganchada en la “S” y que la hamaca estuviera bien amarrada a la soga. Siempre colgaba la hamaca a un centímetro del suelo, apenas lo necesario para que pudiera mecerse sin topar con el piso. Era muy cuidoso con el asunto porque, como he dicho, le preocupaba mucho que la hamaca se cayera y pudiera quebrarse un hueso o la cadera. Decía que si se quedaba “inútil”, postrado en una silla de ruedas, nosotros, sus hijos, lo íbamos a llevar todas las tardes al parque de la Alemán a que se quede ahí sentado horas de horas bajo la lluvia y la caca de los pájaros.

Un día llego a casa de mis papás y mi mamá me dice “se cayó la hamaca de tu papá”

Gracias a todas esas precauciones arriba mencionadas, no le pasó nada, más que un sentón. “Pero, ¿¿qué pasó??” le pregunté a mi mamá. Su respuesta fue “Ya ves. De lo que huye el hombre muere”

A lo largo de mi larga vida he corroborado esta frase many, many times. Aquella mujer que era maestra de un gimnasio, estaba en perfecta condición, comía sus licuados proteínicos y cuidaba mucho su alimentación, jamás fumaba ni bebía. Antes de cumplir los 50 años la invadió un cáncer.

Otra señora que conozco que ha luchado durante años de años para tener dinero, ha trabajado horas de horas, ha emprendido negocios, ha pasado la mayor parte de su vida intentando ser rica; hoy por hoy tiene más de 70 años y aún pide prestado para llegar a fin de mes.

Sería una inmadurez y una tontería pensar que el camino a seguir es dilapidar el dinero, volverse una floja, dedicarse a la cochinita y a ver tele, o en el caso de mi papá #pájaro, colgar la hamaca con las sogas raídas o colgarla tan alta que queda horizontal y dura como una puerta. Nada de eso.

Image result for hamaca yucateca

Solo que estas experiencias nos hacen pensar, al menos a mi, que aquello que me obsesiona, seguramente me va alcanzar, de una u otra forma, acabaré bajando la guardia y en ese momento ZAZ me caerá encima. Parece chiste, sin embargo los ejemplos que he presenciado, me hacen pensar que no es chiste, que es una realidad la frase “de lo que huye el hombre muere”

Así que, eso que me preocupa, lo pongo en manos de Dios, y observo encantada como la ansiedad desaparece, pues se la he dejado a Dios. Me siento tranquila y dejo de huir de aquellas ideas o miedos que en realidad no existen, solamente están en mi imaginación. Para que luego no me vaya a pasar como a mi papá y se me caiga la hamaca.

 

La Terrible Gracia de Dios

El griego Esquilo escribió: “Aquel que aprende debe sufrir. Incluso en nuestro propio sueño no podemos olvidar el dolor, que cae gota a gota sobre el corazón. Y en nuestra propia desesperación, aún en contra de nuestra propia Voluntad, viene la sabiduría, por la terrible gracia de Dios”

La primera vez que escuché este poema fue hace unos días como parte de un documental de Robert Kennedy. En inglés dice “He who learns must suffer. And even in our sleep, pain that cannot forget falls drop by drop upon the heart, and in our own despair, against our will, comes wisdom to us by the awful grace of God

La gracia de Dios puede ser terrible. En otras traducciones que leí, dice “tremenda”. Pero no, no es “tremenda” es “terrible”. La Gracia de Dios puede ser terrible.

Para explicar lo que pienso acerca de ésto, que se siente muy duro, me remito a un ejemplo que leí en internet y que me pareció estupendo. Supongamos que tienes un magnífico trozo de carne y que quieres rebanarlo, y que para ello solamente cuentas con tu smartphone. Con el smartphone no puedes cortar la carne, para eso, necesitas un cuchillo. Con el smartphone puedes leer acerca de cuchillos, puedes ver la imagen de uno, puedes incluso comprar uno y que te lo lleven a tu casa. Pero, por más que hagas, no podrás rebanar la carne usando tu teléfono.

Lo mismo pasa con el cerebro de todos nosotros.

El cerebro humano ha servido para domesticar el fuego, los animales, entender las estrellas, los principios de la física, educar a nuestros hijos, escribir obras hermosas y también horribles, crear, destruir, descubrir, ocultar. Pero no sirve para entender la Voluntad de Dios.

Image result for stars

He escuchado muchas veces a personas quejarse de porqué Dios no les concede eso que que quieren, que no es nada extraordinario: pareja, hijos, estabilidad, salud. Sufren mucho y sufren fuerte porque no entienden que en el plan de Dios no todos tenemos una pareja, no todos tenemos hijos, no todos estamos sanos. Es más, por simple observación podemos darnos cuenta de que no todos tenemos libertad, o seguridad, o comida caliente tres veces al día. Es la Voluntad de Dios, y no nos toca entenderla, solamente seguirla.

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. El 95% del sufrimiento que sentimos en nuestra vida viene de que buscamos hacer de nuestra vida lo que nosotros querramos; insistimos en hacer nuestra voluntad, no la de Dios. Es un sufrimiento infantil.

Y hay ese dolor que Dios manda, que cae gota a gota y por el cual, incluso sobre nuestra propia desesperación y en contra de nuestra Voluntad, llega la sabiduría, por la terrible Gracia de Dios.

El documental de Bobby Kennedy

Ya estoy como el chiste de aquel judío que iba caminando por la colonia Polanco en el DF cuando llega Juan y le acomoda una sarta de madrazos… “Oye, ¿¡¡Qué te pasa!!?, ¿¡¡ Porqué me pegas !!?” y Juan le dice: “¡¡Por que los judíos mataron a Cristo!!” “Pero eso fue hace dos mil años!!” “Pues sí, pero yo me enteré ayer…”

Nosotros los de la generación X crecimos escuchando todo el tiempo acerca de John F Kennedy: que si era progresista y que si era muy guapo y era católico y que si su mujer bellísima y pobre lo mataron en Dallas y dos días después mataron a su asesino y la viuda Jacky se casó con un griego horrible pero millonario …

Después seguimos la vida de sus hijos sobre todo del guapérrimo John John que en mi muy modesta opinión si hubiera un premio al más guapo de toda la historia de la humanidad, que se lo den a John John por favor. Vivimos los diez días que su avioneta estuvo extraviada con gran angustia y al saber que había fallecido sentimos (yo sentí, eso for sure) enorme tristeza y profundo dolor que todavía no se me quita del todo.

Image result for bobby kennedy for president

Acerca del Presidente Kennedy se han hecho literalmente toneladas de películas, series de televisión, videos y documentales, destacando sobre todo la película de Oliver Stone con Kevin Costner que para nosotros los que estábamos jóvenes y bellos en los noventa fue motivo de discusiones y pláticas acerca de la “bala mágica” y del video Zapruder… otro ejemplo, no hace mucho Chandler de “Friends” y Joey de “Dawson Creek” protagonizaron otra serie de televisión donde Joey hace el papel de Jacky Bouvier y Chandler el Edward Kennedy con todo y acento de Boston.

Sin embargo, acerca de Robert Kennedy, el hermano de John y Edward, al menos yo, no había escuchado hablar mucho. Incluso el hermano Edward debido al incidente en Chappaquidick, también ha sido objeto de documentales y películas, tal vez más que el pobre de Robert.

De Robert sabía que lo habían asesinado justo el día que había ganado las primarias de California enfilado abiertamente a convertirse en el próximo Presidente de los EUA y convertirse en el seguidor o continuador de los ideales de su hermano asesinado en 1963. No sabía mucho más que eso.

Así las cosas, llego el viernes a mi casa dispuesta a pasar el fin de semana viendo Netflix y lo primero que veo es “BOBBY KENNEDY FOR PRESIDENT” ¡nuevo documental!

El documental consta de cuatro capítulos que hablan de toda su vida, desde que era muchacho hasta que lo matan. Me dejó sumamente triste. Es que, al momento de su muerte, de su asesinato, Robert F Kennedy era:

  • Joven (42 años)
  • Guapísimo
  • Simpatiquísimo
  • Preocupado y trabajando por los más pobres, los más segregados, los más desprotegidos, los que nadie quería
  • Con diez hijos y uno en camino
  • Etc

Me hizo sentir muy triste el desperdicio de una vida que prometía mucho en los primeros planos de la Historia Universal; supuestamente asesinado por un loco que “actúo solo”. Aprovecho este foro para pedir a las autoridades que dejen de hacernos creer que los asesinos “actúan solos” (como nuestro Aburto aquí en México) a otro chino con ese cuento que nadie se los cree.

En 2018 se cumplen 50 años de su muerte, por eso el documental. Me gustó  mucho, esos diez años de la historia de EUA y del mundo están llenos de sucesos y hechos claves que hasta hoy nos afectan; sin embargo, me quedé muy triste. Igual que Juan cuando se enteró ayer, que los judíos mataron a Cristo.

El adulto bebechón

Desde hace varios años que asisto a los Neuróticos Anónimos. Conmigo eso del anonimato ya valió gorro, si lo estoy publicando en mi blog con tanta desfachatez. Sin embargo, yo tengo derecho a decirlo acerca de mi misma, más no debo decir los nombres de las personas que me encuentro en las reuniones. Si quieren esa información, son $50 pesos.

Neuróticos Anónimos es una asociación que trabaja con los mismos 12 pasos que los Alcohólicos Anónimos, y los mismos “conceptos” y las mismas “tradiciones”. Los libros son los mismos también, y también hay otros libros que son propios de NA.

Cada grupo tiene sus horarios, en mi grupo se sesiona de lunes a viernes de 8 pm a 9.30 pm. Ayer estudiábamos la “Tercera Tradición”. Que dice que en NA (o cualquier programa de recuperación de 12 pasos) no hay requisitos ni reglas, solamente el deseo de recuperarse.

Al principio cuando surgieron los primeros grupos, había muchísimas reglas, que son producto del miedo. Reglas como por ejemplo “a AA no pueden entrar mujeres; o personas sin empleo; o personas de color” etc. Todas esas reglas son producto del  miedo, y como sabemos el miedo no existe en la realidad sino que es un invento de nuestro ego o de nuestra mente.

Un compañero del grupo (si quieren saber su nombre son $50 pesos) comentó a la sesión que para él, los neuróticos somos un grupo de personas adultas, con cuerpos de adultos, con edades de 30, 40, 50 o más años, quienes por dentro somos “bebechones” esa palabra utilizó. Tenemos compromisos con las autoridades, responsabilidades como mantener a nuestros hijos o cumplir objetivos laborales, etc y al mismo tiempo por dentro somos como niños.

Los bebés cuando tienen un problema lloran o gritan y con eso basta, un adulto se los resuelve. De igual manera, los neuróticos al no poder controlar nuestras emociones, gritamos o nos dejamos llevar por la ira, por el coraje, y exigimos, demandamos que nos resuelvan el problema, quizá otra persona, un familiar, quizá el jefe, quizá el gobernador del  estado, tal vez la pareja, etc.

Image result for grown up baby

Pensamos que si la estrategia sirvió cuando éramos bebés, ¿por qué no nos va a servir ahora que somos adultos? Pues no, no sirve. No es lo mismo tener dos años que cuarenta años. Esperar que otra persona u otra instancia te resuelva el problema, no funciona, nunca. Siempre cobra una factura de infelicidad o sufrimiento. Si no eres tú mismo el que se hace cargo de tu vida, vas a sufrir. Esto es una realidad. Engañarse a sí mismo no va a cambiarla, solamente va a empeorar el sufrimiento.

Ser un adulto responsable es muy difícil y más aún en esta época de 2018. La edad para ser autosuficiente ha ido incrementándose con las décadas. Mi papá #pájaro me contaba que él desde muy jovencito, 16 ó 17 años tuvo que buscarse la forma para ser autosustentable. Nosotros comenzamos esa etapa de adultos responsables al terminar la carrera, quizá 24 ó 25 años. Y ahora, cada vez está más lejano ese día.

Es difícil asumir la responsabilidad y es difícil lograr las condiciones en estos tiempos del 1%.

Es difícil ser adulto cuando se es un “bebechón”. Así lo decía mi compañero del grupo de NA, de quien con gusto les puedo decir su nombre, previo pago de $50 pesos.

La Loca de la Casa

La loca de la casa es un término que utilizaba Santa Teresa para referirse a su imaginación, que se empañaba en interrumpirla cuando ella estaba en profunda oración.

La frase es la mejor descripción que he leído acerca de mis pensamientos. Me han molestado mucho toda mi vida y no me han servido para nada. Ya bien cumplidos los cuarenta años me vino a caer el veinte de que los pensamientos solamente causan ansiedad e inquietud y no nos traen nada bueno.

Me refiero a lo siguiente: digamos por ejemplo que estoy en mi vehículo y estoy manejando del punto A al punto B. En mi mente se producen una serie de pensamientos: “…mis hijos …mi trabajo…  mi familia (las tres: de origen, nuclear y política)… los precios… mis actividades… mi salud… la salud de los otros…” y muchísimos temas más, muchísimos pensamientos más, todos inútiles.

Gracias a Dios, descubrí que esos pensamientos no sirven para nada. Yo antes pensaba que me ayudaban a resolver algún problema o situación que me estuviera preocupando. Luego también caí en la cuenta que la misma acción de preocuparse no sirve para puta madre. (perdón por la palabrota)

Ahora lo que hago es intentar mantener en silencio mi mente el mayor tiempo posible. Es sumamente difícil. Lograr que la mente se mantenga en silencio es … pues eso, muy díficil de lograr.

Cuando busco la solución a algún problema de los que siempre hay, mejor mantengo mi mente callada. Así, de repente, como de la nada, aparecen las soluciones. (las manda Dios) Para que podamos escuchar a Dios, tenemos que tener una mente silenciosa. Los pensamientos son generados por el ego, que como siempre, solamente busca hacernos sufrir.

Es cuando mi mente ha estado callada que me he sentido mejor, no solamente en términos de tranquilidad y paz interior, sino también de salud, aprovechamiento del tiempo, solución de problemas, respuesta a dudas y a la acción que debo tomar o dejar de tomar con respecto a lo que me está tocando vivir en ese momento. Al contrario, el desfile incesante de pensamientos discurriendo por mi cabeza, no solamente no sirve de nada sino que además, me quita muchísima energía. Genera toda la ansiedad del mundo. Generan incluso, otros problemas, inventados y que solamente existen en mi mente, no en la realidad.

He podido identificar, más o menos, los momentos en los que mi mente comienza con sus cosas. Son: cuando voy en mi coche manejando, sobre todo en carretera; y cuando salgo a caminar, los primeros kilómetros, la “loca de la casa” me ataca sin piedad. Para los episodios en coche, gracias a Dios, caí en la cuenta que si me pongo a pedir por las demás personas, la loca se calla. Entonces si pasas junto a mi mientras estoy manejando, seguramente estoy hablando “sola”, no es que esté hablando sola, estoy pidiendo a Dios por los problemas de las personas que conozco y las que no conozco.

Image result for santa teresa de jesús

Escuchar música con atención, fijarme con mucho detenimiento en lo que me rodea, escribir, también me ayudan a mantener a la loca en silencio. La mujer está decidida a molestarme a que yo le haga caso a que me sienta con miedo y preocupaciones. Con el favor de Dios yo no debo de permitir que se sienta viva (la loca de la casa) pues cada vez que ella se siente así, yo me siento dolida, o preocupada, o temerosa, o cansada, y nada de eso es Voluntad de Dios.

Santa Teresa decía de su imaginación “El postrer remedio que he hallado, a cabo de haberme fatigado hartos años…, es que no se haga caso de ella más que de un loco, sino dejarla con su tema”

Santa Teresa tenía toda la razón.

Netflix y las adicciones

Netflix llegó a México en el 2011 y a mi casa hace un par de meses. La razón por la que nos tardamos tanto en recibir a Netflix en la casa es porque me conozco que tengo una fuerte tendencia a las adicciones y sabía el peligro que corría.

Ya he comentado en este blog de cuando, a inicios de los 90, mis amigas me regalaron la televisión por cable y como resultado yo no quería salir más que lo mínimo a la calle con tal de quedarme a ver tele.

Similar me sucedió en 1987 u 88 cuando a mi sobrino Roberto le compraron un Nintendo NES, la primera versión con el primer juego de Mario Bros todo pixelado. Cualquier oportunidad que se presentaba de ir a su casa para jugarlo era sumamente aprovechada. Se organizaban las salidas a Bimbombao o Zac-Nah y yo no quería ir a ningún lado con tal de seguir intentando rescatar a la fucking princess. Era un martirio matar al “dragón” (ya sabemos que no es un dragón) y encontrar un letrero que decía “the fucking princess is in another castle” (tal vez sin la palabra fucking). Sin embargo orgullosa me siento de decir que gané todo el Mario Bros, el Duck Hunt, así como los juegos Contra, Pleasure Island y Kid Icarus.

Image result for mario bros nes

La razón por la que no quería tener Netflix en la casa es precisamente porque conozco mi tendencia a las adicciones electrónicas por así llamarles. En esas otras experiencias, con la tele por cable y con el nintendo, yo no tenía hijos, ni mayores obligaciones. Hoy por hoy, es más complicado que en aquel entonces. Llegan mis hijos a decirme:

–Mamá, tenemos hambre

–¡¡Agghhhh estoy viendo el documental de Whitney Houston! ¡¡coman cereal o háganse un sandwich!!

También me dicen: “mamá, tenemos que ir a la escuela. ¿nos llevas?” “¡¡Aggghhhh estoy viendo el documental de Kurt Cobain! ¡vamos rápido!”  Con todo el dolor de mi corazón le pongo pausa a lo que estoy viendo y los llevo a la escuela.

Mi vida se resume como sigue: Ir al trabajo– ver Netflix — dormir. Los fines de semana es: Ver Netflix– dormir. Se repite todo otra vez a partir del lunes.

Ayer sábado vi el documental de Whitney Houston. Se llama “Can I be Me?” Una historia muy triste para quienes la vimos nacer, crecer y morir. Una lección de cómo aquellos que lo tienen todo, no necesariamente son felices. Whitney tenía TODO: preciosa de pies a cabeza; voz increíble, pocas veces igualada, la riqueza, intensidad, complejidad de su voz; no sé si son los términos adecuados: su voz era sensacional. Vendió millones y millones de discos, logró romper records musicales, llenó conciertos. Todo eso se fue a la basura por su adicción a las drogas, que utilizaba –según el documental– desde muy jovencita y porque todo el mundo lo hacía, como algo “recreacional” y acabó siendo la causa de su muerte a la muy temprana edad de 48 años.

Image result for can i be me

Se menciona en el documental otras situaciones, por ejemplo su supuesto lesbianismo, sus papás sobre demandantes, el marido Bobby Brown medio zafado; queda bien claro que fueron las drogas las que ocasionaron no solamente su muerte sino la de su hija de 22 años Bobbi Kristina. Qué bueno que Whitney no vivió para ver a su hija morir tan joven y bonita. Un padre nunca debe enterrar a su hijo.

Volviendo a Netflix, ya tengo una lista enorme de videos, series y películas para ver… lo sabía, damn it, lo sabía… por eso no quería recibir a Netflix en la casa.