Archivo de la etiqueta: Mamá

Mamá que trabaja

En mi lugar de trabajo, Fundación Bepensa, la estructura es como sigue: hasta arriba el Presidente del Consejo, luego el Consejo, luego el Gerente y luego dos jefes de proyectos, uno de los cuales soy yo. Hace algunos días, regresando de Tizimín, el Gerente le dijo al Presidente: “Fernando, ¿cuándo quieres que nos reunamos para revisar pendientes?” Fernando le contesta, medio serio medio en broma, “¡Cuándo Lucía quiera! ¡qué decida Lucía!”

Todavía medio sin entender, le dije “Fernando, a tus órdenes” Su respuesta fue: “las últimas dos juntas te saliste a la mitad. Así que tú eres la más ocupada. Así que ¡tu pon la fecha!”

Roja como un tomate, o como el logo de Coca Cola, tuve que reconocer la absoluta verdad del comentario. La junta anterior tuve que salir antes de tiempo porque era la obra de Teatro de mi hijo Andrés. Y la junta anterior a ésta, igual me tuve que retirar antes de que termine por que era el festival de fin de curso, también de mi hijo Andrés.

Roja como el logo de Coca Cola, y muy muy apenada, le dije bajito:  “…es que junio es un mes muy complicado…”

Cuando se es una mamá de trabaja, yo no puedo hablar por las demás mamás, pero puedo hablar por mi. Yo como mamá que trabaja me queda muy claro que mi prioridad es ser mamá. Mis jefes lo saben y también mis patrones y creo que se lo he dicho a toda la empresa. Primero mis hijos. Fin de la discusión.

Eso no quiere decir que yo soy la mejor mamá del mundo, lejos de eso, ni que me vayan a dar un premio por mis extraordinarias dotes como madre y esposa, para nada. Solamente quiere decir que en la vida hay prioridades y para mi me queda claro cuales son las mías. Tampoco quiere decir que yo dejo tirado el trabajo, que no cumplo mis objetivos, que no repongo el tiempo de trabajo que me conceden para ver cosas de mis hijos;  y que lo hecho todo, de la mejor manera posible, haciendo mi mejor esfuerzo.

Image result for work mom

Soy una mamá que trabaja feliz porque me encanta lo que hago, y en Bepensa nunca de los nuncas me han negado un permiso para atender situaciones que tienen que ver con mis hijos. Mi esposo también está muy pendiente y ahí la vamos llevando. Y mis hijos han tenido que aprender que hay cosas que no se pueden hacer porque su mamá trabaja.

Quedamos en que la próxima vez que nos veríamos sería el tres de julio y … no voy a poder ir por un trámite de mi hijo Andrés que a fuerza tienen que ir ambos papás. Parece chiste. Muerta de la verguenza le pedí muchas disculpas a Fernando, y él, de lo más amable y comprensivo, supo entender.

Así es esto, en la vida hay prioridades.

Maternidad

motherhoodEs muy lindo tener hijos. Es muy cansado, y estresante, y costosísimo. Todo eso no importa porque el valor de tenerlos -desde mi punto de vista- sobre pasa por mucho el valor de no tenerlos.

En nuestra cultura “posmoderna” hay personas que han decidido no tener hijos. Está bien, no me conciernen sus decisiones ni tienen que pedirme permiso. Siento que me dan pena porque se están perdiendo de una experiencia que es como un “roller coaster” de emociones y momentos padrísimos que no termina nunca mientras Dios conceda vida. Es la mejor escuela para aprender a dar amor. Y sabemos que dando amor es como se siente amor.

Amor a los hijos es sentirse completos solamente porque existan, desear que ellos estén bien aunque tú no estés bien, desear que sean felices aunque no te quieran (por eso los educamos), dar y dar y dar sin esperar nada a cambio. Como Dios nos ama a nosotros. Sin esperar nada a cambio.

Ser mamá quiere decir:

Que cuantas veces pones la mirada encima de tus hijos, te vuelves a maravillar de lo sensacionales fabulosos extraordinarios y maravillosos que son. Todas y cada una de las veces que los miras. Cientos de miles de veces.

Que cada vez que los miras o escuchas hablar o los ves mientras duermes, te preguntas a ti misma: ¿yo fui capaz de hacer esto tan lindo y precioso? No creo. Entonces entiendes una vez más, que venimos de Dios. Porque no hay una mamá que está segura de que no es lo suficientemente genial para crear algo tan genial como sus hijos.

He leído varias veces las justificaciones de las personas que no tienen hijos voluntariamente … “sí tengo hijos ya no podré viajar, ir al cine, ponerme borracheras, tener coche / casa / ropa / relojes de lujo, disfrutar mi libro con tranquilidad…” ¡pobres! no saben lo que se pierden. Efectivamente toda esa libertad se pierde un poco o se pierde toda, pero lo que se gana… es un premio mucho mucho mucho mucho mejor.motherhood (1)

El premio consiste en ser una especie de puente entre tus experiencias y Dios y tus hijos. La mayor parte de las veces no sabes lo que haces. Lo intentas, pidiéndole a Dios no regarla mucho. Un día a la vez, ahí va saliendo. Más o menos. Mientras tengan la capacidad de amar, ya con eso, con que tengan fe, ya con eso, los hijos son el premio mayor.

Los hermanos que no querían recibir a su mamá

La señora me miraba con desesperación en sus ojos azules, bonitos aún a sus casi 65 años. Me contaba que se había armado de palabras con cuatro de sus cinco hermanos. Ninguno quería quedarse con su mamá. Es decir, ninguno quería recibirla dos meses y unos días más.  Por lo que los otro cuatro habían decidido internarla en una casa para ancianos, y después de haberla colocado, fueron a cobrarle una cuota a mi compañera.

“mi pobre mamá creció cinco hijos, y ahora ninguno puede hacerse cargo” Así es la vida.

bros and sis

La señora me contaba que se negó a pagar la cuota completa. Aceptó pagar la mitad. En parte porque no estaba de acuerdo y en parte porque no le consultaron antes de tomar la decisión.

“Mi mamá vivía entre dos meses y tres meses en casa de cada uno. Es una señora de 92 años, de buen carácter. Da trabajo atenderla, pero siempre está de buen humor y eso ayuda mucho”

¿No será que los cuñados y las cuñadas no quieren recibirla en su casa? “¡No! me dijo ¡son ellos los que no quieren! ¡Son unos malagradecidos!” Mi compañera tenía mucho dolor. Desde que su mamá estaba interna, hará unas tres semanas, no había juntado el valor para visitarla. “Me voy a entristecer mucho cuando la vea”

Ah, los hermanos. Dios nos los envía para aprender muchas lecciones de humildad y paciencia y caridad al prójimo. A veces las aprendemos, a veces no.

Pobre compañera… me siento triste por ella-

Qué significa para mi ser mamá

1. Significa que es posible pensar siete días, 24 horas en algo o en este caso, alguien. A veces están en la parte trasera de mi mente, a veces al frente, pero siempre están ahí.

image

2. Significa que llevo desde octubre del 2001, fecha del nacimiento del primer hijo, preocupándome de bacterias, agua purificada, nutrimentos, telas de algodón, materiales didácticos, cosas que anteriormente me importaban un pepino.

3. Significa que desde la misma fecha me la he pasado recogiendo cosas del suelo.
4. Significa que honestamente y de corazón pienso que los niños más bellos y hermosos del mundo viven aquí en mi casa.

image

5. Significa que más me vale creer en Dios, y en ser humilde ante su Voluntad, que ya me entregó a mi cuidado a los dos niños más lindos y simpáticos del mundo.

A mother’s prayer

Oh Lord
I need your help today.
I want to care
for those you’ve sent into my life,
to help them develop the special gifts
you’ve given them.

Image

But I also want to free them
to follow their own paths
and to bring their loving wisdom
to the world.

Help me
to embrace them without clutching,
to support them without suffocating,
to correct them without crushing.

And help me
to live joyfully and playfully, myself,
so they can see your life in me
and find their way to you.
Amen.