Audífonos

Mi hijo Pablo para la Navidad del año ante pasado (la del 2017) pidió una pequeña tornamesa para hacer mezclas de canciones. No costaba cinco pesos, tampoco era lo  más caro del mundo. Lo pensamos, sacamos cuentas. Total que se la compramos.

500 pesos

Un año después… Pablo la vendió y le ganó un poco de dinero, unos 500 pesos más. Hasta aquí todo bien. De repente, en otro día, veo a Pablo con unos audífonos muy sofisticados que sacaba de una cajita. ¿Y eso? – le pregunté. Me dice que son inalámbricos, que se los prestó su amiga del salón de clases. ¡Wow qué modernos! le dije.

Pablo me contestó: “Con el dinero de vender la tornamesa, quiero comprarme unos como éstos” “¿Ah sí?” le dije. “¿Y cuánto cuestan los audífonos inalámbricos?”

500 pesos

Me dijo una cantidad… que casi me da una embolia ahí mismo en el salón de belleza para hombres donde estábamos esperando pacientemente que le hagan su corte de pelo.

No voy a decir la cantidad que cuestan los audífonos, más sin embargo, es importante para darnos una idea y entender lo de mi embolia. Así que pondré la cantidad escondida en esta publicación. ¡Suerte para encontrarla!

500 pesos

Medio injertada en pantera, y tratando de dismular un poco para que no me vayan a correr del lugar… le dije… a mi hijo Pablo… que está como loco… si cree… que puede gastar esa cantidad de dinero… en unos… ¡¡¡AUDÍFONOS INALAMBRICOS!!!!

500 pesos

Aquí en mi blog, seré honesta, y abiertamente lo diré, aunque sé que le voy a caer mal a varios. Se me hace una ridiculez darle a niños de 14 ó 15 años, cosas como lentes Ray Ban, bolsas de marca Coach, celulares Iphone X, etc. Aunque tengas el dinero. Digo, si además de todo, te estás endeudando o estás dejando de pagar colegiaturas hacer esas extravagancias, ya estamos hablando de otro nivel. Asumo que las personas que hacen este tipo de gastos tienen el dinero suficiente para hacerlos. Pues con todo y eso, se me hace una barbaridad.

500 pesos

Por supuesto que podemos decir que estoy como esos animalitos que comen nueces, de cola frondosa y que andan por los árboles coníferas, porque yo no tengo el dinero para comprar ni las bolsas ni los lentes ni el Iphone. Y por supuesto que algo hay de eso. Por supuesto que tengo envidia. A mi me gustan las cosas finas y caras, pues a quien no. No soy el Dalai Lama.

500 pesos

Sin embargo, creo, repito, CREO, que si tuviera el dinero, tampoco lo haría. ¿Qué van a querer estos niños, cuando tengan 25 años, 30 años, 35 étc, si a los 15 ya andan con estos lujos? ¿Qué necesidad hay de que los demás vean que tengo el dinero para pagar esos artículos? En México hay tanta pobreza tanta carencia que decirle a tu hijo de 15 años te doy unos lentes de cinco mil pesos cuando hay niños que no tienen ni que comer, no creo que sea el  mensaje adecuado. Porque una cosa es que yo trabaje y me gané el dinero y me compré mi coche o mi casa o mis lujos; y otra es que me lluevan del cielo sin qué ni para qué.

500 pesos

El tema es controversial, como tantos otros. Finalmente somos libres de hacer lo que queramos mientras no perjudiquemos a terceros. ¿no es así?

Green Book

Me encantó la película Green Book. Es una película dulce, bien hecha, bien narrada. Me hizo sentir esperanza, la película “Green Book”.

Las personas de color en los estados del sur de los EUA vivían bajo las leyes “Jim Crow” que eran terribles. Incluían desde insultos y desprecios, hasta no poder sentarse en el mismo lugar que los blancos en los restaurantes o conciertos, no poder asistir a la misma escuela de los blancos, o acciones mucho peores -como el linchamiento- por casi cualquier cosa. Y esto, simplemente por el hecho de tener la piel de otro color.

La película “Green Book” se trata de un virtuoso pianista con la piel oscura que tiene que viajar por el sur de EUA para dar unos conciertos y se apoya en Vigo Mortensen, quien es un ítalo americano de NYC para que lo ayude a defenderse de los inevitables ataques. La película vale mucho la pena porque es como un cuento muy dulce, narrado con delicadeza, con amor. Excepto una escenita en una regadera que para  mi gusto sale sobrando, toda la película es eso, un lindo y muy disfrutable cuento de hadas, lleno de esperanza.

gb

No entiendo muy bien a qué se refieren las personas que hablan de las “minorías”. Homosexuales, personas de color, judíos, mujeres… todos esos grupos y varios otros han sido descriminados, asesinados, perseguidos, han sido objeto de ataques extremádamente violentos por situaciones que no son su culpa. Yo soy mujer y no es mi “culpa” simplemente nací así. No soy blanca, mi tonalidad es amarilla como la de los Simpson, pero sea como sea mi tono de piel, no hice nada para recibirlo, así me tocó.

Recientemente es que estos grupos están recibiendo respeto, validación, están siendo aceptados, entonces resulta que son “minorías” que nos quieren imponer su “ideología”. ¿Cuál es esta “ideología” exactamente? ¿La de “no me maten por favor”?

Cuando supe que en Brasil con el nuevo presidente Jair Bolsonaro “las niñas vestirán de rosa y los niños de azul” pensé: si yo hubiera tenido una niña, siempre hubiera estado de azul. Yo misma, Lucía, casi siempre estoy de azul o de negro. Destesto los colores pastel. Nada de verdecito, rosita o amarillito para mi. No me da la gana. Por lo tanto mis hijas, a las que yo educaría como yo quiera, pues supuestamente tengo esa libertad, estarían de azul, all the time, same as me.

Esta gente de extrema derecha que siembra el odio y el temor, está muy tonta si piensa que se va a salvar de recibir exactamente eso: odio y temor. La señora del azul y rosa, está imponiéndose sobre los derechos de la gente de ser padres según quieran. (dentro de los límites del trato digno y los derechos infantiles básicos). Que no se espante si el día de mañana cuando yo no esté en la posición de privilegio de trabajar en el gobierno, aquellos a los que ella obligó a usar rosa, la obliguen a ella a usar lo que ellos quieran.

Por eso Green Book, es tan buena película, pues devuelve amor, y esperanza, a un tema que representa un capítulo muy oscuro de la historia de la humanidad.

La novia ilusionada

Erase una vez un señor que se llamaba Eduardo y todos le decíamos “Huayo”. De hecho yo le decía “tío Huayo” por esa costumbre tan yucateca de decirles “tíos” a todos los adultos que te encuentras en el camino mientras vas creciendo.

Cuenta la anécdota que un día el tío Huayo fue a una boda y que la novia, primorosa vestida de blanco con su ramo de flores y llena de ilusiones, se le acercó y dijo: “Don Huayo ¡qué felicidad! ¿Cómo ve usted? ¿Me va a ir bien?” y tío Huayo le dijo “claro que no, linda, a nadie nos va bien, ¿tú porqué vas a ser la excepción?”

Ahorita que estoy estudiando filosofía, me tocó exponer acerca de “las cuatro nobles verdades” del budismo. Estas dicen (extra simplificado) … 1. La vida es sufrimiento debido a que siempre estamos deseando o ambicionando o anhelando algo…  2. este estado de “desear” algo y por lo tanto de sufrir, parece ser constante … 3. hay una forma de finalizar este ciclo …  4. la forma de romper este ciclo de sufrimiento es siguiendo el “noble camino óctuple”

Según las enseñanzas del Buda, si estás sufriendo es porque hay algo que deseas. En esta vida moderna, cada vez con más frecuencia proviene del deseo de algo material, pero también puede ser salud, o lograr algún objetivo, perdonar alguna ofensa, descansar, algo está en nuestra lista de deseos y mientras lo obtenemos, sufrimos, y cuando lo obtenemos, comienza el deseo de otra cosa, así que el sufrimiento continúa.

Image result for ciruela pasa

Tal vez no era el momento ni el lugar, pero el tío Huayo, tenía toda la razón del mundo.  La vida es difícil, problemática, todos nos toca nuestra cucharada de sufrimiento diaria o semanal, o de varias veces al día o de muchas semanas enteras.

Lo que el Buda decía, que el sufrimiento se acabará cuando renuncies a los apegos, cuando permites que todo pase, hasta la ciruela pasa. Es una sugerencia que puede servirnos, cuando nos encontramos sufriendo, mejor dejarlo pasar, mejor ponerlo en manos de Dios y dejarle a él la chamba de arreglarlo.

Luego entonces, para este 2019 que hoy comienza, mis deseos son … que fluya. No apegarse, no aferrarse.

Mis deseos son, qué todo pase. ¡Hasta la ciruela!

Qué rápido pasa el tiempo

Si algún comentario he escuchado este 2018, más allá de las capacidades de nuestro nuevo presidente o las palabras “caravana” o “casa de las flores” o “salte de mi vida”, es el comentario: “¡Qué rápido pasa el tiempo!”

Parece que fue ayer que cambiamos de año y henos aquí, cambiando de año otra vez. Hay algunas explicaciones para esto:

a) Porcentajes. Cuando teníamos 5 años, un año representaba el 20% de nuestra vida. Cuando tienes 50 año, un año es apenas el 2%.

b) Recuerdos almacenados. Cuando eres niño, todo es nuevo, y todo es emocionante. Los recuerdos más cargados de emociones son los que mejor se almacenan. Lo que podría describir como “importante” en mis primeros 10 años de vida son muchas cosas novedosas, entre amigos, escuela, aprender habilidades, conocer lugares. Y lo que puedo describir como “importante” de que cumplí 40 a los 50 años, son, ¿qué? ¿ocho o diez eventos?

c) Otra razón de porqué sentimos que el tiempo pasa más rápido es el tiempo de ocio. Cuando estamos en las redes sociales o viendo tele o jugando juegos digitales, el tiempo como que fluye más rápido… en la vida moderna invertimos más tiempo a éstas acciones. Entramos a Facebook o a Instagram muchas veces durante el día y cada vez son varios minutos y estos minutos pasan muy rápido.

Según un estudio, que se puede consultar aquí, la sensación del tiempo que pasa muy rápido alcanza su máximo alrededor de los 50 años y a partir de esta edad en adelante, vuelve a tomar un ritmo más nivelado. También tiene que ver que en estas edades, antes de los 50, uno está en la etapa productiva, de trabajo, tal vez estudios, hijos chicos, haciendo muchas cosas al mismo tiempo y mientras más actividades tenga uno, menos tiempo para hacer cada actividad por separado.

Image result for 2018 BYE

Este 2018, pasó rapidísimo. Parece que fue ayer que se llevaron a cabo los juegos olímpicos de invierno de Pyeonghang; que nos enteramos de la desgracia en Parkland, Florida, en la que murieron 17 jóvenes; parece que fue ayer que le dieron calidad de vitalicio al Presidente de China, abriendo la posibilidad para que otros países, “democracias”, caigan en lo mismo; no hace ni cinco minutos que Cuba tiene un presidente que no se apellida Castro: Miguel Díaz; se siente como de la semana pasada, que Donald Trump abandonó el acuerdo nuclear de Iran, y que se casaron Harry y Meghan.

Que los dos presidentes de Corea del Norte y del Sur se encontraron en la frontera y que el de EUA visitara al de Corea del Norte porque creyó que por eso le darían el Nobel de la Paz y así poder decir que ya le “ganó” a Barack Obama…

Nos parece tan reciente cuando Francia ganó el mundial, y cuando sucedió el único momento del año en que como mexicanos nos unimos en una sola voz, y eso fue no para las elecciones presidenciales, sino cuando el Chucky Lozano metió el glorioso gol vs Alemania.

Image result for GOL CHUCKY LOZANO

Parece que fue hace cinco minutos que celebramos el rescate de los niños en Tailandia y su entrenador; y que por fin ganó López Obrador unas elecciones presidenciales; y que en Gran Bretaña salieron a las calles para pedir un segundo referendum relativo al Brexit, mientras que AMLO mandó hacer uno para tener según él, “respaldo social”, y cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco.

Parece que fue ayer, que nos enteremos de las muertes de Aretha, Stan Lee, Billy Graham, John McCain y el periodista Jamal Khashoggi.

El 2019 tal vez pase igual de rápido, lleno de momentos, interesantes, positivos, retadores, bonitos, inteligentes, enriquecedores y de mucho buen humor.

FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS.

Image result for happy new year peanuts

Facebook y la verdad

Facebook tiene una herramienta divertida, que te permite ver lo que publicaste este día desde que comenzaste a utilizar la red social.

Cómo ya he dicho antes, yo fui una de las primeras personas en usar Facebook por invitación de Mark Zuckenberg y Eduardo Saverin, buenos amigos míos con los que he perdido contacto porque ellos tienen mucho dinero y yo prefiero no llevarme con gente que tiene mucho más dinero que yo.

Los recuerdos que Facebook me presenta mediante esta herramienta, alcanzan al 2010. Son ocho años, casi nueve años, de recuerdos. No es poca cosa. Me asombra lo sincera abierta honesta y transparente que era en esos entonces. Cuando lo leo hoy, fines del 2018, me digo “way que sincera”. Sin embargo, en esos entonces, los que me seguían en Facebook eran contadas personas, que eran amigos de verdad, en la vida real. Como dicen “in the flesh”.

Hoy por hoy tengo muchísimos amigos de facebook que no tengo el gusto de conocer personalmente. En este año, cayeron las solicitudes de amistad por oleadas. A casi todas dije que sí, excepto a las que tenían un tinte comercial muy descarado. Es muy improbable que les compre nada, así que, para que perder su tiempo y el mío.

Por lo tanto ya no me siento muy en confianza de publicar más que chistes. O cosas que no tienen mucha profundidad personal.

Algo que me han comentado mucho, mucho en mi vida, es que soy muy honesta. Me felicitan por mi honestidad. El comentario no ha sido reprobatorio, ha sido, al contrario, admirativo. “Qué honesta eres!” me dicen. A lo que yo respondo: “¿gracias? ¡gracias!”

Lo agradezco de corazón, cualquier cosa buena, comentario agradable que me digan lo agradezco de corazón. Pero honestamente, ejem ejem, no tengo nada que agradecer. Es como que me feliciten por tener la nariz larga o por tener intestino grueso y delgado. Es algo con lo que yo no tuve nada que ver, sino que me cayó del Cielo, lo tengo de nacimiento.

Image result for honestidad

Me llama la atención, que les llame la atención, mi honestidad. Y me ha traído ciertas consecuencias. No siempre positivas. Pero, visto “a toro pasado”, evaluando toda mi vida de honestidad, (que tampoco es cierto que siempre he sido honesta); me ha traído más bondades que perjuicios ser honesta. Hay gente que utiliza la honestidad para ser cruel. Alguna vez me tocó trabajar con una persona así. Con el pretexto de ser “frontal” te decía todas las cosas que lo estaban matando a él, acerca de sí mismo, pero como si fueran tuyas. Era devastador. Fueron tres años muy difíciles para todos los que trabajamos con él, bueno, por lo menos para mi. Hasta que lo corrieron.

Digamos que ser honesta es una buena política pero hay que tener cuidado en que no se convierta en arma de ataque.

Ahora que estoy tomando clases de filosofía, nos enseñan que Kant decía que la mentira nunca está justificada. Le dije a la maestra que estoy de acuerdo con Kant. Nunca es buen momento para mentir. Me puso el ejemplo, que si yo viviera en la casa donde estaban Anna Frank y su familia escondidos. Y llegan los nazis, la SS o la Gestapo, y me preguntan: ¿hay alguien escondido en esta casa?. Si contesto afirmativamente, nos lleva el tren a todos, a mi por esconderlos, y a ellos por judíos. Así que lo mejor sería mentir. Eso me dijo mi maestra. Claro tiene razón, pero sucede que yo vivo en Mérida, Yucatán, en el 2018, en mi casa no estoy escondiendo a nadie, y realmente no tengo pretextos para mentir… El tema es muy muy complejo. Extenso y complejo.

Pero bueno, la verdad es que con Facebook, ya no puedo ser tan honesta. Pues tengo muchos amigos que no conozco y no sé como se tomarían mis honestos comentarios. Tampoco quiere decir que voy a mentir. Sino que, publicaré chistes, fotos de animales bonitos, tal vez comentarios acerca de algunas noticias.

Cosas de la vida moderna.

Comienza el tenis en el 2019

El tenis en el 2019 comenzará el 31 de diciembre de 2018, con el torneo de 250 puntos “Qatar Exxon Mobil Open” en el que jugarán Djokovic y D Thiem, entre otros.

El mismo 31 de diciembre comienza también el torneo “Brisbane International” en el que participarán Nadal y Murray, también de 250 puntos. Federer por su parte jugará un torneo de exhibición sin puntos de ranking que se llama Hopman Cup, en Perth, Australia.

El Abierto de Australia comenzará el 14 de enero, con la novedad de que a partir de este año habrá tie break en el 5to set, si los jugadores alcanzan el empate a 6, en lugar de seguir jugando eternamente hasta que uno pierda dos “games” seguidos, jugarán un tie break y que gane el mejor.

Djokovic ganó el US OPEN 2018 en la final vs Del Potro

Entre lo que podemos esperar en el 2019 está la dominación absoluta del Big Three, que con todo el dolor de mi corazón ya no es Big Four. Comienzan el año 2019 los tres ocupando Djokovic el #1, Nadal el # 2 y Federer el # 3. Éste último cumplirá 38 años durante la temporada y así como él hay varios treintones, siete de los top 10 están en sus treintas; por ejemplo, Isner y Nishikori.

Federer ganó su Grand Slam # 20 con el Abierto de Australia 2018

Hay jóvenes también jugando, en el top 20 hay seis jugadores en sus veintes, por ejemplo Zverev, Borna Coric y Kyle Edmund. La verdad es que el Big Three no están para nada en su mejor momento, pero con lo que están jugando basta para que sigan dominando ya que la competencia no es realmente de preocuparse.

2019 será el año del nuevo formato de la Copa Davis, que jugará una ronda de eliminatorias el 1 y 2 de febrero. Aparte de éstos, ya hay seis países calificados a las finales: Croacia, Francias. España, EUA, GB y Argentina; se jugarán en noviembre.

Ojalá que tengamos una temporada 2019 llena de sorpresas, buenos momentos, jugadas espectaculares, juego limpio y sobre todo que Andy Murray gane los cuatro Grand Slams y los nueve torneos Masters 1000. ¡¡Feliz Año Nuevo!!

La tribuna

En los programas de 12 pasos, como el que yo practico, existe una herramienta que se llama la “tribuna”. Es un mueble “podium” detrás del cual te paras y tienes 15 minutos para hacer catársis. Es una maravilla poder echar para afuera todo eso que te está comiendo por dentro. Las personas que te escuchan, no pueden o no deben decirte nada. No deben darte consejos ni ofrecerte ayuda. Si necesitas ayuda, más personal, para eso existe la figura del “padrino” a quien uno se acerca en privado y le pide que lo ayude.

Con frecuencia yo hablo de mis hijos en la tribuna. Y toda vez que es un instrumento de catársis, pues ni modo, he de admitir que hablo de mis hijos en tanto cuanto me generan dolores de cabeza. Ese es el chiste, compartir de viva voz las preocupaciones – los corajes –  los dolores – las penas – los nervios y la ansiedad.

Así lo hice hace algunos días y al bajarme de la tribuna, acto seguido hizo uso de ella una compañera joven, guapa y muy inteligente, para decir que ella no quería tener hijos nunca en su vida never ever in her life. Y la verdad me sentí muy mal. Me imaginé que ella, por escucharme, había decidido librarse o privarse de una de las más maravillosas bendiciones de Dios, y para mi, la más maravillosa de las bendiciones, que es, tener hijos.

Me hago la nota mental de compartir en la próxima tribuna…

  • La emoción que me dio el martes por la noche de ver a Pablo tocando su guitarra en el coro de la escuela
  • La tranquilidad que sentí cuando Andrés me hizo una descripción detallada de las fechas importantes de su escuela: día de ingreso, día de pago, pendientes, etc.
  • Lo fantástico que es cuando ambos se acercan y nada más porque sí, me dan un besito y un abracito
  • La felicidad que siento cuando se ríen de mis chistes, que me esfuerzo mucho en que sean muy chistosos, solamente para ver que se ríen de mis chistes
  • Lo orgullosa que me siento cada vez que los veo entrar por la puerta, o yo entro por la puerta y los veo. En 17 años, qué serían, ¿unas 50 mil veces?
  • Lo emocionante que es cuando les compro algo, que sé que les va a gustar, y sé que voy a disfrutar, yo más que ellos, ver la expectativa y el agradecimiento en sus caras
  • Lo agradecida que estoy con Dios de su salud, su personalidad, sus pensamientos, sus inclinaciones, sus parecidos, sus pequeñas ambiciones.

No tiene nada de facil. Solamente tiene todo de espectacular. Tener hijos es lo mejor del mundo.

El detalle de “Roma”

“Roma” es la película de Alfonso Cuarón producida por Netflix. Cinépolis y Cinemex se negaron a distribuirla pues solicitaron y no obtuvieron un período de exclusividad más largo. Algunos cines no comerciales la están “pasando”; ojalá la mayor cantidad posible de gente la pueda ver en cine. Yo la vi en la sala auditorio del Museo del Mundo Maya.

“Roma” está maravillosa. Bueno, ganó el “León de Oro” del festival de cine de Venecia, ganó 3er lugar en el festival de cine de Toronto, fue designada la mejor película del año por Time Magazine, y una lista enorme de premios y distinciones, que se puede ver aquí.

No voy a contar la trama pues este viernes 14 sale en Netflix. Es maravillosa, pero en varios niveles. A continuación me explico:

Ese día en la sala auditorio del museo del mundo maya estábamos mi marido, mi jefe y yo. Mi marido creció en la ciudad de México, mi jefe y yo aquí en Mérida. Mi jefe es unos diez años mayor que yo. Todos somos setenteros, vivimos nuestra infancia en los años setenta.

Mi marido estaba extasiado con lo que veía en la pantalla, pues le trajo al presente cualquier cantidad de recuerdos de su infancia. Mi jefe también, le trajo muchos recuerdos, porque muchas modas y costumbres que había en la ciudad de México o DF en los años setentas, también las habían aquí en Mérida. Lo mismo me pasó a mi, pero siendo mi jefe mayor que yo, sus recuerdos eran más vívidos; y siendo mi esposo del DF sus recuerdos eran más en cantidad.

La disfruté muchísimo, salí feliz del cine. Obviamente, así la disfrutaron también las personas de Venecia, Toronto, del Time Magazine, que no son de México ni vivieron aquí  en los setentas y con todo, no cesan de alabarla.

Image result for roma movie

“Roma” tiene un poco para todos. La trama es sencilla y hermosa. La fotografía está de “sin aliento” “breathtaking” como dicen en EUA. El detalle que logra Alfonso Cuarón no tiene comparación, es increíble lo mucho y perfecto que logra reproducir la vida en México en los setentas. La película te invita a eso, a fijarte en el detalle. Cuando la vean fíjense en lo que ocurre en el primer plano, en el segundo plano, en las esquinas de la pantalla, en todas partes. Por eso “Roma” es para todos, aunque cuenta una historia muy mexicana, porque estás en medio de la historia y descubres los detalles, y te llena de emoción como un detective que descubre la clave del misterio.

Está nominada al Globo de Oro como mejor película extranjera. Pienso ver la ceremonia con unos cuantos tomates listos para lanzarlos a la pantalla de la tele si no le dan el Globo de Oro a Alfonso Cuarón. Desafortunadamente no estaré en Los Angeles para tirárselos personalmente a los miembros de la Asociación de Periodistas Extranjeros de Hollywood, pero con las ganas no me voy a quedar, no señor.

No se pierdan Roma, por favor.

Lucía Filosofía

¡No puedo creer que he estado estudiando filosofía desde agosto y no lo había compartido en ninguna red social ni tampoco en facebook! Parece imperdonable.

Desde que salí de la carrera en el 95, he querido estudiar un posgrado. De hecho comencé a estudiar Administración Pública. Éramos en el aula, un grupo de abogados y yo. ¡No entendía nada! ¿Han escuchado hablar a un grupo de abogados entre ellos? Hablan castellano y sin embargo, no se les entiende nada.

Cuando comenzamos a ver derecho fiscal financiero, entendí que de plano esto no era para mi. Esto fue en 1996. Estudié dos trimestres de la maestría y la dejé, y me pasé los siguientes años explicando a mucha gente, porqué no había terminado lo que empecé.

Después me casé, tuve hijos, entré a trabajar… por una u otra razón, que puede ser falta de tiempo, falta de dinero, falta de que la maestría que yo quería estudiar (mercadotecnia) no se abría por falta de quorum… así van pasando las razones y con ellas los días y los meses.

Hasta que en esta primavera del 2018 me voy enterando que la Universidad Marista abre la convocatoria para estudiar una maestría en filosofía y ética. (Se llama: maestría en pensamiento filosófico y ético). Pensé: “esta es la mía”. Conseguí, gracias al rector Miguel Baquedano, una beca, y me inscribí feliz de la vida.

La primera sesión me moría de miedo. Mi conocimiento en filosofía se había reducido a lo que había aprendido en prepa, hace muchos años. Pensé que me iba a pasar igual que con aquella otra maestría para abogados, pensé que no iba a entender nada.

Mis temores fueron totalmente infundados. Está maravillosa. Estudiamos las diversas corrientes filosóficas cuyo objetivo es “el buen vivir” del ser humano; pensamiento de los seres humanos más brillantes de muchas centurias. Realmente fascinante poder ver como las mismas problemáticas de hoy, se aplicaban y existían desde el siglo VI antes de Cristo.

filosofía

Aprendemos a pensar de manera rigurosa, es una parte importante de la maestría. Esta habilidad ya la estoy poniendo en práctica tanto así que mi jefe me ha dicho un par de veces: ¡no puedo rebatir tus argumentos! — y yo pensando: ¡Claro que no! ¡porque son sólidos y están bien elaborados!

Hemos leído muchísimos textos. Nunca creí ni pensé que sería capaz de leer y entender a Sócrates, Leibniz, Hegel, Kant, Derrridá, Deleuze o Dussel. Ahora que he empezado, no puedo parar. Me parece interensantísimo lo que plantean y me ha abierto los horizontes en mi cerebro, en mi cabezota, de forma amplia y profunda.

Gracias a Dios que me aventé al ruedo, a la aventura de estudiar filosofía. Lo recomiendo muchísimo, muchísimo. Muchísisisiisisisimo.

Pablo Saturday Night

Mi hijo Pablo tiene 15 años. Me dice ayer sábado. “Mamá ¿puedo ir a la fiesta del amigo de un amigo?” Se me electrizó la piel. No puedo dar razones claras y profundas, solamente que eso que vaya a casa del amigo del amigo, no me hizo mucha gracia. “OK” le dije “puedes ir, pero, si tomas una gota de alcohol o fumas, te quedas encerrado en tu casa los próximos seis meses. Y prohibido comer halls, mentas, certz ni nada similar”

Me pasó la ubicación de la casa del amigo del amigo y estaba en una colonia, que no voy a decir cuál, pero que no es precisamente muy segura, desde mi punto de vista. “Pablo, ¿ya viste donde vive este muchacho?” “¡¡Ay mamá a ti solo te interesa que sean personas de dinero!!” “Hijo, muchas gracias por considerarme una wannabe, pero no es eso, sino que hay colonias más seguras que otras y esta no es muy segura que digamos”

Total que llevé al niño a su fiesta. Lo dejé y me fui a una fiesta sorpresa en casa de una amiga, esta sí, en una colonia fifí. Apenas acababa de saludar a las señoras que estaban en la reunión, también fifís, me llama mi hijo Pablo.

  • -¿Qué paso? -le dije
  • -Mamá, acaban de traer alcohol y cigarros, me quiero ir, vente a buscarme.
  • -Voy para allá.

En ese instante comencé a despedirme de las señoras, quienes me dijeron varios insultotes, (nada fífís) por irme tan pronto; en eso me habla de nuevo mi hijo. “Mamá, vino el papá de Patricio a buscarlo y nos dice que si nos deja en City Center un rato”. La verdad no me gusta que vaya al City Center, del que me han contado muchas historias del terror, pero ciertamente estaba buenísimo el chisme y también me daba pena que su sábado se haya arruinado, además que me había dado una buena prueba de madurez, así que lo dejé ir.

Un par de horas después lo fui a buscar a City Center… estaban él y su amigo sentados en una banca; me pareció un bebé, tan lindo, tan inocente, ay no sé, me dio mucha ternura.

niños 008

Al subirse al coche me contó. Cuando los papás del niño salieron a comprar las pizzas, unos muchachos “grandes” llevaron unas botellas de alcohol, las cuales solamente dejaron y se fueron. El amigo del amigo escondió las botellas. Otro de los muchachitos fue a comprar cigarros. Cuando vio que pasaba eso, fue que me habló mi hijo, para que lo vaya a buscar.

Lo felicité por su madurez. Me dijo Pablo;  “¡mamá, tú y papá son demasiado sobreprotectores!”. No sé porqué, pero lo tomé como un halago, un cumplido que me gustó mucho.

Lástima Margarito

En un restaurante de la ciudad de Mérida, cuyo nombre no mencionaré, uno puede, si quiere, preguntar por el “especial” de la casa. En caso de haber “especial” disponible, el mesero le trae a uno un delicioso “bistec” de venado. Está delicioso. La carne es suave y el sabor es exquisito.

Los venados son lindos; miedoso, huidizos, asustadizos. No estoy segura pero creo que están en riesgo de acabarse. Y también, son deliciosos.

Image result for venado cola blanca

Como parte de la maestría en filosofía que estoy cursando desde agosto, hemos estado analizando las posturas de filósofos en temas de medio ambiente y ecología.

Sus argumentos a favor de los derechos de los animales son contundentes. Tienen toda la maldita razón. No hay, de verdad no la hay, con ganas de que haya, no existe, una justificación real, en el reino de la moral, para hacer daño a los animales. No se justifica usarlos para experimentación, no se justifica comérselos, no está bien que los fabriquemos en granjas para su consumo. No está bien.

El desarrollo de los argumentos es un poco largo, y a riesgo de caer en un peligroso simplismo, voy a resumir aquí algunos puntos, que no todos:

La pregunta fundamental se dirige al corazón del tema. ¿Quienes tienen derechos? ¿los animales tienen derechos tal como los individuos humanos?

Se dice que los animales no tienen derechos morales porque no tienen responsabilidad moral. Es decir ellos no pueden hacerse responsables de lo que eligieron. Sin embargo, hay seres humanos que tampoco pueden. Bebés, ancianitos, enfermos de esquizofrenia y otras enfermedades como Alzhaimer.

Lo mismo, acerca de la capacidad intelectual, que los humanos tenemos de realizar conceptualizaciones y ejercicios mentales avanzados y los animales tienen, en menor medida. Yo Lucía nunca podré hacer trigonometría más allá de la más básica y eso lo logré con mucho trabajo apenas suficiente para pasar el examen de 1 de prepa con el mínimo aprobatorio. El que yo no pueda hacer matemáticas no quiere decir que otra persona va a venir y llevarse mi pierna y comérsela. O que va a hacer experimentos conmigo para lograr mejores cosméticos. O que me va a meter a una jaula para admirarme.

Un caballo o un perro pueden tener más habilidades intelectuales que un bebé de una semana de vida; o que una persona con discapacidad memtal profunda. La pregunta no es si los animales pueden razonar o hablar, sino si pueden sufrir.

Image result for rabbit

Hasta hace poco tiempo, no se consideraba precisamente iguales, al menos en los EUA, a los seres humanos con piel oscura y a las mujeres. Ellos no tenían algunos derechos que los hombres de piel clara, sí tenían. ¿no será, que estamos haciendo algo así con los animales? La igualdad de los hombres no se basa en características, estatura, color de piel, sexo. La igualdad de los hombres se basa en un principio moral. ¿No será que esta igualdad abarca también a los animales?

Se dice que los animales no tienen derechos morales porque no tienen un alma; sin embargo, no es comprobable que los seres humanos tengamos un alma. Suponemos que la tenemos, y con todo, si es que es verdad que nosotros tenemos un alma y ellos no, eso debería ser nuestra obligación fundamental protegerlos.

En mi casa seguimos comiendo carne de animal por dos motivos: el primero porque de acuerdo a médicos y biólogos que consulté mis hijos necesitan proteína animal para crecer bien, idea de la que ya no estoy muy convencida; la segunda razón es porque tengo que buscarme el tiempo para aprender y enseñar a la persona que me ayuda con la comida a cocinar alimentos nutritivos sin carne. Mis hijos ya están grandes, creo que ya se la pueden pasar sin carne animal; y lo otro se resolverá de un momento a otro. Así que muy pronto, cuando vaya a ese restaurante donde dan venado, pediré kibis de trigo, otro platillo que les queda muy bueno en ese lugar del cual no diré su nombre.

First man — and I feel alright

La película “First man” del director Damien Chazelle, (quien tiene alrededor de 15 años de edad), tiene cosas buenas y cosas mejorables.

El relato de ocho años de esfuerzos para llegar a la luna, por razones de geopolítica internacional más que nada, está muy bien representado. Las naves que usaban estos valientes hombres para salir más allá de la atmósfera, comparado con lo que tenemos a nuestra disposición hoy por hoy en términos de materiales y tecnología, parecen latas de sopa Campbells son sus respectivas manivelas. Esa fue la primera idea que se me presentó en el cerebro con la película: “Yizuz. ¡Cómo ha cambiado la tecnología”

Miento.

La primera idea que se me presentó en la cabeza fue: “Yizuz. Qué guapo está Ryan Gosling” Mi marido, menos proclive y menos alabatorio ante la belleza masculina, comentó que la película tuvo demasiados “primeros planos” al rostro de Mr. Gosling. Yo lo celebro, que haya sido así.

La pobre Claire Foy, más conocida por su papel de Queen of England, Queen of UK and Queen of GB, no tiene realmente mucha relevancia en la trama. Logra muy bien su papel, no se le percibe ningún acento británico, y la pequeña intervención que exige sus dotes como actriz, la logra dignamente. Sin embargo desde mi punto de vista, sale sobrando un poco en la historia.

Image result for first man

Ryan Gosling está sensacional como Neil Armstrong, dándole al astronauta una personalidad tipo ingenieril que no le gusta hablar, no le gusta la gente, no le gusta la socialité, no le interesa más que su trabajo y que se aisla aún más en sí mismo cuando muere su pequeña hija de cáncer. A diferencia de Buzz Aldrin quien sí se adapta mejor al papel de “héroe” “famoso” “ídolo” y quien incluso, de repente, debería cerrar la bocota. Otra buena actuación la de este muchacho que hizo de Buzz Aldrin, Corey Stoll, quien también ganó una nominación al  Globo de Oro por “House of Cards”

A mi personalmente todas las películas que se desarrollan en los sesentas y setentas me encantan. De hecho, leí en el internet que no es raro que las personas buscamos historias que nos traen al presente nuestra niñez. Por eso me gusta también tanto, “That 70s Show” me recuerda muchísimo a mi etapa infantil.

Las escenas cuando están ellos adentro de los módulos lunares o naves especiales -están adentro de algo- me confundían un poco. Me hubiera gustado una toma más abierta de lo que sucedía también afuera de ellas para situarnos un poquito más. Mentalmente, me apoyé en la introducción a “Mi bella Genio” para darme una idea de lo que pasaba  por fuera.

Image result for i dream of jeannie space capsule

Lo mejor de la película (volvemos a “First Man”) son las escenas en la Luna. Se siente el vacío, el silencio, el miedo. De verdad está gente tenía valor, consciente o inconsciente, pero de que había huevos, habían muchos. Siendo ellos tres los únicos en la Luna, uno puede participar de esa gigantesca sensación de soledad; a Dios le doy gracias que no había ningún bebé lloroso o ninguna señora parlanchina en la sala de cine, y pude disfrutar de los momentos de silencio, en silencio.

“First Man” está un poco larga. Aún así, vale la pena verla; pues, ¿cómo cuentas algo así, brevemente?

Bohemian Rhapsody

Un día, de 1982, yo tenía 12 años, y era un día que no había clases por vacaciones o era sábado. Lo recuerdo perfectamente, nítido en mi mente. Andaba por mi casa, y por ahí me encuentro con este disco:

Image result for queen greatest hits

Quién sabe de quién era o cómo llegó a mi casa. Un acetato, de vinyl, de los que se escuchaban por ambos lados, en un aparato que se llamaba “tocadiscos” o “tornamesa” que contenía una “aguja” la cual se posaba sobre el vinyl y sonaba la maravillosa música.

Lo puse en la tornamesa y esa fue mi introducción a la música rock. Ese fue el primer disco de rock que yo escuché y escuché, memoricé canciones, le di la vuelta miles de veces y observé la portada y contraportada hasta des-hacerla con la mirada.

El disco más vendido en la historia de la música en Gran Bretaña, no es Sgt Pepper o ninguno de los Beatles, no es Led Zeppelin o Rolling Stones, no es Oasis o Deff Leppard: es este disco de éxitos de Queen.

Queen es maravilloso. La película también lo es. Es muy inglesa, entretenida, con sus chistes y su forma lenta de narrar la historia, imperfectamente, con detalles que nunca se verían en una película hollywoodense (como la sesión de grabación de Bohemian Rhapsody); un poco una “novela rosa”, con su “bueno” su “malo” su “final feliz”. Su “suspense” (como la parte que llegan al millón de libras cuando ellos salen a cantar en Live Aid) .

La actuación de este chamaco, como Freddy Mercury, no tiene comparación. Lo digo firmemente, yo he visto toneladas de películas y buenas actuaciones y declaro: este muchacho le echó ganas, trabajó mucho y el resultado es impecable, impecable. Si no le dan algo, por lo menos una nominación, mandaré una carta muy firme a la Academia y aprovecharé reclamar otras injusticias, como cuando “Shakespeare in love” no le dieron “mejor película” o cuando a Edward Norton no le dieron “mejor actor secundario” por “Primal Fear”.

Las escenas de “Live Aid”, están maravillosas. Quisieron hacer el mismo efecto del estadio de fútbol en la película argentina “el secreto de tus ojos” y no lo lograron tan bien; pero tampoco estuvo mal, de hecho nada mal. Las escenas finales me emocionaron enormemente; no tanto a la que se sentó junto a mi en el cine que todo el tiempo me estuvo haciendo “sshhhh”

Qué linda, maravillosa película “Bohemian Rhapsody”. Es cuando disfrutas ir al cine, un rato agradable, buenas actuaciones, linda historia, buena música. Qué más puede uno pedir.

Se murió alguien que me caía mal

Es la primera vez que me pasa. Las personas que “se me murieron” antes, eran o parientes, personas mayores que yo, por ejemplo, papás, abuelos, tíos; o personas de mi edad más o menos mi generación, pero que me caían bien o no tenía el gusto de conocerlos.

Hasta que, esta semana, se murió una persona que me caía mal.

Yo también le caía mal. Se notaba clarito que él no me soportaba.  Y yo no sé si pude disimular mi desagrado, que sentí hacia él;  pero creo que no. Hay una idea en psicología que dice: “el otro sentirá hacia ti lo mismo que tu sientes hacia él”. Como sea, estoy segura de que yo le caía muy mal. Cuando hablaba, yo, él inmediatamente veia su teléfono con mucha atención como si estuviera viendo la Piedra Rosetta o el final de la serie de Luis Miguel. Incluso algunas veces, de plano, se salió cuando yo entré. Varias veces, lo caché subiendo los ojos al cielo cuando yo hice algún comentario.

Cuando me lo dijeron, “se murió Fulano” lo primero que pensé fue “chispas que mal me caía” pero, en cambio, dije: “¡pobre!”

Y sí, sinceramente me da pena, porque él no quería morirse, igual que nadie o la enorme mayoría no queremos morirnos.

Luego me dijeron: “¿vas a la misa”? y yo pensé: claro que no, si me caía re mal.  Sin embargo, realmente uno puede rezar por el alma de cualquiera aunque no me cayera bien. Incluso se entiende  que el valor espiritual es mayor si estás rezando por alguien que no es tu persona favorita en el mundo.

Image result for I don't like him

Otra idea que he leído es que cuando alguien no nos cae bien, en realidad son defectos o problemas de UNO MISMO que le estás adjudicando al otro. Es decir, quien no me caigo bien es, yo misma, y le cobro la factura al otro que ni culpa se tiene. En efecto, él era muy parecido a mi, en muchos aspectos.

Una persona me dijo que cuando el que conoces es el que murió no tiene mucho caso ir ni al velorio  ni a la misa. Luego vas y no conoces a nadie y al único que conocías no está precisamente en la posición de saludarte ni platicar contigo. Esa persona me dijo “así que, si al único que conocía era el muertito, ¡pues no voy!”

Siguiendo esta lógica no fui, pues no conozco a sus deudos, a sus parientes, y al pobre, yo le caía bien gorda. Capaz se levantaba para decir que “saquen a Lucía de mi velorio, ¡cómo se atreve! ¡la desfachatez!”

Hubiera sido algo digno de contarse.

Blackkklansman, película de Spike Lee

Ayer vi esta película…

Image result for blackkklansman

Protagonizada por John David Washington, cuyo papá es Denzel, muchacho que heredó la galanura de su padre y creo que también las dotes de buen actor. La película se trata del primer policía de color del estado de Colorado, en EUA, que como parte de una investigación acaba formando parte del Ku Klux Klan, con su credencial y todo.

Es una buena película, dirigida por Spike Lee, protagonizada por Adam Driver (Kylo Ren), Topher Grace (Eric Foreman de That 70s Show), y también aparecen Alec Baldwin y Harry Belafonte.

Las escenas finales de la película, son grabaciones reales de lo sucedido hace un año en Charlottesville. Donde un grupo de neonazis y supremacistas blancos hicieron una manifestación con terribles consecuencias. Las imágenes son muy fuertes en esta parte final. El resto de la película, en cambio, es una comedia, con sus tintes serios. El racismo es algo muy serio después de todo.

Nunca entenderé como podían justificar el racismo en EUA hace tan poco tiempo como 50 años. Una explicación que leí en internet es que, los estados del sur de EUA tenían esclavos, para cosechar el algodón y para muchas labores. Cuando el ejército del sur de ese país pierde la guerra de “secesión”, la esclavitud es abolida en todo el país. Los dueños de los ahora libre esclavos, tenían un miedo atroz de que éstos cobraran venganza. Los esclavistas pensaban: después de estar dándole de latigazos y abusando de su familia, obligándolo a trabajar de sol a sol y maltratándolo, ahora que de la noche a la mañana es un ciudadano igual que yo, seguramente no se quedará tan tranquilo y buscará venganza.

Pero para su sorpresa, de los esclavistas, no fue así. Los que antes eran esclavos no buscaban venganza, buscaban ser libres. Como sea, con todo y su supuesta libertad, la situación en esos estados sureños era de verdad muy dura para ellos, así que comenzaron a migrar, al norte, al oeste, y así vemos hoy colonias importantes de afroamericanos en esos estados, y también en el llamado “deep south” donde los siguen tratando con la punta del pie, sobre todo Florida, Georgia, Alabama, entre otros.

Ahora como está la cosa de difícil con Trump que es un supremacista blanco de closet, alcanza hasta este lado de la frontera, con la forma en como se ha dirigido a nosotros los mexicanos a los que sinceramente menosprecia y considera que somos seres humanos de segunda catego.

Yo cuando he ido a EUA y me han preguntado mi raza, que te la preguntan por todo, no sé porqué, yo pongo “hispánica” pues eso soy, latinoamericana. Durante el tiempo que estoy ahí, me aguanto las majaderías  y malcriadeces de los estadounidenses (no les quiero decir gringos); lo más chistoso es que los más pesados son los que tienen apellidos Gomez, Perez o Gonzalez, así, sin acentos.

Mejor me sentí en Canadá donde todos los que vi son migrantes y todos son muy  pero muy amables. Si hay WASP 0white anglo saxon protestant) en Canadá no los vi y ni quiero verlos. En cambio vi personas que se portaron amabilísimas con nosotros. Qué necesidad de ir a EUA a que te “perreen”, cuando puedes ir un poquito más al norte y sentirte bien recibido y a gusto.

Bueno, volviendo a la película, vale la pena verla. La vi en internet, antes que me pregunten, si quieren les paso la liga, y si esperamos a que llegue al cine, pues mucho mejor. En estos meses ya comienzan las películas buenas, las que compiten por los oscares y los globos de oro, ¡buenísimo!

El salón de belleza

Por alguna razón yo soy muy canosa desde muy joven.

Para mi primer embarazo tuve dos doctores. El primer doctor que me atendió durante los primeros meses era un doctor español, muy tradicional, muy a la antigua. Me dijo que durante los nueve meses no podría pintarme el pelo. Eso fue hace más de 17 años y fue la última vez que vi mi pelo como es realmente, sin tinte. Está completamente blanco, sobre todo las capas exteriores que son las que importan porque las interiores nadie puede verlas.

Nada envejece más que el pelo blanco, dijo Kate Winslet alguna vez, antes de que se hunda el barco. Yo le doy la razón, para seguir la moda del pelo platinado o blanco más te vale que tengas 25 años o de lo contrario te estás echando encima unos cuantos kilos de vejez. (o litros, si quieres que la vejez sea líquida en vez de sólida)

Image result for 7 in the hair

Desde muy joven me pinto el pelo para cubrir las canas, digamos desde que tengo 24, 25 años. Una vez saqué la cuenta de todo el tiempo que he estado en el salón de belleza, si cada sesión es de dos a tres horas, durante más de 30 años continuos (excepto los nueve meses de mi primer embarazo) más o menos he estado metida en algún salón de belleza durante todo un año. Así que este 21 de octubre del 2018 podemos decir que cumplí un año menos de  mi edad cronológica; ya que 12 meses enteros no los viví, solamente estuve en el salón belleza sentada frente a un espejo con una persona aplicándome color en la cabeza.

Se recomienda tener el pelo lo más sucio posible, porque de lo contrario arde muchísimo la aplicación en el cuero cabelludo. Con una brochita te ponen el tinte número 4.3 en la raíz del cabello; se deja reposar unos 45 minutos; se extiende al resto del pelo; se lava; y finalmente, se seca con secadora.

Estando allá, aprovecha uno para hacerse manicure, pedicure, tal vez un corte, depilarse las cejas y el bigote, en fin. El negocio del salón de belleza puede ser un negociazo porque nadie aguanta la tentación de “aprovechar que estoy aquí”. Luego el mismo que te aplica el tinte te ofrece productos para evitar la caída del cabello, para que no se decolore o para que quede hermoso, brilloso y sedoso.

Image result for chick

Mi cana es sumamente plateada y muy dura; no es fácil que se cubra. Además, el pelo me crece rapidísimo. Resultado: ya estaba visitando el salón cada 14 días, 17 días. A punto de empobrecer por culpa de mis canas, el caballero que se encarga de mi pelo, me dijo: “vamos hacer una extracción de color y después aplicamos un siete”. Dicho y hecho me decoloró el pelo, de tal forma que quedé como un pollito de esos de granja; después aplicó un siete. Mi pelo se ve como castaño claro rubio cenizo dorado yaba-daba-do.

Estuve seis horas en el salón, y qué bueno que valió la pena porque pasaron 23 días para que yo regresara a que me aplicaran tinte en las canas.

Son gajes del oficio, de tener más de 25 años.

Lucía niña y Lucía adolescente

Una persona que respeto mucho, (mujer como yo), ella muy profesional, inteligente, muy capaz. Me sorprendió grandemente hace algunas semanas cuando me dijo que había escrito la siguiente frase y colocado en su escritorio donde la podía ver y leer con frecuencia: “los demás no me quieren hacer daño”

Me sorprendió porque nunca hubiera pensado que ella, con su profesionalismo, capacidad, experiencia, siente lo mismo que siento yo. Y no es la primera vez que sé, de personas que tienen esa leve sospecha, de que los “demás” quieren lastimarnos.

Este convencimiento, de que la gente quiere molestarnos, lastimarnos, jorobarnos, viene de la imagen que tengo yo, de mi misma, que de-sa-for-tu-na-da-men-te puede ser muy pobre. Sucede que yo no puedo meterme en la cabeza de las otras personas ni ver son sus ojos. Cuando alguien me conoce o me trata, yo pienso que me evalúan igual que yo me evalúo a mi misma; me califican igual que yo me califico a mi misma, con muy bajos números.

Por eso cuando pienso “Fulano no confía en mi” es porque yo no confío en mi; si pienso “Fulano me quiere hacer daño” es porque yo pienso que merezco que me hagan daño; si pienso “Fulano me quiere lastimar” es porque yo soy muy capaz, también, de lastimarme a mi misma.

Esa imagen que de repente puedo uno tener de sí mismo, como muy baja, no tiene nada que ver con logros ni éxitos, tiene que ver con otras situaciones, muy largas de contar. Sin embargo, es una realidad. Que perjudica mucho en la vida en general, tanto para sí mismo como para los demás.

De repente encontré en mi casa un libro muy bueno que tiene algunos años ya de haberse publicado y que no había leído anteriormente. Se llama “Los seis pilares de la autoestima” del Dr. Nathaniel Branden. El libro es algo denso, no es de muy fácil lectura. No es “Condorito” pero tampoco es Schopenhauer. Me lo eché todo y al final viene una sección de frases para completar. (ejemplos aquí)

Processed with PICSPLAY

Esas frases se completan rápidamente con lo primero que viene a la cabeza de uno y sirven mucho, al menos a mi me sirvieron para cambiar ciertas creencias o actitudes. Son más de treinta semanas de frases, y aún después hay una segunda etapa con otras treinta y tantas semanas más. Más o menos a la mitad de la primera tanda, vienen frases como estas:

  • If the child in me could speak, he/she would say… Si la niña en mi pudiera hablar, ella diría…
  • If the teenager I once was still exists inside of me… Si la adolescente que alguna vez fui, todavía existe en mi interior…
  • If my teenage self could speak, he/she would say… Si mi adolescente interior pudiera hablar, ella diría…
  • At the thought of reaching back to help my child self… Cuando pienso en ayudar a mi niña interior….
  • Etc.

Durante varias semanas, las frases tienen que ver con la niña que una vez fui y la adolescente que alguna vez fui. Medio intrigada por la naturaleza de las frases busqué en internet algo de literatura al respecto y encontré que efectivamente es muy importante lograr una buena relación conmigo misma, del presente, y conmigo misma, de antaño. Ni idea tenía que mi yo de niña/adolescente necesita que yo adulta esté pendiente de ella.

Aquí considero pertinente aclarar que yo no soy psicóloga ni coach de vida ni nada, solamente me gusta el tema y por eso escribo acerca de éste.

Total que me puse a escribir las frases y es muy importante que el mensaje que yo le entregue a mi yo adolescente y a mi yo infantil sea positivo porque aquí se trata de mejorar no de empeorar. Después de semanas de escribir las frases, pude observar que como por arte de magia, mejoró muy baste enorme mucho mi apreciación de mi misma, y por lo tanto la apreciación o la imagen de mi que yo pienso que tienen los demás. Por lo tanto, luego entonces, ya no ando pensando que todo el mundo me quiere joder y ya no ando viendo moros con trinchetes en cada esquina.

Y por lo tanto, mi nivel de ansiedad ha bajado muchísimo. La vida, que ya era muy disfrutable y agradable, ahora es más disfrutable y más agradable.

Como dijo Robert Kennedy: “Es a partir de innumerables actos diversos de coraje y valor que la historia de la humanidad se forma cada vez que un hombre defiende un ideal o actúa para mejorar la suerte de los demás o se opone a la injusticia. Envía una pequeña onda de esperanza, y cruzándose entre sí desde un millón de centros diferentes de energía y audacia, esas ondas crean una corriente que puede barrer la pared más poderosa de la opresión y la resistencia

 

El mundo sin problemas

No existe el mundo sin problemas. Con esta frase puedo terminar mi escrito y seguir lo que estaba haciendo (leyendo un entretenido libro sobre los Kennedy que se llama “Gracia y Poder”), más sin embargo me siento en la necesidad de elaborar mi punto.

Me gustaría saber si hay más personas, que como yo, consideran un ideal y hasta una obligación vivir una vida sin problemas. Esto puede deberse, en mi caso, a que yo pasé muchos años desde que nací hasta más o menos los 15 años, sin problemas. La escuela no me costaba trabajo, y al llegar a mi casa había comida y ropa y techo, había doctores cuando me enfermaba así como medicinas. Los niños no necesitan ni exigen más cosas para estar tranquilos para ser felices. Somos nosotros los adultos quienes les metemos esas ideas en la cabeza. Pero ese, es otro tema.

Después de muchos años sin prácticamente ningún inconveniente, más o menos a los 15 años se me presenta un pequeño problema, este es, que me gustaba un niño y que este niño no me hacía el menor caso. Esta situación se repitió durante muchas ocasiones más con otros muchachos, y siempre era la misma historia, el muchacho “X” me gustaba y él no hacía otra cosa que ignorarme. Esto me hacía sufrir porque no había nada que pudiera yo hacer para remediarlo (o lo que hacía no servía de nada) y este fue mi único problema durante muchos otros años más, digamos hasta que me casé, a los 29 años, con el único que sí me hizo caso y gracias al cual pude formar una familia.

Image result for problemas

Comencé a ver de qué lado masca la iguana o a entender lo que es amar a Dios en tierra de indios o cualquier frase hecha similar, cuando nacieron mis hijos, primero Andrés y después Pablo. A partir de ahí (32 años exactamente) y a la fecha, que voy a cumplir 49 en cualquier momento, la vida, mi vida ha sido una serie de problemáticas para solucionar, a veces se incrementan a veces disminuyen pero nunca desaparecen. Tienen que ver con todo lo imaginable desde la generación de dinero hasta gastos que se tienen que hacer, hasta la tristeza de mis hijos por … sus problemas…  pasando por vestimenta, enfermedades (GRACIAS A DIOS NADA GRAVE, lo de “gracias a Dios” subrayado en negritas un millón de veces), saber cuándo dar permisos y cuando negarlos, cosas que se echan a perder en la casa, situaciones que tengo que resolver en el trabajo, fiestas que organiza mi vecino hasta las 3 de la mañana, lluvia que cae encima de la ropa tendida en el patio, personas que ganan la presidencia de la república y se rodean de ratas inmundas y corruptas para combatir la misma corrupción, presidentes de países vecinos que casualmente es el más poderoso del mundo y hacen cambios al tratado comercial más importante del país, aumentos en los precios de la gasolina y de casi todo lo que compra uno, viajes del marido, refrigeradores que se echan a perder, documentos que tiene uno que tramitar, cabello que debe de teñirse para que no se vean las canas, buscar tiempo debajo de las piedras para hacer algo de ejercicio por mandato del ginecólogo y por simple sentido común, y un largo, larguísimo etc.

En resumen lo que quiero decir con estos párrafos es que, desde mi punto de vista, es un error añorar y mirar con deseo a esos años (que fueron bastantes) en los cuales estuve casi sin problemas… me sucedió, cuando llegué a mi casa el viernes para descubrir que los cajones de las verduras del refrigerador se habían roto y que debido a eso la puerta no cierra bien; sentí un fastidio, un cansancio que aunado al de toda la semana, me hizo suspirar para que volvieran esos años en los que mi único problema era que Javier no me hacía caso.

Gracias a Dios puedo entender que eso es una tontería, ni Javier me va hacer ningún caso (lo cual celebro porque entiendo que está bastante neuras el pobre y además porque aprecio mucho a mi propio esposo), ni tampoco se va acabar el mundo por el refrigerador que se echa a perder. Hay tanta gente con problemas de verdad serios y pesados, hay gente que no tiene ni siquiera un poco de seguridad porque vive en países con guerra o porque vive en ciudades conflictivas; personas que no tienen salud aunque tienen dinero; en fin, quien soy yo para añorar un mundo sin problemas.

Bienvenidos los problemas ya que con el favor de Dios todo tiene solución. Por algo los manda el mismo Dios, ¿no es así?

Feliz Cumpleaños Armando

Hoy hubiera cumplido años Armando. Tenía uno o dos años menos que yo así que estaríamos celebrando sus 46 ó 47 años.

Armando murió hace algunos años, muy joven. Una muerte completamente innecesaria. Cuando estás en tus cuarentas no se supone que vas a morir. Se supone que estás a la mitad del camino y que ya tienes algo de experiencia en algunas cosas y absolutamente ni idea de qué hacer en otras muchas; en tus conversaciones ya puedes utilizar la frase “…hace veinte años…” y todavía te parece increíble que hace veinte años ya tenías credencial de elector y responsabilidades de adulto.

Tendremos cuarenta, tendremos cincuenta años, tendremos hijos y obligaciones, tendremos empleos y objetivos que cumplir, y sin embargo seguimos sintiendo también, lo mismo que a los 18, 20 ó 22 años. Mucha inseguridad, muchas dudas, muchas preguntas acerca de que si estoy haciendo lo correcto; deseos de mandarlo todo a volar y quedarme viendo la tele o durmiendo; ganas de reír y echar relajo sin tener una preocupación en esta vida. Nuestra mente vuela añorando esos años (hace más de veinte años que pasaron) de despreocupación y diversión; estamos volando mentalmente, cuando la voz de uno de nuestros hijos o de nuestro esposo/a o de nuestros colaboradores del trabajo nos despierta para hacernos pisar la realidad.

En fechas como hoy, facebook viene y te dice “Es cumpleaños de Armando, ¡ayúdalo a celebrar!” porque una de las novedades de la vida moderna es que tienes a facebook para mantenerte vivo el recuerdo de la persona que debería estar celebrando su cumple pero ya no está con nosotros. Armando, Alejandro, José Luis, son tres amigos que se fueron demasiado pronto y que nunca me imaginé que me costaría tanto trabajo reponerme de su ausencia, y sin embargo aquí estamos, con nuestros trabajos nuestros compromisos nuestros hijos nuestros pendientes, los pagos que tenemos que hacer, el inicio de curso escolar, el dentista de Pablo, el piano de Andrés, las cosas que te mantienen atado a esta vida, algunas muy disfrutables, otras no tanto, mientras piensas: hoy hubiera sido cumpleaños de Armando.

Feliz cumpleaños Armando, donde quiera que estés.

Image result for feliz cumpleaños blanco y negro

Una más por Aretha

El día de hoy, 16 de agosto de 2018, supimos del fallecimiento de Aretha Franklin y ha sido la oportunidad para que personas muy importantes a nivel mundial, en el mundo de la música y de la política, gobernantes y líderes, publiquen algo, unas líneas, en honor de la incomparable Aretha.

aretha-kz8--620x349@abc

Yo también ya hice lo mío, publicando su foto en mi muro de Facebook, y secándome las lágrimas de tanto en tanto aquí en mi mesa donde trabajo (y donde todo el mundo me puede ver, así que he tratado de ser discreta con las de cocodrilo).

Es un misterio para mi, porqué me afecta más el fallecimiento de alguien que no conozco, que de otras personas que sí conozco. Cuando murió Philiph Seymour Hoffman, estuve triste varios días. Cuando falleció David Bowie, no me calentaba ni el sol, lo mismo con Prince. Todavía me siento apenada cuando escucho la música de Robert Palmer, la de Davy Jones o la de Linkin Park;  y ni que decir la de George o John.

En cambio, he de admitir que han fallecido personas que conozco, con las que hablé, que eran incluso parientes… y no me pongo tan triste ni me pesa tanto.

¿Será ridículo? No lo creo. Estas personas que no conozco en persona pero que me entregaron su arte -a  mi y algunos millones de personas más- estuvieron conmigo cuando estuve triste, cuando enojada, cuando contenta y cuando enamorada.

Me emocionó verlos actuando o cantando; me echaron porras cuando hacía ejercicio; me ayudaron a dormir en las noches inquietas.

Me preocuparon con sus problemas y me sentí feliz cuando los resolvieron o cuando lograron éxitos de ventas o rompieron records de taquilla. Me son tan familiares como la familia y puedo llamarlos, tal vez, mis amigos “famosos”.

Descanse en paz Aretha y ahora que está en el más allá rodeada de todos los que se nos adelantaron, nos quedamos con su música fabulosa, vibrante, su voz espectacular y única; hasta que nos llegue a nosotros el momento de dar el gran salto y tal vez nos encontremos en una de esas avenidas misteriosas, llenas de  maravillosa música como la que ella nos regaló Miss Aretha Franklin here on Planet Earth.