Archivo de la etiqueta: libertad

Hoy visité…

Hoy visité la correccional de menores. La Fundación Bepensa realizó el donativo de 150 arbolitos para las instalaciones. Ayer hubo una ceremonia protocolaria y hoy fue la siembra propiamente dicha.

DSCN4682Los chamacos estaban felices. Hacia años que no salían de la correccional. Ciertamente es un terreno amplio, espacioso, sin embargo, no es lo mismo estar adentro que estar afuera. La población total es de 23 varones y una única niña. Son adolescentes. No tengo idea de porqué están en esa situación, sin embargo, puedo decir que no hay niño malo, solamente niños faltos de amor.

No querían volver al interior. Estaban felices afuera. Estábamos en el espacio de terreno en la parte de enfrente del edificio donde siempre están. Ni siquiera estábamos fuera del predio propiamente dicho. Ni siquiera cruzamos una calle.

La oportunidad de salir se le dio solamente a cinco chamacos, los mejor portados. En el vestíbulo hay una vitrinita con artesanías, manualidades y ropa hecha por ellos mismos. Compré un cochinito alcancía a diez pesos. Había una hermosa banca de hierro forjado por 800 pesos. Estoy segura que en cualquier tienda te revientan hasta 3000 pesos por la misma banca.

Y luego, yo voy y me quejo de mis tonterías. Los chavitos estaban felices solamente por SALIR, unos metros, afuera del muro. Yo me pastoreo libremente por donde quiero, y ahí busco la primera oportunidad para quejarme y estar de mal humor.DSCN4689

Nos contaron que los papás de los niños son responsables de traerles papel de baño, jabón, pasta de dientes, implementos de aseo personal. Hay ocasiones en que no se los traen, y hay algunos papás que no visitan con frecuencia. ¿Buscas una oportunidad para dar? Esta podría ser una.

No se les pueden tomar fotos de frente. Ellos son los de camisa roja, que en la parte de atrás, bien grandote, dice, “INTERNOS”.

Cómo salir de pobres

John Keneth Galbraith, fue un economista quien se pasó la vida buscando la causa de la pobreza y concluyó lo siguiente:
publicidad1. La sociedad depende de la publicidad. La publicidad no busca ofrecer productos para cubrir necesidades, sino al contrario, busca constantemente crear nuevas necesidades. 2. La publicidad logra conseguir el endeudamiento generalizado; 3. Esto crea un desiquilibrio social, cuando la gran mayoría no logra adquirir todas esas cosas que la publicidad nos hace creer que son muy importantes, pero que no lo son y 4. Es causal de pobreza ka actividad de los negocios orientada al riesgo, buscando ganar mucho en poco tiempo, para tener todo lo que la publicidad nos sugiere que tengamos; generando inflación y el riesgo de sobre producir bienes.
Todo esto, lo dijo Galbraith en los años sesentas. Hoy por hoy, en los dos miles, resulta dolorosamente cierta su teoría económica. Todo el mundo anda como perro atrás del conejo, por “bienes” supuestamente “necesarios” que en realidad, no son bienes ni tampoco necesarios. Si ya estamos atrapados en el círculo vicioso, se puede volver a la economía personal y familiar saludable, con algunos consejos como estos:
1. No comprar cosas que no se necesitan. De verdad, no necesitamos tanta cosa. Luego ni tenemos donde ponerla. Y tener una cosa, cualquier cosa, muchas veces genera más gastos. Por ejemplo, si compro un ipod, tengo que coprar las aplicaciones, la funda, los audífonos, etc.
2. Un vehículo, aunque no lo crea, puede durar más de 5 años. El objetivo de un coche es movernos de forma segura, del punto A al punto B. Si usted pertenece al feliz grupo de personas que pueden comprar un vehículo de lujo en efectivo o con muy pocas mensualidades, menos de un año, felicidades. Adelante. Pero de lo contrario, vale la pena pensarlo bien. Si las familias invirtieran los cuatro o cinco mil pesos de las mensualidades del coche, en una cuenta de ahorros de esas de fondos de inversión, durante 30 años, terminarían millonarios. Hay que evaluar si vale la pena el esfuerzo de pagar tanto lujo por un vehículo.
3. Suena tonto, pero, nunca gastar más de lo que se gana. Si vivo cuidando este importante detalle, puedo ser libre y puedo tomar decisiones en libertad. Si tengo deudas, no soy libre.
4. Tener ahorros para gastos imprevistos. Eso implica vivir un poco debajo del nivel de ingresos que tenemos, pero, vale la pena, poder contar con el dinero para una emergencia, un arreglo de la casa inesperado, lo que fuere.
5. Soñar en grande, nos motiva a ahorrar y guardar algo de nuestro en ingreso.

dream big

6. Buscar un ingreso alterno al principal. Lograr la libertad financiera solamente ahorrando, puede hacerse, pero se tarda mucho. Buscar una forma extra de ingreso, acorta bastante el camino.
7. Si tus esfuerzos se concentran en realizar lo que te apasiona, el dinero vendrá por si solo. A menos que lo que te apasione sea ver tele, o estar tirado en la cama todo el día. Pero si lo que te apasiona sirve para generar ingresos, aunque sea poco, insistiendo apasionadamente, se llega lejos.
8. La riqueza viene con pensamientos de abundancia. Si alguien te pregunta, ¿cuánto vales, en terminos monetarios, hoy por hoy? Posiblemente la respuesta sea algo parecido al sueldo que ganamos. Pero, si agregamos un cero a esa cantidad, ¿nos sentimos merecedores de ese valor? Para tener dinero, primero hay que sentirse merecedores de ello.
money-fan
9. Piensa cuando vas a comprar algo, por lo menos 24 horas. Está todo planeado para que sientas la emoción de la compra y caigas en la tentación, posiblemente mediante la deuda. No te digas que no, solamente piensa “mañana vuelvo por … (lo que sea que quiera con toda su alma comprar en ese momento)”
10. Invertir en la salud, es un buen ahorro. Una revisión médica con un costo de 2,000 pesos puede ahorrarme hasta cientos de miles en una enfermedad posterior. Eso viéndolo desde el punto de vista estrictamente monetario, sabemos que cuidar la salud implica mucho más que eso.
Esta página, http://www.practifinanzas.com constantemente publica consejos y herramientas para lograr la independencia financiera o como yo le llamo “salir de pobres”.
Esta publicación fue tomada de aquí.

En el hospital psiquiátrico, eran libres

El muchacho, ya no tan joven, muy flaco, tembloroso, de ojos grandes que se veían más grandes por su extrema delgadez, me decía: “Estuve interno en el hospital psiquiátrico. Un mes. Y todos los días, a las cinco de la tarde, salíamos al patio, a convivir. Y yo, nada más los observaba. Eran libres… “

Me comentó que al ser su familia de “medios”, “pudiente” “adinerada” “de la high” y todas esas cosas, lo pusieron en un pabellón selecto. Y a las cinco de la tarde, todos los días, podía convivir con los que estaban en el otro pabellón, de los que no son “de medios” “pudientes” “adinerados” etcétera.

“Yo”, me dijo. “Nada más los observaba. ¡Eran libres! No tenían de qué preocuparse. No tenían nada más que hacer, que portarse bien. Eran libres…”

freedom_quote_3

La mente del muchacho funciona adecuadamente. Todos ellos le parecían libres, porque no estaban esclavizados consigo mismos. Ya habían perdido esa ¿necesidad? ¿capacidad? de sufrir. ¿Adicción, tal vez, al sufrimiento? Tal vez.

Ya están en el psiquiátrico, ya no pueden perder nada. Ya son libres.

Los que estamos afuera del psiquiátrico, sufrimos por: nuestros hijos nuestros empleos los precios el país la selección nuestros trabajos nuestras amistades nuestras familias de origen nuestras familias políticas nuestro peso nuestra ropa nuestra …

Podemos ser libres, ponerlo todo en manos de Dios, y dejar de sufrir. Así como aquellos internados. ¡Ser libres! Estando afuera de los muros, libertad de movimiento, de expresión, de pensamiento y de reunión.

Me hizo pensar el muchacho con su comentario, de la libertad de los internos en el hospital psiquiátrico.

Para leer frases acerca de la libertad, click en la imagen.