Archivo de la etiqueta: Niños

El peor error de mi vida

Tengo 46 años y el peor error de mi vida es el siguiente. Cuando mi hijo Andrés tenía 4 años entró a 1 de kinder. En enero de ese curso escolar me manda llamar la maestra y me dice que Andrés tiene un asunto relacionado con la distracción. Me dice que mi hijo “no obedece órdenes de dos o tres pasos” y que no está al mismo nivel de aprendizaje que los otros niños. Por ejemplo, los otros niños pueden contar hasta 100 y mi hijo no; pueden deletrear el alfabeto hasta tal letra y mi hijo no; etc etc.

Me aconsejaron que vaya a terapia (el niño, no yo) y a partir de ese momento comencé una intensa búsqueda de una solución a través de terapistas, pedagogos, psicólogos y psiquiatras infantiles que duró varios años.

Mientras tanto, cuando llegó el mes de junio la directora de la escuela donde mi hijo estudiaba primero de kinder me mandó llamar y me dijo: tiene usted dos opciones: para que continúe en esta escuela, tiene que cursar otra vez el 1 de kinder; si no acepta, mejor que se vaya a otra escuela.

Ese fue el peor error que he cometido en mi vida: aceptar que mi hijo repita el primero de kinder. No sirvió para nada. No sirvió absolutamente para nada. Acabé sacando a mis dos hijos de esa escuela. Acabé retirando a mi hijo de todas las muchas terapias, consultas, médicos a los cuales lo metí buscando una solución. ¿Solución a qué? Al día de hoy, no lo sé. Durante dos o tres años le di metilfenidato, conocido como “ritalín” “concerta” “modiodal”. No le sirvió de nada, solamente le quitó el apetito, y su aprendizaje siguió siendo resultado de las “ganas” o del “gusto” que tuviera por la materia, igual que todos nosotros los “normales” que no tenemos TDA o TDAH. El medicamento se los supendí uno o dos años después.

El haber repetido el curso escolar ha ocasionado que sea un niño de 14 años cursando 1 de secundaria. Acaba de pasar a segundo de secundaria. Sus compañeritos de clase tienen 12 años, si acaso 13 años, y le quedan chicos. Además, me salió alto, así que se destaca más aún la diferencia con los otros compañeritos.

ANPATodos esos terapeutas, psicólogos, psiquiátras, pedagogos, que consulté, coincidieron, sin excepción, que Andrés algo tiene, relacionado con la distractibilidad. Nunca les creí. Al sol de hoy, no veo que mi hijo tenga nada. Tuve que ceder porque estaba joven e insegura y porque reza el adagio que no puede ser que todos estén mal y yo sea la única que estoy bien. Pues, ¿saben qué? Si puede ser. Me ha pasado, varias veces, no solamente en esta situación, sino en muchas otras.

Al día de hoy, Andrés no toma medicamento, hace muchos años que no va a ninguna terapia ni asesoría ni nada de eso, jamás me meto con su tarea, él solito se hace cargo de sus estudios, y sus calificaciones van desde 7 hasta 9, con excepción de matemáticas que terminó con un 68.

Andrés se ha pasado toda su vida explicando porqué está desfasado un año. ¿Cuantos años tienes? 14 ¿En qué grado vas? Acabo de pasar a segundo. Es que repetí primero de kinder… Yo sé que Andrés odia tener que dar explicaciones, es parte del precio que hay que pagar por haberme dejado convencer.

Dentro de todo, no saben como le doy gracias a Dios que el error más grave de mi vida sea éste, y no otro, más grave. Finalmente, no tiene la menor importancia. Dios es generoso conmigo y con Andrés y nos manda algunas pruebitas, eso es todo.

Yo no quiero decir con esto que el TDA o el TDAH no existe, solamente quiero hacer uso de mi blog para hacer catársis con lo que considero el peor error que cometí en mi vida.

NOTA: Quiero aclarar que no tengo nada en contra de la escuela. Que me parece una buena escuela. Repetir el curso es la opción que les pareció adecuada y les ha funcionado con otros niños. Yo no debí haber aceptado. Para mi hijo, creo que no fue la mejor idea. Debí haber resistido o irme a otra escuela, como finalmente hice.

La chica especial de mi hijo Pablo

Mi hijo Pablo tiene 12, casi 13 años. El 8 de mayo será su cumpleaños, DM. Hace algunas semanas, tres o cuatro, me dijo su hermano, que se llama Andrés y tiene 14: “Pablo tiene una chica especial en la escuela”

Imaginarias navajas de rasurar Gillette comienzan a cortar simbólicamente mis órganos internos. Saco fuerzas de quien sabe donde para no caer al suelo y pongo mi mejor versión de “poker face”.

“¿Ah, sí?” les dije “¿Y cómo se llama?”

Pablo, sorprendentemente tranquilo, me dijo: “no te lo voy a decir”. También para mi sorpresa, no cedió a la presión, los chantajes, las amenazas, todo lo que hice para que me dijera el nombre de la susodicha.

“¿Paola?” “No” “¿Marta?” “No” “¿Rebeca?” “No” “¿Andrea?” “No” “¿Laura?” “No” “¿Lorena?” “No” “¿Amanda?” “No” “¿La niña que viene de Finlandia?” “No” “¿La hija de tía Vero?” “No” “¿Ana?” “No” “¿Cristina?” “No” “¿Gaby?” “No”

“Nunca lo vas a adivinar” me aseguró.

Al día de hoy, no ha habido forma de que me diga quién es. Lo único que sí me dijo, es que no va en su salón. Es una niña del “A” o del “C”, toda vez que mi hijo es del 6 “B”.

clip art kidsTotal que hoy, estábamos comiendo, y yo por milésima vez, así como si nada, discreta y disimuladamente, toqué el tema.

“¿Me vas a decir quien es la chica especial?” Su respuesta fue la siguiente: “No”

Su papá le preguntó: “Y esta chica, ¿te hace caso?” “¿Qué es eso?” preguntó Pablo. El papá le explicó que “hacer caso”, quiere decir que la niña siente lo mismo por él. “¡Ah!” dice mi hijo. “sí”.

Supe, en ese momento, que de coma diabético no me voy a morir. Sentí que se me salía el alma del cuerpo. Sentí que se me vaciaba todo el interior y dentro de mi no quedaba nada. Todo se había derrumbado dentro de mi. Disimulando lo más que pude, con la voz temblorosa, le pregunté si ya se habían besado… y su respuesta fue un tajante, apabullante, rotundo “¡¡¡NO!!! ¡¡QUE ASCO!!!”

Este, damas y caballeros, fue un caso de la vida real titulado “la mente (cochambrosa) de una mujer de 46 años, no se parece en nada a la de un niño inocente de 12-13 años”

¡Gracias a Dios!

51 frases importantes para niños

Este es un listado de “pensamientos para construir el carácter” en niños. Me gustó que están redactados en primera persona, para que el niño los apropie.

children_vector_266373

1. Cómo me veo, o como luzco, no es ni cercanamente tan importante como mis acciones y mis palabras. 2. Trato a los demás, como quiero que ellos me traten a mi. 3. Soy buen deportista; sigo las reglas, respeto los turnos y juego limpio. 4. Está bien reírse de cosas graciosas, pero no está bien reírse de los demás. 5. No digo chismes. Si no puedo decir nada amable o útil, no digo nada. 6. Cuando me siento triste, me ayudo a mi mismo a sentirme mejor, pensando en todas las cosas buenas que hay en mi vida. 7 Para tener amigos, debo ser amable. 8. Yo pienso que soy capaz de hacer cosas importantes en mi vida. 9. Lo que digo, y cómo lo digo, dice todo a las demás personas acerca de la clase de persona que soy. 10. Yo aprecio y valoro a mi familia, mis maestros y mi escuela.

11. Yo trato a todo el mundo con respeto. 12. Cuando escucho, demuestro que la otra persona es importante para mi. 13. Soy un buen ciudadano cuando soy voluntario para ayudar a otros. 14. Pienso por mi mismo, no dejo que otros piensen por mi; y mis elecciones son inteligentes y buenas para mi. 15. Cada día me ofrece un nuevo comienzo para hacer mi mejor esfuerzo. 16. Trato de entender los sentimientos de mis amigos. 17. Todo el mundo comete errores, así que en lugar de enojarme conmigo mismo, trato de hacer mejor las cosas. 18. Nunca me rindo, sino que sigo intentándolo hasta que puedo hacer mi trabajo. 19. Compartir me hace sentir mejor y hace que los demás se sientan bien, también. 20. Trabajo en mis problemas sin lastimar a mi mismo ni a los demás.

Happy-Children-s-Day-01-vector-material-4789121. Soy una persona educada, espero mi turno y digo por favor y gracias. 22. Cuando le sonrío a la gente, normalmente ellos sonríen de vuelta. 23. Apoyo y animo a mis amigos para que hagan lo su mejor esfuerzo. 24. Mis valores me guían para hacer lo que es correcto. 25. Soy honesta, no robo ni hago trampa. 26. Cuando estoy enojada, me controlo a mi  misma y no lastimo a los demás. 27. Soy creativa cuando bailo, dibujo, pinto o escribo un poema o una historia. 28. No acepto cosas que me pueden lastimar como el alcohol o las drogas. 29. Cuando hago lo que dije que haría, estoy siendo responsable. 30. Soy agradecido con lo que tengo, y lo comparto con los demás.

31. Trato de aprender algo nuevo cada día. 32. Cuando las cosas no salen como las he planeado, me detengo y pienso, en qué puedo hacer para mejorarlas. 32. No me burlo de otros niños. Yo no sé que cosas pasan en sus vidas. 33. Me siento exitoso cuando hago mi mejor esfuerzo. 34. Todo el mundo tiene emociones positivas y negativas. 35. Me cuido a mi mismo comiendo sanamente, haciendo ejercicio y descansando lo suficiente. 36. Soy puntual, llego a tiempo, no hago esperar a la gente. 37. Cuando trabajo en equipo, logro más cosas. 38. Sigo las reglas y trato de hacer de mi escuela un mejor lugar. 39. Me gusta conocer a otros niños, diferentes a mi. 40. Dado que siempre digo la verdad, mis amigos confían en mi.

Set-Of-Smiling-Boys-and-Girls-Vector-Illustrations41. Me fijo en las cosas buenas de las demás, y digo lo que me gusta de ellos o ellas. 42. Compro solamente lo que necesito y ahorro mi dinero. 43. Cuando utilizo mi tiempo sabiamente, usualmente hay suficiente tiempo para hacer lo que quiero hacer. 44. Pienso antes de actuar; lo que hago afecta la forma en la que los otros me tratan. 45. Usando modales me ayuda a conservar a mis amigos. 46. Tengo el coraje para defender niños que son acosados. 47. Antes de hacer algo, me pregunto a mi mismo, “¿es seguro?” 48. Yo soy yo. No trato de ser alguien más. 49. Me interesan las creaturas de nuestro planeta por eso, reciclo y no tiro basura. 50. Cuando escribo acerca de lo que pienso, aprendo acerca de mi mismo. 51. Planeo y pienso acerca de lo que quiero hacer cuando crezca.

Un padre de familia, acompaña a su hija antes de que ésta se duerma. Escucha sus oraciones: “Dios bendiga a papá, Dios bendiga a mamá, Dios bendiga a la abuela. Adiós, abuelo” “Qué raro” comenta el papá, “¿Porqué dijiste eso del abuelo?” “No sé” contestó la niña “me pareció lo correcto”.

Al día siguiente, el abuelo fallece. El papá creyó que era una extraña coincidencia.

images (1)

Unos meses después, el papá acompañaba a su hija en sus oraciones nocturnas, y la escuchó decir: “Dios bendiga a papá, Dios bendiga a mamá, Adiós a la abuela” Al día siguiente, la abuela muere. “Esta niña, tiene contacto con el otro lado” pensó, preocupado, el papá.

Varias semanas después, cuando la niña rezaba sus oraciones nocturnas, dijo “Dios bendiga a mamá y adiós a papá” El hombre prácticamente cayó en estado de shock. No pudo dormir en toda la noche y al día siguiente, estuvo insoportablemente nervioso en el trabajo, mirando el reloj constantemente. Imaginaba que si lograba llegar vivo a la media noche, de alguna forma habría librado la prueba.

Finalmente, la media noche llegó. Enormemente aliviado, llegó a casa, donde su esposa le reclamó su llegada tardía. El contestó: “No quiero hablar del tema. Estoy cansado y he tenido el peor día de mi vida” La esposa le contesta: “¿¿¡¡Tú has tenido el peor día??!! No te imaginas lo que me pasó a mi. En la mañana, el jardinero, trabajando en nuestra casa, ¡¡cayó muerto de repente!!”

Mis hijos y la importancia de las matemáticas

Mis hijos no pueden jugar nada relacionado con pantalla de lunes a viernes. No juegos de video, y para garantizar que se cumpla esta regla, su papá se lleva los cables a su oficina y santo remedio.

Llega el fin de semana y ambos niños están desesperados por jugar sus video juegos, que son bien adictivos. Para su mala suerte, es justo cuando yo no tengo trabajo y puedo estar bien pendiente de lo que hacen.

Por lo que hoy por la mañana, al llegar mi hijo Andrés y me dice: “Mamá, me rentas un juego de video en Blockbuster” Le dije: “Ok, pero tienen que meterse a la piscina cada cierto tiempo. Vamos a ver… 45 minutos de video juegos y 30 minutos de piscina. Luego otra vez, y otra vez” Al mismo tiempo los dos niños contestaron “¡Nooooo!”

“Síiiii”, les dije, “¡o no los llevo a ningún lado!” “¡Bueno!”, dice mi hijo Pablo, “Pero que sean 30 minutos y 30 minutos!!!!”

“¡Está bien!”respondí, y me quedé callada. Treinta segundos después, Andrés le dice a Pablo “¡30 es menos que 45!”

¿Ya ven? Para eso sirven las matemáticas.Image

A mother’s prayer

Oh Lord
I need your help today.
I want to care
for those you’ve sent into my life,
to help them develop the special gifts
you’ve given them.

Image

But I also want to free them
to follow their own paths
and to bring their loving wisdom
to the world.

Help me
to embrace them without clutching,
to support them without suffocating,
to correct them without crushing.

And help me
to live joyfully and playfully, myself,
so they can see your life in me
and find their way to you.
Amen.

I don’t feel guilty about telling my sons that there is not Santa Clause

My kids were very excited with the possibility of Santa Clause bringing them lots of presents. That was Christmas is about, after all. Presents from Santa.

Image

I was long ago wanting to tell them the truth: there is no such thing as a big red coated guy with a factory living in North Pole making toys all year around for good children.

That is like a deity. He can see you all year, he can know if you are good or bad and he will reward you or punish you if you are not good enough.

On top of it all, we are putting his image on walls, like if he is some kind of God. We are a minute away from actually praying to the man. Around december, we could, couldn’t we?

So I went and told my two sons that there is no Santa Clause. The ones that bring the toys are mom and dad. The toys are actually expensive, and we did put a lot of effort in order to buy them.

My youngest son wouldn’t believe me at first. Because he couldn’t believe that we were actually lying! We always tell them the truth in everything, well, almost everything, except for those fairy tales every kid is told: the mouse that comes and takes the teeth leaving money instead; Santa Clause, and the Three Wise Man. “You were LYING to me all this years??!!” Well, that is yet another good reason for stop the lies. I don’t want to keep lying to either one of you kids.

They are actually thankful for me telling them the truth. They feel superior because they know something that the other kids does not know about just yet.

I must say that my oldest is eleven and my youngest is nine. So is not like I’m telling this to a five year old. My oldest the other day made a comment about two people having sex, of course not knowing or understanding what was he talking about. But at that moment, listening to him, one of the thoughts in my mind was: here he is, my son, talking about sex, and still believing in Santa Clause! That is ridiculous.

ImageThey wanted an Xbox and an ipod. Of course they are not getting both, only one -the first one, and they will share the console and the games. And I’m not even guilty about it. Why should I be?