Archivo de la etiqueta: felicidad

Cómo ser perfectamente infeliz

No soy una persona feliz.

Cuando digo esto a la gente, ellos infieren que soy infeliz. Asumen que mi estado es binario: o soy un triunfo de dicha o soy un desgraciado miserable. No reconocen un espectro, solamente dos estados: ser feliz o ser infeliz.

Image result for binaryYo nunca he sido “feliz”… he sentido alegría, contento, satisfacción, me he sentido bendecida. Todos esos sentimientos son efímeros o de poca duración. Ser “feliz” implica permanencia. Implica que he completado todos los pre-requisitos y ahora puedes sentarte en el tope de mi pila gigante de felicidad para siempre. Implica que he ganado. He vencido al jefe del final. Lo logré. Soy un triunfo. Soy increíble. Soy completa.

Cuando he disentido de la idea de felicidad, el argumento en contra siempre es el mismo: “es acerca del viaje”. Eso no es, tampoco. La conversación acerca del “viaje” (o trayecto, o camino) viene aparejada con la idea de que el “viaje” es uno alegre, lleno de sonrisas y diversión y alegría. Asimismo, los viajes requieren puntos de llegada, requieren tener un fin; de otra forma no eres Frodo, eres un vagabundo llendo de un lado a otro con una pieza de joyeria robada.

El problema con la idea de “felicidad” es como lo que sucede con Plutón. Hace varios años, Plutón perdió su categoría como planeta, lo cual causó muchas quejas y controversia. Sin embargo, Plutón nunca fue el problema. La palabra “planeta” viene del griego, significa “vagabundo”. Describe cuerpos que se mueven en el cielo en contraste con las estrellas que son fijas. Es una forma muy simple de describir algo tan complejo como un planeta. Plutón no es un planeta debido a que nuestra definición de “planeta” no es muy buena.

Así que, yo no soy feliz, debido a nuestra definición de “feliz” o “felicidad”, no es muy buena. Es una palabra monocromática que se utiliza para decribir un rico y conplejo espectro de sentimientos humanos.

En lugar de eso, me mantengo ocupada, interesada y fascinada. Hago cosas que son significativas para mi, aunque no siempre me hagan feliz.

Mi familia es lo más importante, mis hijos, mi esposo, es lo más importante para mi. Como cualquier mamá, si mis hijos, esposo y personas más cercanas están bien, yo estoy bien. Todo lo que hago y pienso tiene que ver de una forma u otra con ellos. 

Me gusta mi trabajo. La mayoría de los días, me obligo a dejar de trabajar para irme a mi casa. Hay días mejores y hay días peores. La mayoría de los días son buenos. Antes de tener hijos era workaholic, la primera en llegar, la última en irse. Ahora lo sigo siendo, con la diferencia de que mis hijos son más importantes, así que a la hora de la salida, agarro mis chivas y me voy a mi casa.

Hacer reír a las personas es muy importante para mí. Creo que hacer reír es una forma real de dar amor. Hacer reír a mis hijos y esposo es casi el paraíso. 

El tenis es muy importante para mi. Me emociona, o entristece, me siento feliz o me siento triste. Ocupa horas de mi vida y considero que es tiempo perfectamente bien invertido. 

Me gusta caminar. Comencé hace algunos años, cuando llegamos a vivir en Cholul, donde hay una larga ciclopista. Hoy por hoy camino entre seis y ocho kilómetros en días alternos. No lo hago diario por falta de tiempo y porque me duelen los huesos. Se ha covertido en un vicio y en una pasión para mi.

Escucho música, busco música, guardo música, compro música, investigo sobre música. No concibo mi vida sin música. 

Hago estas cosas porque las encuentro significativas. Las encuentro atractivas. Hago todas estas cosas porque me gusta sentirme interesada y desafiada. No estoy feliz, estoy ocupada y me mantengo interesada. ¡OK!

(Texto tomado de “The Oatmeal” se puede ver el original aquí. Excepto la parte en itálicas que es mía.)

Estados inmaduros no recomendables en la vida adulta

“The road less traveled” es un libro publicado en 1978. Tiene partes valiosas y otras no tanto. Me gusta que no intenta poner “fácil” el camino hacia la felicidad. Encontré en el libro una lista de comportamientos que debemos evitar como la plaga si queremos ser felices.

  1. Debemos evitar el afán en vivir como cuando éramos niños y no tenemos demadas externas que responder. No teníamos que pagar cuentas ni cumplir objetivos ni ser disciplinados. Podíamos hacer lo que queríamos. Esa etapa dura muy poquito, y si te aferras a ese comportamiento en tu vida adulta es imposible que seas feliz.the-road-less-traveled-by-m-scott-peck
  2. Debemos evitar la fantasía de la omnipotencia, esa sensación de que todo lo puedes y nada es imposible. Obviamente es falso. Nadie todo lo puede y para todos hay imposibles. Sin embargo, hay adultos que ciegamente creen que “no hay imposibles” y emprenden luchas que de inicio estaban perdidas.
  3. Debemos evitar el deseo de poseer totalmente a nuestros papás o a otra persona. Cuando somos muy pequeños estamos seguros de que mamá o papá, tal vez más mamá que papá, nos pertenecen y deben hacer nuestra santa voluntad. De mayores asumimos que la pareja o los hijos o algunos amigos cercanos también. Esto es un error que trae mucho dolor.
  4. Debemos evitar las imagenes distorsionadas de nuestros papás. Muy pequeños pensábamos que eran todo poderosos, que resolvían todos los problemas, que nunca se equivocan. Eran como dioses. De nuevo, adjudicamos a diversas personas en nuestra vida adulta esas características, por ejemplo al jefe o a la pareja. La realidad es que no son dioses, son personas, como todos, llenas de errores.
  5. Debemos evitar insistir en conservar la agilidad de la juventud más allá de cierta edad. Debemos evitar pensar que tenemos la misma salud en la edad adulta. Aferrarse a la juventud es garantía de infelicidad. Por más ejercicio que hagas y por más sano que comas y por más libre de stress que vivas, no es lo mismo tener 20 que 40. Lo mismo para quienes piensan que se ven tan atractivos ahora como cuando estaban en sus veintes.
  6. Debemos evitar cualquier forma de poder temporal. Teníamos poder sobre nuestros papás o cuidadores porque pegábamos de gritos y nos resolvían el problema. Eso se acabó hace tantos años. El poder o la autoridad deben manejarse con extremo cuidado. Las personas inmaduras con poder han traído a la humanidad tantas desgracias imposibles de contar.

Es cuando derrotamos el ego que podemos encontrar la forma más sólida, durable, de vivir la vida.

Para leer “The road less traveled” click en el enlace.

Cómo saber si soy feliz

Aquí hay una lista de 35 acciones o actitudes que las personas felices realizan:
1. Sonríen a los extraños
2. Identifican, admiten y solucionan problemas. NO los ignoran o niegan.
3. Perdonan. Sin resentimientos. De verdad.
4. Al ir a la cama, reflexionan en las cosas que los hicieron felices ese día
5. Nunca dicen chismes ni hablan mal de los demás
6. Realizan trabajo voluntario o dan dinero a la caridad
7. No mienten, no dicen mentiras
8. Ahorran para el retiro o para los días difíciles
9. Hablan y escuchan a los ancianos con interés.
10. Escuchan más de lo que hablan
11. Si deben confrontar a alguien, lo hacen en privado, no en público
12. Nunca compran nada para impresionar
13. Si el destino está cerca, caminan o usan bici
14. Mantienen sus promesas como si fuera de vida o muerte
15. Juegan o conviven con sus hijos, por lo menos una hora todos los días
16. Demuestran su amor por su espos(a) con acciones, todos los días
17. Guardan los secretos
18. Se involucran en la escuela/educación de sus hijos
19. Ocasionalmente, se compran algo bonito para sí mismos
20. Se pesan cada 2 semanas
21. Cuidan su colesterol y sus dientes
22. Se realizan un examen médico una vez al año
23. Saben en qué se gastan su dinero
24. Aprenden a despertarse sin la alarma
25. Se toman al menos, mínimamente, una semana de vacaciones al año
26. No se endeudan si saben que no lo pueden pagar
27. Enseñan a sus hijos buenos hábitos de sueño
28. Ayudan al extraño en problemas (a cambiar una llanta o a darle carga)
29. Reducen el tiempo de televisión a 2 horas semanales
30. Defienden a sus amigos
31. Se disculpan sin problemas
32. No fuman ni toman enfrente de sus hijos
33. No sienten remordimientos; aprenden y siguen adelante
34. Dicen lo que piensan, educadamente, pero lo dicen
35. Son amables con los novios o novias de sus hijos, hijas.
Tomado de:
60+ Improvements to Make To Your Life

 

40 consejos para que nuestros hijos sean adultos felices

  1. Enseñarles a respetar a los otros, mostrándoles como nos respetamos a nosotros mismos
  2. Tiene el mismo valor ser amable y bien educado que ser exitoso o sacar buenas calificaciones
  3. Leerles todas las noches y disfrutarlo
  4. Explicarles como las otras personas se sienten con sus acciones = empatía
  5. Enseñarles a ser amables consigo mismos, por ejemplo, diciendo cosas amables de ellos mismos
  6. Es más importante ser bueno que ganar la discusión
  7. Enseñarles la diferencia entre hacer el trabajo y hacerlo bien
  8. Dejarlos hacer lo que pueden hacer ellos solos
  9. Darles opciones a que se entretengan sin que cueste dinero
  10. Dejar que expresen sus opiniones y en caso de corrección que sea benévola
  11. Gritarles y hacer comentarios sarcásticos es tan malo como ser físicamente violenta con ellos
  12. Mientras hagan lo que se les pide, no importa que se quejen …
  13. Nunca hacerlos sentir como que no son bienvenidos o que molestan
  14. Motivar su curiosidad y apoyarlos en sus gustos, aunque sean diferentes de los nuestros
  15. Enseñarles el valor del dinero, a ahorrar y a invertir
  16. Interesarme en sus actividades y en lo que hacen y en lo que les gusta
  17. Ayudarlos a entender que pueden lograr lo que quieran, siempre y cuando estén dispuestos a pagar el precio
  18. Enseñarles a ser agradecidos
  19. Mi labor es enseñarles a ser buenos y amables seres humanos
  20. Está bien sentirse enojado o triste, pero no está bien descargarse en otros
  21. Mostrarles formas de tranquilizarse cuando se alteran… platicando con un amigo, darse un baño…
  22. Gritando parecemos locos y nuestros hijos entienden que no pueden confiar en nosotros en situaciones estresantes.
  23. Enseñarles a ser leales
  24. Aunque es importante que duerman sus horas completas, no pasa nada si de repente se quedan despiertos hasta tarde.
  25. Ponerles límites.
  26. Nunca nunca dejar pasar un día sin decirles que los queremos mucho
  27. Enseñarles la práctica de una religión y de tradiciones locales.
  28. Entender que nosotros somos sus ídolos así que no queda más que portarnos como quisiéramos que se porten ellos
  29. Enseñarles la diferencia entre querer y necesitar
  30. Escucharlos como nos gusta que nos escuchen. Es decir, realmente, poniendo atención
  31. Comer juntos si se puede por lo menos una vez al día
  32. Nunca permitir que le echen la culpa a otros de lo que ellos hacen
  33. Ayudarlos con sus tareas de buen modo
  34. Ayudarlos a explicar el motivo por el cual están molestos o tristes o enojados. Conocer sus propias emociones es muy importante para la vida.
  35. Asegurarnos de que realicen alguna actividad física o deporte
  36. La regla es: por cada vez que los corregimos, cuatro veces los motivamos o elogiamos
  37. Viajar con ellos aunque sea cerca aunque sea poco tiempo
  38. Enseñarles el lugar donde trabajamos y explicarles que hacemos
  39. Darles algo para que cuiden: una mascota, una planta
  40. No tratar de resolver en ellos nuestras propias carencias cuando niños

Y uno más:

41. Interesarnos más en ellos que en nuestros amigos o en nosotros mismos

happy kids

10 tips científicamente comprobados que ayudan a la felicidad

Disfruta los momentos de todos los días. Detente de vez en cuando para “oler las rosas” o ver a los niños jugando. Los estudios psicológicos demuestran que las personas que acostumbran disfrutar los pequeños momentos demostraron un índice más bajo de depresión. 


Evita las comparaciones. A menos que seamos Carlos Slim Helú, siempre habrá alguien que esté mejor, financieramente hablando, que nosotros. No debería importarnos nada si nuestra amiga o vecina se compró su camioneta, o si los cuñados se fueron a Europa. Mejor fijarnos en las metas que nosotros debemos de cumplir, y cuando alcancemos nuestros propios logros, sentiremos la satisfacción del deber bien cumplido.



Parecido al punto anterior, poner el dinero al final de la lista. Se le pidió a un grupo grande de personas que hagan una lista de sus prioridades. Las que pusieron en el número uno o dos la palabra “dinero” “seguridad económica” o parecida, demostraron ser más depresivas y con una autoestima más baja. Sucede que conforme se van adquiriendo las cosas materiales deseadas, la satisfacción es cada vez menor y de una duración más breve.


4Tener metas más significativas, es decir, relacionadas con la moral o el espíritu. Por ejemplo: “que mis hijos sean capaces de ser felices”, “aprender a pintar al óleo”, “ser un profesional excelente”. Como seres humanos que somos, requerimos un sentimiento de trascender. La felicidad no es “placer”, sino que es algo con significado que podemos llegar a disfrutar.



5Iniciativa en el trabajo. Las personas que en su empleo demostraron iniciativa, propusieron nuevas ideas, se mostraron proactivos, ayudaron a sus compañeros, encontraron más satisfacciones en el empleo o trabajo que las personas que simplemente asistían y hacían lo que se les pedía.


6Amigos y Familia. Las personas más felices tienen una familia y amigos unidos y se mantienen en contacto frecuente con ambos. Una persona recluida y solitaria difícilmente es feliz.


7Sonreir. Las personas felices ven posibilidades, oportunidades cuando piensan en el futuro… y sonríen. Se sienten optimistas, y cuando revisan su pasado, disfrutan los mejores momentos en lugar de castigarse con sus errores. Ver el vaso medio lleno es una cuestión de obligarse a ello y de disciplina, y se puede lograr aunque no parezca posible.



8Agradecer. El famoso “Diario de Gratitud” Las personas que escriben cartas de gratitud o diarios de gratitud son más sanas, más optimistas, y es más probable que progresen en el cumplimiento de sus metas. Hoy podemos agradecer a Dios que no vivimos en la Franja de Gaza, o que tenemos un cielo azul y un clima muy benigno.


EEjercicio. Así es, un estudio del Universidad de Duke en Estados Unidos reveló que el ejercicio es igual de efectivo que las pastillas en el tratamiento de la depresión. El ejercicio regular ofrece un sentimiento de logro, y es una oportunidad para tener contacto con otras personas, además de que genera las famosas endorfinas.

aDar, ser generoso y Rezar. Ser altruista, donar parte de tu tiempo, ser voluntario, ayudar al vecino, donar las cosas en buen estado que ya no te sirvan. Y todos los días rezar, agradeciendo, pidiendo, alabando.

Ahora sí, con estos consejos buenísimos, el que no es feliz es porque no quiere.

I feel so happy right now, could it last forever please?

At this very moment I am feeling so happy, so comfortable, so tranquil.
My kids are right next to me watchin spiderman on TV. My husband is equally around. They all happy because they have all their needs perfectly resolved.
At least my children, they have.
I am here very close to them, but yet kind of away, because I have earphones and am listening to some good music. Should I said gooood music. I am in that state of mind of happiness but not over-doin-it.
No no no.
And surfin the net, writing my blog, feeling completly relaxed and happy.
So Thank God for this.