Archivo de la etiqueta: Economía

Cómo salir de pobres

John Keneth Galbraith, fue un economista quien se pasó la vida buscando la causa de la pobreza y concluyó lo siguiente:
publicidad1. La sociedad depende de la publicidad. La publicidad no busca ofrecer productos para cubrir necesidades, sino al contrario, busca constantemente crear nuevas necesidades. 2. La publicidad logra conseguir el endeudamiento generalizado; 3. Esto crea un desiquilibrio social, cuando la gran mayoría no logra adquirir todas esas cosas que la publicidad nos hace creer que son muy importantes, pero que no lo son y 4. Es causal de pobreza ka actividad de los negocios orientada al riesgo, buscando ganar mucho en poco tiempo, para tener todo lo que la publicidad nos sugiere que tengamos; generando inflación y el riesgo de sobre producir bienes.
Todo esto, lo dijo Galbraith en los años sesentas. Hoy por hoy, en los dos miles, resulta dolorosamente cierta su teoría económica. Todo el mundo anda como perro atrás del conejo, por “bienes” supuestamente “necesarios” que en realidad, no son bienes ni tampoco necesarios. Si ya estamos atrapados en el círculo vicioso, se puede volver a la economía personal y familiar saludable, con algunos consejos como estos:
1. No comprar cosas que no se necesitan. De verdad, no necesitamos tanta cosa. Luego ni tenemos donde ponerla. Y tener una cosa, cualquier cosa, muchas veces genera más gastos. Por ejemplo, si compro un ipod, tengo que coprar las aplicaciones, la funda, los audífonos, etc.
2. Un vehículo, aunque no lo crea, puede durar más de 5 años. El objetivo de un coche es movernos de forma segura, del punto A al punto B. Si usted pertenece al feliz grupo de personas que pueden comprar un vehículo de lujo en efectivo o con muy pocas mensualidades, menos de un año, felicidades. Adelante. Pero de lo contrario, vale la pena pensarlo bien. Si las familias invirtieran los cuatro o cinco mil pesos de las mensualidades del coche, en una cuenta de ahorros de esas de fondos de inversión, durante 30 años, terminarían millonarios. Hay que evaluar si vale la pena el esfuerzo de pagar tanto lujo por un vehículo.
3. Suena tonto, pero, nunca gastar más de lo que se gana. Si vivo cuidando este importante detalle, puedo ser libre y puedo tomar decisiones en libertad. Si tengo deudas, no soy libre.
4. Tener ahorros para gastos imprevistos. Eso implica vivir un poco debajo del nivel de ingresos que tenemos, pero, vale la pena, poder contar con el dinero para una emergencia, un arreglo de la casa inesperado, lo que fuere.
5. Soñar en grande, nos motiva a ahorrar y guardar algo de nuestro en ingreso.

dream big

6. Buscar un ingreso alterno al principal. Lograr la libertad financiera solamente ahorrando, puede hacerse, pero se tarda mucho. Buscar una forma extra de ingreso, acorta bastante el camino.
7. Si tus esfuerzos se concentran en realizar lo que te apasiona, el dinero vendrá por si solo. A menos que lo que te apasione sea ver tele, o estar tirado en la cama todo el día. Pero si lo que te apasiona sirve para generar ingresos, aunque sea poco, insistiendo apasionadamente, se llega lejos.
8. La riqueza viene con pensamientos de abundancia. Si alguien te pregunta, ¿cuánto vales, en terminos monetarios, hoy por hoy? Posiblemente la respuesta sea algo parecido al sueldo que ganamos. Pero, si agregamos un cero a esa cantidad, ¿nos sentimos merecedores de ese valor? Para tener dinero, primero hay que sentirse merecedores de ello.
money-fan
9. Piensa cuando vas a comprar algo, por lo menos 24 horas. Está todo planeado para que sientas la emoción de la compra y caigas en la tentación, posiblemente mediante la deuda. No te digas que no, solamente piensa “mañana vuelvo por … (lo que sea que quiera con toda su alma comprar en ese momento)”
10. Invertir en la salud, es un buen ahorro. Una revisión médica con un costo de 2,000 pesos puede ahorrarme hasta cientos de miles en una enfermedad posterior. Eso viéndolo desde el punto de vista estrictamente monetario, sabemos que cuidar la salud implica mucho más que eso.
Esta página, http://www.practifinanzas.com constantemente publica consejos y herramientas para lograr la independencia financiera o como yo le llamo “salir de pobres”.
Esta publicación fue tomada de aquí.

Tips para amar la vida en tiempos de crisis económica

Nota: este artículo me pareció ínteresante y lo traduje. Al final, me di cuenta de que le falta Dios, Dios y más Dios. Así que, tomar en cuenta los consejitos que son buenos, y agregar una buena dosis de Dios a cada uno de ellos.
Autor: Brad Klontz, Ph D
Los presupuestos se han estrechado, los despidos o la falta de trabajo continúan y es difícil conseguir ingresos. Muchos de nosotros nos hemos visto obligados a reducir nuestro nivel de vida y batallamos para llegar a fin de mes. Toda esta ansiedad y stress le cobrará su factura a nuestro bienestar emocional e incluso a nuestra salud física. En estos días es fácil olvidar qué es verdaderamente importante en la vida.

Mucha gente se aferra a la creencia de que más dinero nos hará más felices. Las investigaciones efectivamente muestran que hay una relación entre dinero y felicidad, hasta cierto nivel de ingresos. La pobreza, con toda la profunda ansiedad que trae, ciertamente es causa de infelicidad. Sin embargo, no hay una correlación específica entre el dinero y la felicidad en una casa con ingresos de $75,000 dólares al año, en Estados Unidos de América.
Después de un period inicial de emoción, los ganadores de la lotería no son significativamente felices. Un estudio demuestra que reportaron experimentar menos placer en actividades ordinarias. En algunos casos, ganar la lotería ha demostrado que lleva a severas depresiones. Mientras más gente se aferra a la idea de que sus problemas se resolverían si tuvieran más dinero, esto es simplemente no real. Nos sentimos pobres solamente si nos comparamos con aquellos alrededor, y la gente que se enfoca en ganancias materiales al costo de sus relaciones personales son las más miserables, y todo el mundo sabe quienes son.
5 tips basados en estadísticas que nos muestran que puede hacernos felices, si el dinero no es la respuesta:

1. Hacer de las relaciones una prioridad. Somos criaturas sociales y mucha de nuestra felicidad depende de la calidad de nuestras relaciones. Así, es importante invertir tiempo y energía en las relaciones. Resistir la tentación de aislarnos en tiempos de ansiedad. Tomar algún tiempo para nostros mismos, pero no pasar todo el tiempo libre solo. Aislamiento puede llevar a la soledad y la depresión.
2. Tomar un descanso de estar quejándonos del pasado y preocupándonos del futuro. Hacer un esfuerzo para pasar vivir el momento. Estar inmerso en lo que sea que hacemos ahora. Cuando te internas al ritmo o a la cotidianeidad de la vida, te olvidas de ti mismo y tu energía y talentos se enfocan en lograr tus objetivos.
3. Limitar el tiempo que se utilize en actividades “pasivas”. Las investigaciones muestran que las personas infelices ven televisión más que las felices. También son más proclives a engordar y a tener problemas de pareja o con sus amigos. Sal, hazte activo. Hacer ejercicio regularmente puede ser tan efectivo como tomar antidepresivos.
4. Haz un esfuerzo por ayudar a otras personas. Actos de generosidad y altruismo como hacer voluntariado por una causa o hacer servicio para la comunidad, hace a las personas felices.
5. Contar las bendiciones. Haz una lista. Las personas que se toman el tiempo para reflexionar los aspectos postivios de su vida reportan sentirse felices. Las personas que se concentran o se fijan en las cosas negativas reportaron menos satisfacción con su vida.

Al final, la felicidad no es algo que un auto Nuevo, ropa nuea o exito financier traerá consigo. Así como la mayoría de los regalos de cumpleaños, que pierden su encanto a los pocos días, tener más cosas nos da solamente una alegría pasajera. La felicidad verdadera reside en nuestra conexión con nosotros mismos y con los demás, y también con Dios y la Fe.
Brad Klontz, Psy.D., CFP® is a financial psychologist, Director of Research for H&R Block Dollars and Sense, Associate Research Professor at Kansas State University, and co-author of four books on the psychology of money, including Mind Over Money: Overcoming the Money Disorders that Threaten Our Fin

No hay necesidad de esforzarse tanto

I really think that “working hard” it’s a myth invented by people who only wants to save some money with your work.