Archivo de la etiqueta: Matemáticas

La Hermana Lógica y la Hermana Matemática

math-Logic

Iban por la calle dos monjas. Una era conocida como la Hermana Matemática (HM) y la otra, como la Hermana Lógica (HL). Está oscureciendo y aún lejos del Convento.

HM. ¿Ya te diste cuenta de que un hombre nos ha estado siguiendo los pasados 38 minutos? Me pregunto qué quiere.

HL: Es lógico. Quiere violarnos

HM: ¡Qué barbaridad! A este ritmo nos alcanzará en 15 minutos. ¿Qué hacemos?

HL: La lógica nos indica que debemos caminar más rápido.

HM: No está funcionando

HL: No, porque el hombre hizo lo lógico: comenzó a caminar más rápido también.

HM: ¿Es todo lo que podemos hacer? ¡Nos alcanzará en un minuto!

HL: Logicamente, lo único que podemos hacer es separarnos. Tú te vas por ahí y yo me voy por aquí. El no podrá seguirnos a ambas.

Así que las Hermanas se separan. La Hermana Matemática se va hacia el Convento y la Hermana Lógica se va del lado contrario, alejándose de éste. El hombre por su parte, decide seguir a la Hermana Lógica. La Hermana Matemática llega al Convento sana y salva, pero muy preocupada por la Hermana Lógica. Unos minutos después, ésta llega.

Hermana Matemática: ¡Gracias a Dios que llegaste! ¡Dime qué pasó!

HL: Pasó lo que lógicamente tenía que pasar. El hombre no podía seguirnos, así que me siguió a mi.

HM: Así es, ¿y qué pasó después?

HL: Lo que lógicamente tenía que pasar. Comencé a correr lo más rápido que pude y él comenzó a correr lo más rápido que pudo.

HM: ¿…Y?

HL: Lógicamente, lo único que pudo pasar. El me alcanzó

HM: ¡Qué terrible! ¿Qué hiciste?

HL: Lógicamente, lo único que pude hacer. Me levanté los hábitos.

HM: ¡Hermana! ¿Qué hizo el hombre?

HL: Lógicamente, lo único qué pudo hacer. Se bajó los pantalones

HM: ¡Oh, no! ¿Entonces, qué pasó?

HL: Pues, ¿no es lógico, hermana? Una monja con los hábitos levantados puede correr más rápido que un hombre con los pantalones abajo…

Mis hijos y la importancia de las matemáticas

Mis hijos no pueden jugar nada relacionado con pantalla de lunes a viernes. No juegos de video, y para garantizar que se cumpla esta regla, su papá se lleva los cables a su oficina y santo remedio.

Llega el fin de semana y ambos niños están desesperados por jugar sus video juegos, que son bien adictivos. Para su mala suerte, es justo cuando yo no tengo trabajo y puedo estar bien pendiente de lo que hacen.

Por lo que hoy por la mañana, al llegar mi hijo Andrés y me dice: “Mamá, me rentas un juego de video en Blockbuster” Le dije: “Ok, pero tienen que meterse a la piscina cada cierto tiempo. Vamos a ver… 45 minutos de video juegos y 30 minutos de piscina. Luego otra vez, y otra vez” Al mismo tiempo los dos niños contestaron “¡Nooooo!”

“Síiiii”, les dije, “¡o no los llevo a ningún lado!” “¡Bueno!”, dice mi hijo Pablo, “Pero que sean 30 minutos y 30 minutos!!!!”

“¡Está bien!”respondí, y me quedé callada. Treinta segundos después, Andrés le dice a Pablo “¡30 es menos que 45!”

¿Ya ven? Para eso sirven las matemáticas.Image